www.diariocritico.com

Dirige y protagoniza este texto de Floran Zeller, en el Cofidis 

José María Flotats vuelve a los escenarios para traernos 'La Verdad'

José María Flotats vuelve a los escenarios para traernos 'La Verdad'

sábado 13 de octubre de 2012, 13:01h
La verdad, toda la verdad y nada más que la verdad. ¿Una oferta mejor? Imposible. Máxime si al frente de la misma está uno de los grandes/grandes de nuestro teatro: José María Flotats.
José María Flotats, toda una garantía a lo largo de su larga carrera en tierras galas y en nuestro país, no sólo dirige, sino que también protagoniza, con otros tres magníficos compañeros María Adánez, Aitor Mazo y Kira Miró esta 'Verdad', que con texto de Florián Zeller, se representa, dentro de la siempre interesante programación del grupo 'Smedia', en el madrileño Teatro Cofidis, para después salir de gira por varias ciudades españolas. 

De modo que, así, a bote pronto, un buen resumen de la obra puede ser lo que Zeller pone en boca de su protagonista: "Si la gente dejara de mentir de la noche a la mañana , no existiría ninguna pareja en la tierra, y, en cierta manera, eso sería el fin de la civilización". Esta frase, trágica o cómica, según se escuche o se diga, contiene la obra en su totalidad. En 'La Verdad', el triángulo amoroso tradicional se complica con la aparición de un personaje suplementario, la mujer del amante, trasformando el trío en un cuarteto. 

Bien a las claras queda que es una comedia para reír y reírse de la mediocridad, la mezquindad y la cobardía de los demás, pero no de las propias, claro está. El prójimo es siempre más ridículo que uno mismo. Pero también la verdad es un espejo que , al devolvernos su reflejo, molesta. En las relaciones amorosas, la mentira, como resorte consubstancial al teatro -heredado de la gran tradición, de Shakespeare a Pinter, pasando por Molière, Marivaux, Labiche, Pirandello o Sacha Guitry-, es utilizada por Florian Zeller, con gran ingenio, como una fuga magníficamente construida que retoma los temas sin que por ello suene nunca a reiteración.

Mentid, amigos, mentid
 

El argumento, sencillo en la forma y complejo en el fondo va de que Miguel es un mentiroso compulsivo al que todos los demás mienten. Su amante, esposa de su mejor amigo Pablo , amenaza con revelar su relación. Laura, esposa de Miguel, sospecha de la fidelidad de su marido. Después de muchos esfuerzos y de bastante mala fe, Miguel consigue convencer a las partes de los inconvenientes de decir la verdad y de las ventajas de callarla. Pero esa verdad, ¿la conoce él realmente?
 
Y, para cerrar, otra frase relativa a las verdades y las mentiras de otro genio, Voltaire, que viene como anillo al dedo: "La mentira sólo es un vicio cuando hace el mal; es una virtud grandísima cuando hace el bien. Sed más virtuosos que nunca. Hay que mentir como un diablo, no tímidamente, no por un tiempo, sino con audacia y siempre. Mentid, amigos míos, mentid; cuando llegue la ocasión os lo devolveré."   
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios