www.diariocritico.com
Un año funesto para los cronistas de la Villa

Un año funesto para los cronistas de la Villa

Por MDO
jueves 11 de agosto de 2022, 16:47h

El cuerpo de cronistas de la Villa ha sufrido tres grandes conmociones en lo que llevamos de 2022. Con la reciente muerte de Luis Prados de la Plaza, Madrid ha sufrido tres enormes pérdidas en su seno periodístico y cultural: la de Ángel del Río, cronista de la Villa de Madrid y de Getafe; y la de Enrique de Aguinaga, decano del cuerpo.

El primero en irse fue Ángel del Río, a los 71 años. Murió el pasado mes de febrero, en su casa, a causa de un infarto. La trayectoria profesional de Ángel del Río comenzó en 1969 en el diario Ya. Sus primeros artículos fueron deportivos, aunque prontó se centró en cubrir la información de Madrid. En 1977 fue nombrado cronista de la Ciudad de Getafe, y llevaba más de cuatro décadas dedicado a la información local, como uno de los responsables y fundador además de la publicación local ‘Acción Getafense’. A partir de 1987 se produjo su salto a la COPE donde llegó a ser máximo responsable de los servicios informativos de la cadena en Madrid.

Además, fue columnista de los periódicos El Mundo y La Razón y colaborador de Telemadrid. Dedicó gran parte de su vida profesional al estudio de la región de Madrid. De hecho, es autor de más de 30 libros, entre los que se pueden destacar el ‘Atlas Geográfico e histórico de Madrid y su Comunidad’, ‘A solas con la Cibelina’ o el último, 'Errores en la historia de Madrid. Tópicos, mitos, bulos y mentiras'.

Durante su trayectoria acumuló buen número de premios profesionales. La Asociación de Profesionales de Radio y Televisión le concedió la Antena de Plata, en el apartado de radio, por su dilatada y fructífera trayectoria profesional. Este galardón se sumó a otros muchos, como la Antena de Oro de Radio y Televisión, el premio ‘Mesonero Romanos’ o el ‘Marconi’.

La obra de Aguinaga

El pasado mes de abril falleció el decano del cuerpo de los cronistas de la Villa, el miembro de mayor edad y experiencia en el cargo. Enrique de Aguinaga nació en la localidad cacereña de Valverde del Fresno el 2 de octubre de 1923. Toda su vida la dedicó al periodismo y a la docencia del mismo. El 31 de julio de 1954, siendo alcalde el Conde de Mayalde, fue nombrado Cronista Oficial de la Villa junto Francisco Serrano Anguita. Se reconocía así su intensa dedicación a la información sobre Madrid.

Desde ese nombramiento se implicó también en la Real Asociación Española de Cronistas Oficiales. Además ocupó cargos administrativos en el Ayuntamiento de la Capital, entre ellos el de director gerente de Mercamadrid.

Su vida profesional en la información se desarrolló en los periódicos Arriba, La Vanguardia, La Voz de Madrid, Ya, Hoja del Lunes, la agencia Pyresa y Radio Nacional de España. Todavía, hace una década, estaba al frente de la dirección de la revista La Ilustración de Madrid, ya desaparecida. Fue secretario de la facultad de Ciencias de la Información en la Universidad Complutense, de la que era Catedrático Emérito de Periodismo.

También dejó escritos una docena de libros de distinto género, entre ellos Los alcaldes de Isabel II, Periodismo y periodistas en el Madrid de la primera Restauración, El Gran Jubileo y las poetas, y Madrid, empresa nacional. El 10 de enero de 1996 ingresó en la Real Academia de Doctores de España pronunciando el discurso Dimensión científica del periodismo.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios