www.diariocritico.com

El riesgo de invertir en España, en los niveles de 1990 con la peseta

Los mercados, con la prima que llegó a los 507 puntos, cercan más al Gobierno Rajoy: ¿Otro golpe a la italiana?

Los mercados, con la prima que llegó a los 507 puntos, cercan más al Gobierno Rajoy: ¿Otro golpe a la italiana?

martes 29 de mayo de 2012, 13:14h
¿Se acuerdan ustedes del mes de agosto de 2011, o de noviembre de 2010, cuando los mercados jugaban al ping pong con la credibilidad de España? Pues parece que la jugada se repite, sólo que ahora empieza a recordar al proceso seguido en Italia para sustituir a Berlusconi por el tecnócrata Mario Monti. Este martes la prima de riesgo marcó otro récord a mediodía: 515 puntos básicos. Después se relajó un poco, pero continúa en márgenes de intervención...

- Banco de España prevé que la economía seguirá de capa caída el segundo trimestre
- El discurso de Rajoy no convence a los mercados: España, en el punto de mira de nuevo
Con todo el agravamiento de la situación, en noviembre, tanto España como Italia vivieron un momento más delicado,con curvas de tipos cerca de estar invertidas, aunque con el riesgo país en niveles ligeramente inferiores. La quiebra y el rescate no tuvieron lugar. ¿Sucederá ahora lo mismo, habida cuenta de que los mercados y Bruselas influyeron decisivamente en la caída de Silvio Berlusconi y su sustitución por un burócrata sin compromisos a la hora de pegar tijeretazos? Desde luego, con esta política a Italia le está yendo algo mejor, y ha conseguido que la atención se desvíe a España de nuevo.

La prima de riesgo se sitúa en los 514 puntos, un nuevo máximo de la era del euro y su mayor cota desde el 19 de abril de 1995, cinco años antes de la adopción de la moneda única. El bono español a diez años alcanza el 6,48%, su rendimiento más alto desde noviembre de 2011.

El análisis técnico de Citigroup desvela un posible incremento en la prima de riesgo y en el rendimiento de los bonos a diez años, que "se acercan a los máximos recientes en el 6,51%". El riesgo país "está haciendo nuevos máximos de tendencia" y afronta una nueva resistencia en los 532 puntos básicos, que sería el nivel más alto desde marzo de 1995, antes de la implantación del euro.

El mayor peligro lo constituye la tendencia creciente hacia una curva de tipos plana. Los bonos a corto plazo -que son un indicador más fiable de default o quiebra crecen más en su rendimiento que los de largo, que refleja "la creciente preocupación sobre España", además de suponer "un telón de fondo negativo para el Euro", señalan en Citigroup.

Una curva de tipos plana es un indicador futuro de una recesión que ya está viviendo España. El empeoramiento de esta situación supondría una inversión de tipos, es decir, tipos de plazo más corto rindiendo por encima de los de largo plazo, lo que indicaría la quiebra de las finanzas públicas. Esa misma situación la sufrieron Portugal o Grecia. Según algunos analistas, los últimos acontecimientos deberían marcar una prima de riesgo aún más alta y sólo la posibilidad de una eventual inyección de liquidez por parte del BCE contendrían a los inversores de infligir un castigo mayor a España.

Así, pese a que las rentabilidades de toda la deuda suben desde finales de marzo, la de los tramos cortos lo hace con más fuerza. El bono a dos años sube su rentabilidad al 4,54%, reduciendo su spread con el bono a diez años a 194 puntos básicos. A finales de marzo la brecha era de 286 puntos.


La prima de riesgo se ha disparado desde el viernes por encima de los 500 puntos básicos tras las declaraciones "poco afortunadas" de Artur Mas señalando que Cataluña no tenía liquidez para pagar las nóminas de sus empleados, declaraciones que "no ayudan en nada a tranquilizar a los inversores internacionales", explican en el informe diario de Linksecurities.Es decir, el estado de las finanzas públicas preocupa en el exterior, pero no tanto por el alejamiento del cumplimiento de reducción del déficit, sino porque no se confía en la capacidad de Rajoy para corregir la situación de las cuentas autonómicas. "Fuera se sabe que muchas de estas autonomías han sido gobernadas y lo están siendo por el PP, y que hay demasiadas servidumbres adquiridas con los gobiernos autonómicos", señalan fuentes de mercado. Tampoco ayuda las previsiones del Banco de España sobre la continudad de la recesión, al menos hasta junio.


El discurso de Rajoy, nada aclaratorio

Buena parte de la responsabilidad de este agravamiento de la percepción del riesgo en los mercados se debe al discurso dado ayer por el presidente Mariano Rajoy. El aumento de la prima se consolidó ayer por culpa de "la falta de concreción sobre cómo pretende el Gobierno fiscalizar el rescate de Bankia", el otro factor decisivo que mantiene a la prima de riesgo en sus máximos del euro. Y es que la ausencia de una clara explicación de las causas del desfase sobre el montante del rescate que necesita la entidad que fue presidida por Rodrigo Rato, y las incoherencias demostradas en la intervención del presidente sobre la necesidad o no de un rescate parcial, y de una ayuda más clara por parte del BCE y Bruselas, han dado alas a los inversores y analistas para desconfiar de todo lo que huela a España.

La banca española, en el punto de mira


A los problemas hay que sumar el recelo sobre el estado de la banca española, visto además que descubrimientos como el tamaño del agujero de Bankia dan argumentos a los desconfiados. ¿Qué cifras circulan ahora? Un reciente análisis elaborado por Nomura señala que los bancos españoles necesitan entre 50.000 y 60.000 millones adicionales en inyecciones de capital, de las que sólo BBVA, Santander y Sabadell podrán salvarse.

"La auditoría externa del sistema bancario español podría identificar significativos requerimientos de capital y la necesidad de apoyo por parte del Gobierno, algo que los bancos españoles podrían "importar" de Irlanda", dice un reciente análisis de Nomura que, de hecho, advierte de que la auditoría sólo resultará creíble si destapa agujeros "significativos".

A juicio de la entidad, dejando de lado a Bankia, los principales bancos cotizados del país requieren, por sí solos, unos 16.000 millones. Por entidades, Caixabank necesita 6.400 millones, Popular 5.200, Banesto 4.100 y Bankinter 600. La cantidad total que necesita el sistema financiero se eleva hasta los citados 50.000-60.000 millones si se incluyen en las cuentas la entidad que preside Goirigolzarri y otras menos importantes. Entre otras cosas, Nomura cree que las entidades ya nacionalizadas Banco de Valencia, Novacaixagalicia y Cataluñacaixa podrían necesitar adicionales saneamientos a los ya realizados.
Más allá de las necesidades de capital, Nomura cifra en hasta 190.000 millones las necesidades brutas para provisionar la cartera del ladrillo pero también los créditos dudosos no relacionados con el inmobiliario. El informe elaborado por Namura reconoce que semejantes cifras añadirán presión sobre España para que recurra a la ayuda externa.

El caso de Bankia, a juicio de Nomura, es un caso aparte, ya que ha bajado el precio objetivo de la acción hasta los 0,2 euros tras las mareantes cifras de necesidades publicadas en los últimos días. Nomura cree que, pese a que el nuevo plan para Bankia incrementará significativamente la capacidad de la entidad para afrontar potenciales pérdidas, podrían ser necesarias provisiones adicionales.

La casa de análisis pone el ejemplo del nacionalizado banco irlandés AIB, que provisionó un 10,9% las hipotecas (con un 5% adicional para las de riesgo), un 28% la financiación a las pymes (con un 22% adicional para el riesgo) y un 10% para los créditos a empresas (con un 2% adicional para el riesgo). En cambio, las cuentas de Bankia se han hecho teniendo en cuenta un 9% de provisiones para las hipotecas y un 16% para los préstamos a corporaciones, según su análisis.

Asimismo, Nomura explica que la dirección de Bankia considera suficiente alcanzar un "core capital" del 9,6%, respecto al 15% y 17% de capital que tienen Bank of Ireland y AIB, respectivamente.

En ese sentido, advierte de que "aunque la situación en Irlanda no es directamente comparable a la de España, muestra un potencial para un aumento de las provisiones si las condiciones económicas continúan deteriorándose", lo que no parece muy difícil que ocurra.

Lea también:


- Banco de España prevé que la economía seguirá de capa caída el segundo trimestre
- El discurso de Rajoy no convence a los mercados: España, en el punto de mira de nuevo
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

6 comentarios