www.diariocritico.com
'La mujer de negro' irrumpe por tercera vez en España de la mano de Emilio Gutiérrez Caba

'La mujer de negro' irrumpe por tercera vez en España de la mano de Emilio Gutiérrez Caba

domingo 18 de mayo de 2014, 15:55h
El Teatro "Fernán Gómez", en el Centro Cultural de la Villa de Madrid, acoge hasta primeros de junio una obra que ya es un clásico en los escenarios españoles: "La mujer de negro", de Susan Hill y Stephen Mallatratt, y, de nuevo con Emilio Gutiérrez Caba, en esta ocasión -la tercera- no solo como actor, sino también como director. Emilio ha confesado a diversos medios

que "Lo único que he hecho es recuperar lo que habían dejado mis excelentes antecesores". Más allá de eso, no se necesitan motivos especiales para volver a montar una obra como ésta. "En el teatro a veces no hay que buscar razones, las cosas salen y están bien". Más, si se tiene en cuenta que en Londres sigue siendo la segunda más longeva en cartelera después de "La ratonera".

Adaptada en 1987 para la escena por Stephen Mallatrat sobre la novela de Susan Hill, "La mujer de negro" cuenta como Arthur Kipps, abogado de mediana edad (Emilio Gutiérrez Caba), alquila un teatro y contrata los servicios de un actor profesional (Iván Massagué) para que le ayude a recrear un suceso irreal, fantasmagórico, tétrico y hasta trágico que le sucedió años atrás con resultados terribles para él y su familia. Estamos , pues, una vez más, con "el teatro dentro del teatro".

Del éxito mundial de la obra habla por sí sola la circunstancia de haber sido producida en más de cuarenta países -en México lleva dieciocho años en cartel- y que más de diez millones de espectadores la hayan visto en todo este tiempo.


Mil recursos
La vinculación de Gutiérrez Caba con "La mujer de negro" comenzó en Santander en 1998; después,tuvo que aguardar hasta 2006 para volver a juntarse con la señora Drablow y, ahora, además de ponerse en la piel del abogado Arthur Kipps, ejerce de director de la pieza, de tal y tan venturosa suerte que, en nuestra humilde opinión, el támdem potencia la obra con tantos y tan variados recursos dramáticos (comenzando por que los dos actores que permanentemente están en escena dan vida a varios personajes), que el director-actor ha sacado lo mejor de la obra y la ha convertido en una suerte de compendio de dramaturgia tanto para espectadores como para alumnosde la RESAD (Real Escuela Superior de Arte Dramático).

Efectivamente, en la pieza se recurre a todos los elementos del teatro, en un escenario casi sin decoración, en el que se juega mucho con la luz, el sonido y la imaginación. A ello han contribuido -y mucho- tanto el diseño del sonido, a cargo de Juanjo Ballester, como el diseño de iluminación, responsabilidad de


José Martin Márquez y Pablo Fernández.
De Iván Massagué conocíamos algunos trabajos en cine con directores de la talla de Peter Greenway o Guillermo del Toro, y hemos visto también su activa participación en series de TV, pero no lo conocíamos delante de un público que se inquieta, respira, comenta, se tensa o se ríe en el mismo pescuezo del actor. En el Fernán Gómez lo hemos visto y, además, superando la prueba con un sobresaliente alto, más aún estando al lado de un reconocidísimo Emilio Gutiérrez Caba, circunstancia esta que, a priori, podría haber amilanado a cualquiera, y de la que Iván sale más que airoso del trance...
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios