www.diariocritico.com

El polifacético hombre de escena actor triunfa en Barcelona y Madrid

Soprendente José María Pou: 'El teatro español es más barato que en muchos países'

Soprendente José María Pou: "El teatro español es más barato que en muchos países"

jueves 14 de noviembre de 2013, 09:00h
Uno de los grandes/grandes de la escena española. Mucho más que un actor. Un 'todoterreno': José María Pou. Que triunfa a la vez en Barcelona y en Madrid, aquí como director. En la Ciudad Condal está representando la obra "Terra de ningú" en el Teatre Nacional de Catalunya, junto al otro protagonista especial Lluís Homar, además de David Selvas y Ramón Pujo. Los llenos son diarios, y llegarán hasta finales de este mes de noviembre. A partir del 15 de enero actuarán en el Matadero de Madrid (perteneciente al Teatro Español). En esta entrevista, además de hablarnos de la obra que representa en el Teatre Nacional, explica alguna de las claves desconocidas de su oficio,como por ejemplo una sorprendente afirmación:
¿Cómo explicaría "Terra de ningú"?

Una obra que exige pensar al espectador, y escoger entre muchas interpretaciones, por su carácter poliédrico. El texto es como un océano que esconde debajo de la superficie del agua varias conclusiones. Hace 30 años la ví en Nueva York y me impresionó. Cuando me llamó el director, Xavier Albertí, tuve una alegría inmensa.

Explíquenos su papel.

Es un literato de prestigio, con una desahogada posición económica que es prisionero de sí mismo, de su interior. Ha dejado muchos cadáveres en el camino, ha pisado a mucha gente, y se produce un complicado proceso psicológico en su interior.  Tiene dos sirvientes (en realidad, no se sabe lo que son), y su relación con el otro protagonista Spooner (que interpreta Lluís Homar) es muy especial. Se encuentran por la noche en un parque, casualmente, y entablan una conversación, llegando a convertirse en amigos. Mi personaje, Hirst, cree que su antagonista puede ayudar a limpiar su pasado, y se encuentra con un gran sentimiento de culpa.

Se sumerge en el alcohol...


Sí, de hecho en el centro del escenario hay una coctelería. La obra trata temas como el éxito, el fracaso, el valor de la palabra y el valor de la memoria. ¿Es verdad lo que recordamos?, o mejor ¿qué es más verdad: la vida que vivimos ahora,  o la que recordamos y puede suceder?...
     
Dicen los que han visto la obra que se produce en la platea un impresionante silencio.


Es lo que más nos sorprende y gratifica a los actores: me gusta la sensación que experimentas cuando ves que el público ha conseguido la comunicación con la historia que se cuenta, y los personajes que la interpretamos. El silencio adquiere una relevancia especial en el teatro, supone un placer increíble, te llega al escenario la emoción del respetable. Para el actor es lo más gratificante del mundo. Pinter, el autor de la obra, es además el escritor rey de los silencios. , se habla de "las pausas pinterianas".  

¿El actor siente el dominio sobre el escenario?

 
Es imprescindible, tiene el deber de dominar al público. Cuando ves que es una noche de barullo y cierto ruido, en lugar de alzar la voz intentas bajar el tono, para que el público reaccione. Y al contrario, en otras ocasiones el público está más pasivo e intentas imprimir mayor ritmo a la obra. Es falso lo de que "los actores repetimos cada día lo mismo". Cada función es diferente, porque - como ocurre en los toros con el animal- cada público que te encuentras es diferente, y requiere una función u otra. No se repite nunca una misma función.

¿Qué supone volver al Teatre Nacional de Catalunya?.


Una emoción especial, no actuaba en él desde el año 1.996, en que hice ´´Angels a América".Luego, cuando Flotats tuvo aquellos problemas con la Generalitat, dejé de actuar allí. Fue precisamente cuando Flotats  me hizo la oferta de interpretar "Arte" en el 99 en Madrid.

En Madrid, volviendo a "Terra de ningú", tendrá que interpretarlo en castellano, ¿supone algún problema el cambio de idioma?

      
En absoluto , lo que pasa es que tienes que estudiarte de nuevo toda la obra y significa, simplemente, más trabajo.

En el teatro que está actuando, el Nacional de Catalunya, hubo hace poco una obra, en la que se dejaba al público la opción de dejar en taquilla el dinero que considerara conveniente. ¿Está de acuerdo con esta fórmula?


Aunque resulte impopular decirlo, no. El público, a la hora de valorar un trabajo de actores y director, desconoce muchos datos, como el montante económico que ha supuesto una obra, y  le faltan muchos otros datos para poder valorar el producto.

Dicen que el teatro es caro, y más en tiempo de crisis.


Piense que el teatro español es mucho  más barato que en muchos países . En Londres una entrada te cuesta 100 euros, y una butaca en Nueva York puede alcanzar los 125 dólares, es decir, más de 100 euros. Hoy en día, hay múltiples formas para acceder a entradas económicas: el día del espectador, descuentos por la edad, etc. Mucha gente que dice que el teatro es caro no sabe realmente cuanto cuesta una entrada...
 
Usted no para de hacer cosas durante todo el día. ¿Cuál es la clave para concentrarse en el momento de la función, y aparcar todo lo demás?.


Es el oficio...Le aseguro que, desde el momento en que te levantas, al menos en mi caso, estoy todo el día pendiente  de que por la tarde o noche voy a salir al escenario. Es más, ahora que represento "Terra de ningú", cuando me levanto, comienzo el día diciendo la frase con la que empieza la función.
       
¿Nunca ha tenido pereza de tener que salir a escena?

      
Jamás, ni incluso cuando he tenido problemas personales de importancia. Estoy deseando todo el día que llegue el momento de salir al escenario. Cualquiera que ame su profesión tiene que pensar lo mismo. Además, me merece un gran respeto el público que cada día sale de casa, coge el coche, aparca, y a veces ni cena antes para venir a verte. A ese espectador hay que ofrecerle la mejor función posible cada noche. De nada te sirve lo que hayas hecho el día anterior. Para el espectador,  esa es la función que importa.
      
¿Qué personaje la ha influido más en los últimos diez años?

     
No le puedo decir uno: el de "La cabra" fue muy importante para mí, pero no puedo olvidar "Celobert" ("Cielo abierto"), con el que seguiré en el 2.014, porque es una obra con plena vigencia. Pero antes había hecho "El Rey Lear".
      
En el escenario, ¿se olvida que es usted José María Pou?


Se produce una pequeña transformación: cuando sales a escena ya no eres tú, sino el personaje, te metes en su piel. Una vez, me habían sacado una muela, sangraba, y preparé todo por si tenía que salir un momento del escenario. La función duró tres horas, y la hemorragia, que había arrastrado todo el día, desapareció, ¡sólo durante la función!. Y es que, en ese momento, estaba interpretando a un personaje al que no le dolían las muelas. Era "Casa de muñecas" de Ibsen.
     
Los aplausos , ¿son lo más importante para el actor?


No siempre: es más gratificante ese momento en que adviertes la plena conexión entre espectador y actores. El actor es el sacerdote que tiene la obligación de dominar al público desde el escenario. Por supuesto que también agradan los aplausos finales, porque es como el tribunal que te juzga. Sin embargo, hay veces que estás tan metido- todavía- en el personaje que cuando te aplauden, casi ni te enteras. Necesitas unos minutos de desconexión desde que eres todavía el personaje y pasas a ser tú, persona.
     
Aparte de actor, es director artístico del teatro Goya. ¿Es un cargo burocrático?

     
No crea, lo puedes hacer fuera de un despacho, significa ponerte en contacto con autores, directores y actores. Y para mí es un trabajo agradable. Estoy, por ejemplo, muy contento de la conexión con el público que hemos logrado al frente del teatro Goya. No tiene nada que ver ese trabajo con el dinero, sino con lo artístico.

Y ahora vuelve a dirigir, con "Los hijos de Kennedy". ¿Cómo está funcionando en Madrid?


Pues con llenos diarios en el Teatro Alcázar- Cofidis. Es una función que habla de esa época tan singular de los sesenta, no sólo del hecho de la muerte de Kennedy, sino otros acontecimientos sociales e históricos.

Y  como siempre, tiene un plantel de actrices de lujo: Maribel Verdú, Emma Suárez, Ariadna Gil.


Así  es (sonríe), son grandes actrices y detrás un extraordinario productor, como es Pedro Larrañaga. Supongo que el reunir ese elenco es porque ellas confían en mí como director, y yo estoy contento de contar con su talento en el escenario. También están en el reparto Fernando Cayo y Álex García.
      
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios