www.diariocritico.com
‘Debate’: la trastienda de las cloacas del poder

‘Debate’: la trastienda de las cloacas del poder

domingo 22 de mayo de 2016, 15:53h

Que lo de “luz y taquígrafos” en la res pública es una falacia, ya lo sabíamos. Que en política los fuegos de artificio son el pan nuestro de cada día, también. Y que, paralelamente, a la realidad política que se plasma en los medios de comunicación hay una realidad simultánea pero menos transparente de lo que se proclama públicamente, ídem de ídem. Me refiero a la política de trincheras, de acusaciones (fundadas o infundadas, da lo mismo -“calumnia que algo queda…”-), la de golpes bajos o la de batalla, que son las bases tan firmes como ocultas sobre las que se construye después la otra, esa a la que eufemística y pomposamente la llaman alta política, la que aparece ante los ojos de la opinión pública, a través de los diversos medios de comunicación. La primera, la subterránea, la opaca -la oculta, si quieres-, es la política de diario, y, la segunda, esa que se hace en el parlamento, ante las cámaras de televisión, los micrófonos y los flashes de los fotoperiodistas es la otra, la de la sonrisa abierta, las frases brillantes, el gesto estudiado y el constante ejercicio de seducción popular.

Todo esto es lo que seguramente intuía Toni Cantó (Valencia, 1965), antes de entrar en política a través de UPyD como diputado, y que ahora -no sé muy bien si como ejercicio terapéutico o como pequeña venganza contra el sistema para intentar transformarlo- ha querido plasmar en ‘Debate’, su primera incursión como dramaturgo y segunda como director de escena, que ahora se representa en los Teatros del Canal (Sala Negra). En la pieza, desde luego, no hay un gramo de invención; todo es real como la vida misma y quizás porque es una realidad cotidiana y mucho más frecuente de lo que quisiéramos periodistas, realizadores de televisión o políticos utópicos, el juego dramático que Cantó pone sobre el escenario puede ser correcto -académicamente hablando- pero ausente de la sorpresa o la emoción que casi todo espectador busca en el teatro.

En síntesis, en el montaje que ha escrito y dirige Toni Cantó, se apunta que en cada uno de los debates que han tenido lugar en las doce elecciones generales de la democracia, todo era mentira, o al menos, no era del todo verdad, que es algo muy parecido. Protagonizada por unos creíbles Pepe Ocio, Marta Flich y Philip Rogers, ‘Debate’ muestra los preparativos previos a un teórico debate abierto entre los cabezas de lista de los dos grandes partidos que, hasta diciembre de 2015, se han repartido el poder en España durante las últimas cuatro décadas que este país ha vivido en democracia. Una realidad -la de los debates- jugada a tres bandas entre los lugartenientes de los primeros espadas de la política, los periodistas y los realizadores de esos debates de audiencias millonarias (hasta 10 y 12 millones de telespectadores han tenido alguno de ellos), en donde absolutamente nada queda a la improvisación y en los que quedan fijados de antemano hasta el número y la duración de los contraplanos de escucha de los contrincantes, y en los cuales un gesto de inquietud o nerviosismo, una consulta de una ficha o que se lleve la mano a la nariz, puede dar con su candidatura al traste.

Cláusulas

Y por detrás de todo eso que se ve, dos personajes del aparato de los partidos -los encarnados por Pepe Ocio y Philip Rogers- son los encargados de negociar las condiciones precisas en los que se deben llevar acabo esos debates, moderados por un o una periodista -en este caso Marta Flich- que debe mantener una teórica deportiva imparcialidad frente a los candidatos. Una circunstancia que moldean, retuercen, alisan, tensan y destensan dos viejos zorros que se conocen hace mucho tiempo, que se han visto ya las caras en situaciones como esas y que, además, están librando una doble batalla: esa misma, por un lado, y la de su propia supervivencia en el seno del partido y con ella la posibilidad de seguir gozando de las mieles del poder (coche oficial, conductor, cohorte de pelotas, aduladores y pedigüeños, la admiración de los mediocres…), por otra. En el propio montaje se resume todo esto en dos líneas: “Churchill le dijo una vez a un becario que a los adversarios los tienes en la Cámara de enfrente y a los enemigos, detrás, en tu propio partido”.

Todo esto sucede en una zona neutra, representada en escena (la escenografía corre a cargo de Curt Allen Wilmer) por una mesa alargada en torno a la cual se sientan los políticos de segunda fila a negociar las condiciones del debate, cubierta por un gran plástico de burbujas para proteger los objetos cuando se transportan de un lado a otro (hermosa metáfora escenográfica), y con unas cortinas detrás del mismo material, que conjuntamente simulan el estudio de la Academia de la televisión, en donde se celebrará el debate. Al mismo tiempo, y a la izquierda, un espacio de descanso, con botellón de agua para autoservirse, y algún asiento incluidos. Y en medio de todo eso salen a relucir los intereses y las debilidades personales que, al fin y al cabo, es lo que cuenta siempre.

Una propuesta de Toni Cantó que puede abrir los ojos de muchos que no ven más allá de lo aparente, que les ayudará a descubrir una realidad que se esconde en la trastienda de la política o, más bien, de las cloacas de la política. A partir de ahí, el espectador puede formularse una pregunta que muy bien podría entrar en el campo de la futurología: ¿cambiará algo, o todo seguirá igual en un debate a cuatro, como ha querido el electorado español en las últimas elecciones? La respuesta -que yo, mucho me temo, conozco de sobra- podremos verla en las próximas semanas.

‘Debate’

Escrita y dirigida por Toni Cantó

Intérpretes: Pepe Ocio, Marta Flich y Philip Rogers

Iluminación: José Manuel Guerra

Ayudante de dirección: Daniel de Vicente

Fotografía y diseño cartel: Sergio Parra

Una producción de Bernabé Rico para Talycual

Teatros del Canal (Madrid)

Hasta el 22 de mayo de 2016

Más información: http://www.teatroscanal.com/espectaculo/debate/
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.