www.diariocritico.com
Los 20 mejores discos españoles de los 80
Ampliar

Los 20 mejores discos españoles de los 80

jueves 11 de octubre de 2018, 13:34h
Hace cuatro años publicábamos desde Diariocrítico nuestra particular lista sobre 'Las 100 mejores canciones del pop español', intentando que fuera nuestro pequeño granito de arena a un improbable canon de la música popular española, un canon que cuenta con muy pocas listas de este tipo. Ahora hemos visto llegado el momento de ampliar aquella lista con varios especiales en los que repasaremos década por década, desde los años 60 hasta la que ahora termina, la segunda del siglo XXI, los 20 mejores discos, en nuestra opinión, de cada una de ellas. Comenzamos con los años 80 (nos hemos autoimpuesto una única limitación, elegir un solo disco por artista, así que incluiremos también una breve selección recomendando otros discos, publicados en ese misma década, de los 10 primeros)

1. Radio Futura – La canción de Juan Perro (1987)

Un recorrido perfecto por las noches veraniegas de este país, un territorio mágico donde los pecadores noctámbulos merodean a la luz de la luna de agosto, los músicos ambulantes buscan el sabor de la uva morena (y la rubia también) y todos temen que llegue la mala hora en la que canta el gallo. Musicalmente es un disco mestizo, en el que puedes oir rock ('A cara o cruz'), blues ('La mala hora'), reggae ('La negra flor') y ritmos latinos como los que sazonan 'Luna de agosto' o '37 grados', pero todo ello sin dejar de sonar 100% a Radio Futura, un grupo que con este disco alcanzó la cima de su creatividad. La palabra mestizaje, en su sentido más positivo, hecha disco y los mejores textos de uno de los tipos que mejor ha sabido cuidar las letras en la historia de la música hecha en nuestro país, Santiago Auserón.

Otros discos recomendados: La Ley del Desierto/La Ley del Mar (1984), De Un País En Llamas (1985)



2. Pata Negra - Blues de la Frontera (1987)

El blues y el flamenco son dos músicas parecidas, dos estilos que surgen para musicar la pena de dos pueblos con muchas en común, los negros norteamericanos y los gitanos andaluces. Nunca se han dado de la mano de mejor forma que cuando los hermanos Amador, Rafael y Raimundo (tanto monta, monta tanto), se reunieron por última vez en un estudio. Cuando Pata Negra grabó en 1987 su obra maestra, 'El blues de la frontera', los hermanos Amador ya no se hablaban. Rafael y Raimundo grabaron cada uno por su cuenta sus aportaciones al disco. Mientras Ricardo Pachón, productor del disco, se asombraba del nivel que estaban alcanzando a pesar de la mala relación. Es increíble que fuera así porque pocos discos en la historia de este país suenan tan cohesionados como este, desde el magnífico arranque con 'Bodas de Sangre' hasta el coqueteo con el reggae de 'Lunático'. Y es que estos dos increíbles músicos tenían la increíble habilidad de hacer suyo todo lo que tocaban, ya fuera el susodicho blues, la canción titular es el mejor ejemplo de lo que ellos mismos denominaron 'blueslería', el rock o el jazz, todo tapizado por su herencia flamenca, con Camarón como Dios absoluto. Instrumentalmente están entre lo mejor que ha dado el país pero, además, Rafael era un increíble cantante, alguien que, como explicaba en otra canción, "canto por bulerías para que me partan la boca".

Otros discos recomendados: Pata Negra (1981), Guitarras Callejeras (1985)



3. 091 – 12 Canciones Sin Piedad (1989)

José Ignacio Lapido es uno de los más grandes compositores de este país. Ya sea al frente de 091 o en solitario, el granadino ha sabido siempre combinar el mejor rock and roll con unas letras personalísimas y muy cuidadas. Habían iniciado su carrera discográfica con un disco producido por el mismísimo Joe Strummer pero fue a la tercera cuando produjeron su primera obra maestra, el disco en el que Lapido entregó 12 de sus mejores canciones y estas encontraron un sonido y una producción a la altura. Abre el disco 'Cartas En La Manga' una de las más 'pop' de su carrera, una prueba de que Lapido es capaz de escribir melodías a la altura de sus magníficos textos, a destacar esos coros tan sesenteros. 'En Tus Ojos' es uno de esos preciosos medios tiempos marca de la casa, 'El deseo y el fuego' confirma a José Antonio García como uno de los mejores cantantes de este país, '¿Qué fue del siglo XX?' debió ser su pasaporte a la fama, uno de los muchos éxitos que nunca tuvieron, 'Esta Noche' es pura emoción y 'Carne Cruda' el cierre perfecto para un disco sin una sola canción mala.

Otros discos recomendados: Más de 100 Lobos (1986)



4. Gabinete Caligari – Cuatro Rosas (1984)

Los Gabinete comenzaron siendo uno de los primeros grupos españoles dentro de lo que se denominó como 'afterpunk', con influencias siniestras de grupos como The Cure o Siouxsie & The Banshees. Rápidamente evolucionaron hacio un sonido mucho más propio, con raíces en la música popular española, que algunos calificaron como 'rock torero'. Su entrada en el panteón de los grandes se produjo con 'Cuatro rosas', tanto la canción como el EP del mismo nombre. Fue allí donde Jaime Urrutia alcanzó su lugar en el panteón de los grandes compositores de este país con piezas tan grandes como 'Más Dura Será La Caída', 'Esclavo de tus pies', 'Caray' o 'Haciendo el bobo'. En el tema titular se desmarcaban con una melodía y una instrumentación que podrían haber firmado los Kinks de mediados de los 60, 'Esclavo de tus pies' podía pasar por una píldora 'power pop', 'Más Dura Será La Caída' actualizaba su pasado más oscuro, mientras que 'Tango' y 'Caray' coqueteaban con clase con sonoridades más castizas por venir.

Otros discos recomendados: Camino Soria (1987), Privado (1989)



5. Nacha Pop – Nacha Pop (1980)

El primer disco de Nacha Pop fue el mejor disco de 'Nueva Ola' hecho en nuestro país. Es fácil ver las influencias de Elvis Costello, Squeeze, The Jam, The Cars o Graham Parker en estas 12 canciones pero es, evidente, desde los primeros versos que están hechas por alguien con un talento similar, el fundamental Antonio Vega. El disco se abre con 'Antes de que salga el sol', "Por el día alguien con quien no vivir, por la noche alguien con quien no dormir...". En la portada, muy 'nuevaolera' también, ya se pueden ver las dos caras del grupo, con Antonio retraído en la penumbra y su primo, Nacho García Vega, más colorista y pop. Pero es que, en estos momentos, los dos se mezclaban muy bien como se puede ver en las canciones compuestas por ambos Déjame Algo o Miedo Al Terror. Claro que es Antonio el que entrega los momentos más destacados como la ya mencionada 'Antes de que salga el sol', el coqueteo con el reggae en 'Lloviendo en la ciudad', 'Cita con el rock & roll' o 'Chica de ayer', uno de los himnos incontestables del pop en español.

Otros discos recomendados: Buena Disposición (1982)



6. Alaska y Dinarama – Deseo carnal (1984)

Carlos Berlanga, Nacho Canut y Alaska son el mejor 'ménage à trois' de la música española. Los dos primeros son dos de los grandes compositores pop de este país y la tercera su mejor intérprete, una que suple su falta de voz con ingentes dosis de carisma. Ya habían estado juntos en Kaka de Luxe y Pegamoides, pero el trío dio lo mejor de sí mismo en Dinarama, donde, a la vez que Alaska comandaba 'La bola de cristal', se sacaron de la manga un disco de pop pluscuamperfecto con un increíble ramillete de canciones como '¿Cómo pudiste hacerme esto a mí?', 'Un Hombre De Verdad', 'Falsas Costumbres' o la joya de la corona, 'Ni tú ni nadie', una canción marcada a fuego en el inconsciente colectivo. Las influencias más punk y góticas se olvidan por otras; como el tecno, la ‘chanson’, las queridas Vainica de Berlanga e, incluso, la Motown; que, una vez bien agitadas en su particular coctelera, daban como resultado POP, así, con mayúsculas.

Otros discos recomendados: Grandes Éxitos (como Alaska y Los Pegamoides) (1982)



7. Camarón (con Paco de Lucía) - Como el agua (1981)

En cierta manera se puede ver este disco como la calma después de la tormenta eléctrica que supuso 'La Leyenda Del Tiempo' pero eso no quiere decir que sea un paso atrás, ni mucho menos. En este disco se produce el reencuentro entre dos de los más grandes genios de la música de nuestro país, Camarón y Paco De Lucía y, por primera vez, se les une el guitarrista que acompañaría al genio de San Fernando hasta el final, Tomatito, que sustituye al hermano de Paco, Ramón de Algeciras. Las dos guitarras dialogan con precisión y ponen el manto perfecto para un Camarón que se encontraba en un momento de plenitud vocal y que con este disco, y sus dos continuaciones, Calle Real y Viviré, definirá definitivamente su escuela de cante, dulce y rota a la vez, pura ambrosía para los oídos. El mejor momento es la inmortal canción que le da título donde el trío principal es acompañado por el magistral bajo de Carlos Benavent y el cajón de Rubem Dantas, provenientes del sexteto de Paco, que le dan un nuevo sabor a estos tangos, bendecidos por la voz más importante de la música española.

Otros discos recomendados: Camarón: Calle Real (1983), Viviré (1984), Soy Gitano (1989) / Paco De Lucía: Solo quiero caminar (1981), Siroco (1987)



8. Vainica Doble – Taquicardia (1984)

Las Vainica ya habían sacado dos grandes discos a comienzos de los 80 pero cuando Mario Pacheco les dio la oportunidad de grabar un disco doble en su sello, Nuevos Medios, no lo dudaron un instante, entregando su disco más maduro y mejor grabado, con una cuidada producción y unos excelentes arreglos a cargo de Ángel Muñoz Alonso, el Reverendo, con colaboraciones especiales de gente como Antonio Vega. Pero más allá de ese nuevo brillo lo que vuelve a destacar son las increíbles canciones de Carmen Santonja y Gloria Van Aerssen, el secreto mejor guardado del pop en español, la anomalía más bella que ha dado, dos brujas de la melodía y las letras que aquí vuelven a destapar el tarro de las esencias. El disco se abre con 'El niño inseminado', sobre un bonito arreglo de piano y flautas sus voces se vuelven a armonizar a la perfección: "El niño inseminado se ha dormido se ha dormido... como un pájarito en su nido, niño de papá desconocido... procura parecerte a mi marido, que él te dará su nombre y apellido". Le siguen nuevas maravillas como 'La funcionaria', 'Sígueme', 'Pasos en falso' o la magistral 'Un siseñor con patas verdes', una marcianada en la que copla y psicodelia se dan la mano, como solo podían hacer ellas.

Otros discos recomendados: El Eslabón Perdido (1980), El Tigre del Guadarrama (1981)



9. Loquillo Y Los Trogloditas – El ritmo del garaje (1983)

Loquillo es, sencillamente, nuestra máxima estrella de rock, dos metros de carisma y actitud con una de las carreras más largas y consistentes de nuestra historia. Sabino Méndez es, por otro lado, uno de nuestros mejores compositores y el hombre que le firmó al 'Loco' sus mejores canciones. De su relación nacieron muchas de las canciones más recordadas del rock en español, aquí están varias de ellas, principalmente la titular, 'Yo Quiero Un Camión' y la inmortal 'Cadillac Solitario'. Pero el resto tampoco desmerece con gemas olvidadas como 'Pégate a mí' o el cierre con 'Barcelona ciudad'. Pura rock & roll actitud sin cortar.

Otros discos recomendados: Los Tiempos Están Cambiando (1980), Morir En Primavera (1988)



10. Leño – Corre corre (1982)

La anécdota que siempre se destaca del disco es el hecho de que mientras lo grababan en Londres Rory lo escuchara y se sientiera lo suficientemente intrigado como para pasarse a saludar, con el de Carabanchel conociendo al irlandés y llegando a tocar juntos, por lo que no extraña que 'No se vende el rock & roll' empiece con un riff sacado del librillo de Gallagher. Y es que 'Corre, Corre', el último disco en estudio de Leño, es una vuelta a las raíces al sonido más crudo y directo de su primer disco, tras los coqueteos con la 'Nueva Ola' de 'Más Madera'. También es, posiblemente, la mejor colección de canciones de Rosendo (en dura pugna con el disco de debut de Leño y su debut en solitario). Aparte de la mencionada encontramos la urgente canción titular, el coqueteo con el blues de la excelente 'La Fina', la directa 'Sorprendente' o el broche final con '¡Qué Desilusión!'. Canciones que demuestran que la máquina volvía a estar engrasada a la perfección y que sirvieron de espejo para todo el rock en castellano posterior.

Otros discos recomendados: Más Madera (1980), Loco Por Incordiar (Rosendo en solitario) (1985)



11 Golpes Bajos – A Santa Compaña (1984)

12 Ketama – Songhai (1988)

13 El Último de la Fila – Enemigos de lo ajeno (1986)

14 Siniestro Total - ¿Cuándo se come aquí? (1982)

15 Los Coyotes – Mujer y Sentimiento (1985)

16 Ilegales – Ilegales (1983)

17 Los Secretos – Los Secretos (1981)

18 La Granja – Azul eléctrica emoción (1989)

19 Los Ronaldos - Los Ronaldos (1987)

20 Mecano – Entre el cielo y el suelo (1986)

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.