www.diariocritico.com

El dólar pierde su estatus de valor refugio a marchas forzadas

A quién le interesa la guerra del euro en Europa

A quién le interesa la guerra del euro en Europa

martes 20 de septiembre de 2011, 14:43h
Desde hace tres años, y coincidiendo con el destape de la crisis financiera de Estados Unidos, una parte del mundo y en concreto el área anglosajona, parece empeñada en demostrar que Europa está inmersa en una grave crisis de deuda que va a echar por tierra la moneda única, el euro. Estados Unidos, a pesar de su interés en mantener un dólar más débil que favorezca sus exportaciones, parece estar contribuyendo a expandir la gravedad de la crisis,como modo de ocultar sus graves carencias de liquidez y el deterioro de su solvencia, como ya puso de manifiesto la histórica rebaja de la calificación de su deuda por parte de Standard & Poors.
La insolvencia del sistema financiero mundial, y sobre todo del occidental, vuelve nuevamente a protagonizar la escena después de un poco más de un año de políticas cosméticas que pretendían sumergir este problema fundamental inundándolo de liquidez. Los operadores financieros anglosajones no han parado de especular desde hace ya uno año y medio, con la ayuda de los medios de comunicación económicos británicos y estadounidenses, a partir de los primeros títulos del Financial Times en diciembre de 2009 sobre la crisis griega convertida rápidamente en una supuesta "crisis del Euro".

En un primer momento, desde diciembre de 2009 a mayo de 2010, el mercado hizo desaparecer el sentimiento de invulnerabilidad de la divisa europea tal como se había constituido en 2007, introduciendo la duda sobre su sostenibilidad y sobre todo relativizando la idea de que el Euro era la alternativa natural del dólar, e incluso su sucesor.

Luego, en un segundo tiempo, desde junio de 2010 a marzo de 2011,la presión financiera y mediática obligó a los dirigentes de la zona euro a implementar muy rápidamente todas las medidas de salvaguardia, de protección y de fortalecimiento de la moneda única (medidas que deberían haber tomado hace muchos años). Al hacerlo revitalizaron la integración europea, se repuso a la cabeza del proyecto europeo al núcleo fundador y se marginó al Reino Unido en particular. Mientras tanto, estimuló el apoyo cada vez más sostenido de la moneda europea por parte del núcleo de los BRICS, con China principalmente, que después de un momento de flotación se percataron de dos cosas fundamentales: por una parte que los europeos actuaban seriamente para hacer frente a los problema; y por otra, en vista del encarnizamiento anglosajón, que el Euro era sin duda alguna un instrumento esencial para toda tentativa de salir del mundo del dólar.

Por último, desde abril de 2011 a septiembre de 2011, la Eurozona se propone tocar a los inversores privados para que contribuyan a resolver el problema griego particularmente vía ampliaciones 'voluntarias' de los plazos de reembolso o cualquier otra forma de recortes de los beneficios esperados. Si el primer impacto era uno de los objetivos perseguidos por Wall Street y City (además de desviar la atención de los grandes problemas del Reino Unido y de Estados Unidos), los dos otros son efectos totalmente contrarios al fin buscado: debilitar el Euro y reducir su atractivo mundial.

La incógnita es cómo se resolverá la cuarta fase cuarta secuencia que será, a principios de 2012, el lanzamiento de un mecanismo de Eurobonos, para distribuir tanto una parte de las emisiones de deudas de los países de Europa, como la inevitable presión política que es cada vez mayor, a medida que aumenta la participación contributiva privada a este vasto proceso de reestructuración de la deuda de los países periféricos de la Eurozona.
Pero Estados Unidos no sale de la crisis

Mientras Estados Unidos gana tiempo y busca hacer ahorros: quiere hacer tributar más a quienes más tienen a partir de 2013 y además eliminar las exenciones fiscales. Sus planes incluyen la eliminación de 770.000 millones de euros de gastos de libre disposición, es decir, todos salvo los fondos para seguridad y ayuda social. El presupuesto también sufrirá un importante recorte. El fin de la guerra en Irak y Afganistán reducirá el gasto en más de un billón de dólares. Hay que recordar que en la noche del 2 de agosto, el Tesoro se habría quedado prácticamente sin liquidez si no se aumentaba el techo legal de la deuda.

Hasta 1979 la deuda pública de Estados era de 826.519 millones de dólares. En 30 años esa deuda se multiplicó 17 veces hasta llegar a los 14,5 billones de dolares actuales, es decir crece a una velocidad superior a los 300.000 dólares por minuto, y ha superado el PIB de 2010 de 14,5265 billones. Tal como estimaba el gobierno, el PIB de 2011 se encamina de todas formas a superar ese total: la actividad económica estadounidense en el segundo trimestre fue, en proyección anual, de 15,0038 billones de dólares.

Un dato relevante es que el 68,4% de la deuda pública (9,64 billones de dólares) es a las propias instituciones y personas de Estados Unidos, principalmente los fondos de pensiones y la seguridad social. El restante 31,6% (4,46 billones de dólares) está en manos de las naciones extranjeras. China, con 906.800 millones de dólares, es el principal acreedor.

Este detalle es sólo la deuda pública. La deuda total de Estados Unidos, supera los 76 billones de dólares, como indica este sitio. Es decir, más que todo el PIB mundial. A pesar de ello, el país presidido por Barack Obama sigue siendo imagen de solvencia basada en el dólar, la divisa refugio por excelencia. Como ejemplo, en el mercado el bono a dos años sigue estando pro debajo del 2% en rentabilidad, un interés que confirma la consideración de refugio. Aunque en el último año, el franco suizo y el oro se han disparado como valores tradicionales del dinero de nuevo.

Y en paralelo, el presidente del Banco Mundial, Robert Zoellick, advirtió este martes que, desde agosto, ya se están produciendo las "primeras señales" de un contagio de la crisis de la eurozona y de Estados Unidos a los países emergentes y en desarrollo. Advirtió de que no existe una "fórmula mágica" para los problemas de la eurozona y subrayó que ésta no debe esperar demasiado de las naciones emergentes para superar su crisis de deuda, sino que tiene que actuar por sí misma para afrontar este problema. Así aludió a los reportes sobre la posibilidad de que los Brics (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) anuncien esta semana medidas para ayudar a superar la crisis de la eurozona.

Más agencias

Y una de las consecuencias de este juego, es que los europeos se preparan no sólo para encuadrar severamente los métodos de las agencias de calificación, sino que sencillamente crearán competidores de las agencias anglosajonas como ya lo hicieron los chinos, cuya agencia Dagong considera que Estados Unidos entró en un proceso de default (quiebra) de su deuda. Perdiendo el monopolio de la medida del riesgo, Wall Street y City perderán su capacidad para hacer o deshacer fortunas. como muestra, el Banco de China, un gran generador de mercado de divisas dentro del país, ha detenido las operaciones de forwards y swaps (derivados e instrumentos financieros altamente especulativos) con varios bancos europeos debido a la crisis de deuda en desarrollo en Europa, según fuentes consultadas por la agencia Reuters.

Lo cierto es que en Estados Unidos preocupa la crisis de la deuda europea y, desde aquí, en cambio, inquieta la primera economía del planeta. El crecimiento de apenas el 1% en el segundo trimestre la coloca cerca de la recesión, pero el presidente de la Reserva Federal  Ben Bernanke cree que hay sólidos fundamentos para una mayor expansión, que piensa apoyar con más estímulos monetarios.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios