www.diariocritico.com

Los libros y los virus

'Lágrimas de cocodrilo': La gripe

'Lágrimas de cocodrilo': La gripe

viernes 18 de octubre de 2013, 17:32h
La gripe, o la pregripe, o el efecto de la contaminación, o el resfriado de caballo, sólo se puede combatir leyendo y con mimos. Y es lo que he hecho esta semana de cama: leer. Por ejemplo, NWTY, la inteligente, arriesgada, inclasificable novela de Ramón Buenaventura, que da gusto leer literatura de verdad

Buenaventura era una asignatura que yo tenía pendiente por esos desencuentros de la vida, y pienso aprobarla entera. A media gripe me llegó NWTY, 488 páginas de novela recién publicada por Alianza, y que es una curiosa puerta para entrar en el resto de las suyas. NWTY, "no working title yet -todavía sin título de trabajo" que aclara y traduce en la portada, para seguir "(pero que trata de cómo se ordena la vida/ es decir del desorden bellísimo/ de la memoria y el presente/ de Tánger la mágica/ de Tánger la vieja/ del largo y a veces gozoso destierro madrileño/ de la terrible Hispania/ de tú, de nosotros, de yo/ de la santidad del sexo)". En la portada. Y efectivamente. Lo que no dice es que hay un juego de voces, porque son convocados los personajes de las novelas anteriores, en pie de igualdad con el propio Ramón Buenaventura, o con Angélica, su mujer; que uno de los personajes espera consciente su propia disolución a alzheimer diagnosticado; que buena parte del esfuerzo narrativo está dirigido a guardar y hacer constar esos recuerdos que va a perder, así que el libro también es memorias ; que esa historia se cruza con apuntes críticos, comentarios del presente cuando se escribe, entradas contradictorias como discusiones en vivo, y con una historia de amor incestuoso, un triángulo entre perverso y poético, y que todo ello va de la ciudad de la que nunca se ha movido Buenaventura, que es la Tánger primordial, la Tánger internacional y abierta, Tancha Alqadima, de la que hace un mapa perfecto Y que arranca en las redes sociales, y que la tipografía y la composición facilitan/dificultan la lectura, y que es un reto de cuando los escritores ponían por delante la creación propiamente literaria, y se la jugaban al género porque no tenían que halagar a las masas supuestamente lectoras ni a los gerentes de las editoriales. Pues eso: un placer. Muy raro, por cierto.

Como soy omnívora, me he devorado también Claire DeWitt y la ciudad de los muertos, de Sara Gran (Destino), que es y no es una novela policial, porque está la Nueva Orleans tras la tormenta, tras el diluvio Katrina, y está el comentario a un libro omnipresente que supuestamente es un manual para investigadores privados, como la propia DeWitt, pero que en realidad es una suerte de tratado ascético, una especie de camino de perfección y conocimiento. Nada convencional. Y me he comido también un Ken Follett para jóvenes, El misterio de los estudios Kellerman (Montena), una novelita para los doce años, esas historias de iniciación en la amistad y en el misterio. Y hasta Los corruptores, de Jorge Zepeda Patterson (Destino) un thriller político-periodístico en México DF, del que no diré nada por razones estrictamente personales que él comprenderá sin duda, aunque yo no.

Salí de la cama gripal para presentar, junto con el poeta Rafael Soler, la novela de Juana Vázquez Marín, Tú serás Virginia Woolf, aparecida durante el verano bajo el sello de Endymión. En ella, Juana Vázquez disecciona una familia de clase media situada en un barrio del cinturón de Madrid, en un momento de grave, de inevitable deterioro. Del barrio, y de la familia. Una novela a cinco voces, muy discursiva, que, finalmente habla, como la vida misma, de la literatura, y en la que Juana Vázquez ha hecho un terrible ejercicio de captación de las jergas jóvenes y de análisis de la infelicidad. Si quieren leer mi crítica completa, que siempre será una mera aproximación, pinchen aquí. Tengo que decir que Juana es amiga mía, por si no lo saben. Y que precisamente por eso, me encanta que me haya gustado. Es que éste de la literatura es un mundo complejo... Pues eso.


- Ediciones anteriores de 'Lágrimas de cocodrilo'

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios