www.diariocritico.com

¿Las empresas pueden obligar a abandonar el teletrabajo y volver a la oficina?

¿Las empresas pueden obligar a abandonar el teletrabajo y volver a la oficina?
Ampliar
(Foto: Pixabay)
lunes 17 de mayo de 2021, 13:29h

Con la pandemia del coronavirus España sufrió un aumento obligado del teletrabajo. Debido a la magnitud de la pandemia, las empresas tuvieron que adaptarse rápidamente al empleo en remoto para poder seguir adelante. En otros países es una modalidad muy extendida, pero en España apenas llegaba al 5% esta opción que se incrementó hasta casi el 20% en los meses más duros de la pandemia, de hecho, en el decreto del estado de alarma, el Gobierno instó a las compañías a fomentar el trabajo en remoto siempre que fuera posible para minimizar los contagios. ¿Qué ocurre ahora con los que no quieren volver a la oficina?

Casi un año y medio después de la irrupción del coronavirus, la situación empieza a mejorar gracias, en parte, a los buenos datos de vacunación y a las medidas implementadas durante este periodo. La situación también se va normalizando en los trabajos y muchos van reincorporando la presencialidad en sus empleados, aunque muchas entidades han mostrado su interés en seguir con el teletrabajo o, por lo menos, garantizar un modelo mixto dados los buenos datos de productividad y satisfacción en estos meses.

Además, hace unos meses, el Gobierno aprobó la primera Ley de Teletrabajo en España para garantizar que las empresas y empleados que se acojan a esta modalidad tengan todas las garantías para su buen desarrollo. ¿Una empresa puede obligar a volver a la presencialidad? Según los expertos laboralistas, sí se puede, aunque hay matices.

Ni se puede imponer ni se puede exigir

La modalidad del teletrabajo vino amparado por la ley como algo temporal asociado a la pandemia de coronavirus, por lo que es reversible, aunque con la reciente ley aprobada se reforzaron las garantías para llevar a cabo esta modalidad. Pero tal y como explican desde 'Confilegal', tiene carácter voluntario y no puede ser impuesto por ninguna de las partes. Es decir, la empresa no puede imponerlo de forma unilateral pero el trabajador tampoco puede exigirlo.

La presencialidad va ganando terreno poco a poco gracias a los buenos datos epidemiológicos, aunque muchas compañías se han acogido a sistemas mixtos de manera que el teletrabajo siga estando presente para los trabajadores. Los empleados que les toque volver a las oficinas y no quieran, deberán argumentar una serie de circunstancias personales como el cuidado del cónyuge o de familiares directos para poder proseguir con el trabajo en remoto siempre y cuando se llegue a un acuerdo con la empresa, no es un derecho automático.

Como el coronavirus sigue presente, es posible que un trabajador no se sienta cómodo o seguro en la vuelta a su puesto de trabajo o que considere que no se han implementado las medidas de prevención necesarias y abogue por trabajar a distancia por el momento. En estos casos, es importante avisar y hablar con la compañía y explicar los riesgos, que, de confirmarse, la empresa está obligada a eliminar dichas amenazas, pero no se puede exigir la implantación del teletrabajo, la última palabra la tendrá la compañía.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios