www.diariocritico.com

Se define como "actor vocacional"

Antonio Dechent: “Esta profesión no es dura, lo duro es picar piedra o trabajar doce horas para ganar 600 euros'

Antonio Dechent: “Esta profesión no es dura, lo duro es picar piedra o trabajar doce horas para ganar 600 euros"

El actor sevillano rueda en Barcelona la película “Secuestro”, de la directora Mar Targarona

viernes 19 de junio de 2015, 10:49h
Antonio Dechent es un actor con un sólido prestigio: acostumbra a interpretar, quizá por su físico, personajes complicados y con un fondo de maldad. No es el caso de esta película, como desvelará más adelante. Siempre compagina cine y teatro: en esta última disciplina sigue con “La extraña pareja”, y encarnó el monólogo de Jean Cocteau hace un mes en el Teatro Romea de Barcelona (que en Julio llevará a Madrid).

-¿Qué resumen haría de la película que rueda?


-Es la historia de una mujer (Blanca Portillo) a la que secuestran su hijo. Tras una complicada investigación se encuentra al posible culpable, pero éste encuentra una coartada y sale del talego. A partir de ahí no puedo contar más…

-Pues díganos que presencia tiene en esta historia.

-Soy un policía que investiga. Es la primera vez por cierto, en la que no hago de un “policía violento”, como en la película de Puig Antich. Este es un personaje contenido, “un policía moderno”.

-El duro trabajo del actor: madrugar, esperar…

-¡No! , lo duro sería trabajar en una mina o trabajar durante doce horas para ganar 600 euros. Yo soy un actor vocacional y todo lo que implica lo doy por bueno. Y ya sabe lo que decía alguno: “en esta profesión te pagan por esperar…”. También tuve que correr tras José Coronado en una escena, y yo no estoy acostumbrado a hacerlo. No pasa nada.

-¿Se rueda distinto bajo las órdenes de una mujer?

-Yo no he notado ninguna diferencia. En poco tiempo he rodado muy a gusto con Silvia Quer y ahora Mar Targarona. Solo hay que hacer distingos entre gente que sepa dirigir, y la que no sabe.

-Como espectador ¿es partidario de algún tipo de películas?

-Al tener un hijo pequeño, tengo que ver películas infantiles, como “Parque Jurásico” (sonríe). Y dentro de poco “pecharé” con la nueva “Guerra de las Galaxias”. Me encantan las películas de actores: el otro día vi una que me gustó mucho: “Qué raro es llamarse Federico” de Ettore Scola,

-¿Se ha planteado que haría si le secuestraran?

¡Hombre, no lo había pensado!. Imagino que lloraría y que pediría ayuda a alguien que pasara por ahí. Además, daría una lista con nombres y apellidos de gente más importante a la que se podría secuestrar, que no yo. Je, je, je…

-Pasando al teatro, su último trabajo fue un monólogo de Cocteau.

-“La voz humana”, y era la primera vez que lo interpretaba una mujer. Me pueden ver en esa obra y en el teatro Lara todos los miércoles de Julio y Agosto.

-Y eso lo ha compaginado con la gira de “La extraña pareja” junto a Joan Pera.

-Hace unos días la hicimos estuvimos en Lérida y teníamos que parar porque la gente no paraba de reír. ¡Llenamos con 1.200 personas!. Concluimos gira el 6 de Julio y precisamente aquí, en Terrassa.

-Un cóctel explosivo: usted y Joan Pera.

-Él interpreta a un hombre ordenado, perfeccionista. Y yo soy un despreocupado, bruto “desordenado impulsivo”. Es bueno hacer una obra con dos personajes contrapuestos. Con Joan me he llevado muy bien, por otro lado. Él simbolizaba el “catalán medio” y yo “el andaluz. Todo exagerado, claro…

-¿Cómo está la situación del cine en su tierra, su ciudad?

-En cuanto al cine, en Sevilla hay mucho talento, pero poca industria. Por fortuna ya no hay una sola productora como antes, se demostró en las dos últimas ediciones de los Goya con “La isla mínima”, y otras. No creo que el cine tenga un sello especial. Más que “cine andaluz”, yo hablaría de cine hecho en Andalucía…

-¿Prefiere vivir en una ciudad relativamente cómoda como Sevilla, o una grande como Barcelona o Madrid?

-Yo pienso, como Max Aub que “uno es de donde ha hecho el bachillerato”. En Sevilla se vive más tranquilo. Si tengo que decidir entre Madrid y Barcelona -y no es porque esté aquí- sería por Barcelona, una ciudad más amable y que además tiene mar.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios