www.diariocritico.com

Criadero de morsas nos la trae a Nave 73

Los actores antes de una representación en el Teatro Circo de Albacete
Los actores antes de una representación en el Teatro Circo de Albacete

La maratón de Nueva York se corre en Madrid: vuelve al a escena esta original y premiada obra

miércoles 20 de mayo de 2015, 10:56h
¿Correr 42 kilómetros sin cansarse? Incluso disfrutando. Es posible merced a los milagros del denominado arte de Talía. Sí, porque una de las más originales y prestigiosas obras de los últimos años, 'La maratón de Nueva York', se representa -o se disputa- sobre uno de los también más originales y prestigiosos teatros de la capital de España: la sala Nave 73.  E igualmente de la mano de una compañía tan original en nombre, 'Criadero de morsas', como en prestigio, merced a esos dos actorazos que son Chechu Moltó y Joaquín Mollá.
Lo de "actorazos" no es sólo como les ha llamado la crítica, que se volcó con este texto de Edoardo Erba en las anteriores representaciones que ya esta compañía ha hecho en la capital de España, así como en otras ciudades -donde, por ejemplo ganó varios galardones en la X edición del Festival de Teatro Independiente de Santander (INFIDEST), entre ellos el de mayor categoría, el del Jurado al Mejor Espectáculo-, sino que también lo afirma su 'jefe' y fundador de 'Criadero', Juan Carlos Navarro, un tipo extraño porque comparte esta locura del teatro con su seria profesión de abogado. 
El argumentario de este maratón es muy sencillo: "Roberto y Mario quedan dos días por semana para entrenar. Su objetivo es ambicioso: correr la maratón de Nueva York. Roberto está dispuesto a hacer lo que sea necesario para correrla. Mario a veces ni siquiera se acuerda de la maratón. Pero Roberto y Mario quedan dos días por semana para entrenar. Y mientras corren, hablan de lo que ha pasado desde el último día que se vieron, de lo que opinan acerca de una u otra cosa, de las chicas, del tiempo... en fin, la vida misma. Dos amigos cualquiera en una situación cualquiera. 

Pero Roberto quiere correr la maratón. Mario a veces ni se acuerda. Y mientras hablan, Roberto intenta correr lo más rápido que puede, y Mario prefiere no ir tan deprisa. Y claro, también discuten, y se molestan, y se enfadan... Roberto quiere correr. Mario no tanto. Dos amigos cualquiera. En fin, la vida. magníficamente recogida por Edoardo Erba y no menos magníficamente subida al escenario por Chechu Moltó y Joaquín Mollá, dirigidos por Jorge Muñoz. En definitiva, una cita obligada con el mejor teatro.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios