www.diariocritico.com
Crítica de la obra de teatro 'Hombre desnudo': cuestión de identidad

Crítica de la obra de teatro 'Hombre desnudo': cuestión de identidad

viernes 26 de noviembre de 2021, 07:51h

La Compañía Casa Lagarta se adentra sobre el escenario de Nueve Norte Teatro en un asunto de intensa y polémica actualidad a través de ‘Hombre desnudo’, un montaje escrito y dirigido por el almeriense Pedro Martínez. La pregunta que queda flotando en el ambiente, de principio a fin y tras más de dos horas de representación es ¿qué es de verdad un hombre?

Es el propio Pedro Martínez quién, como prólogo a lo que después se va a ver en escena, lee, con humor e intencionalidad marcados, el programa de mano de ‘Hombre desnudo’ en medio del escenario de Nueve Norte para advertir de antemano que la cosa va de sexo, de género y de sexualidad masculinos. A renglón seguido, las tres mujeres del elenco rememoran brevemente un montaje anterior de Casa Lagarta, Mujer Hamlet, un Hamlet en donde todos los personajes masculinos del drama de Shakespeare son habitados por mujeres (Silvia Nieva, Isabel Pamo y Laura Toné), y viceversa, la Ofelia o la madre del Príncipe de Dinamarca son, en justa correspondencia, interpretados por hombres. Y todo ello sin cambiar una sola palabra del texto original. El efecto resultante es realmente pedagógico para que el público pueda persuadirse, sin esfuerzo alguno, de que los estereotipos y las cualidades comúnmente atribuidos a unas y a otros pueden cambiar de forma revolucionaria la construcción social de la realidad. Tras esa breve introducción inicial, las tres actrices del elenco ocupan un lugar en el patio de butacas para no volver a pisar prácticamente el escenario en el resto de la función.

‘Hombre desnudo’ es, pues, una reflexión a partir de aquel Mujer Hamlet, dividido en tres actos que comienza con una clase en donde se remarcan las diferencias anatómicas y funcionales de hombres y mujeres para pasar después a explorar con Winckelmann -historiador del arte alemán-, el canon de belleza en la Grecia clásica, siempre encarnado en la figura del hombre desnudo. Así pasan buena parte de la representación –desnudos-, César Toledo, Jose de Vicente, Adrián Justel, Manuel Minaya, Álvaro Pérez Muñoz, Jorge Vidal y Nacho Zorrilla, marcados siempre de cerca por el propio autor y director, Pedro Martínez, que oficia durante toda la representación de maestro de ceremonia.

En el segundo acto, dando un salto de muchos siglos en el tiempo, son los autores de la Ilustración francesa quienes son analizados brevemente y, para estupor de buena parte del público, no salen precisamente bien librados Rousseau, Diderot o Montesquieu. De Rousseau es,precisamente, la afirmación de que “La primera aptitud y la más importante de una mujer es la buena conducta o su suavidad de carácter”. No le iba a la zaga la de Diderot, el padre de la Enciclopedia en esta otra sentencia: “Los móviles de la mujer son tres: el interés, el placer y la vanidad”.

La provocación, más intelectual que física, tiene su punto álgido en el tercer y último acto en donde Pedro Martínez oficia como demiurgo para adentrarse en el mundo de lo religioso y, más en concreto, en lo católico. Las escenas, presididas con una gran cruz al fondo del escenario, recargadas con un cierto sadismo explícito que no consigue suavizar siquiera la canción de Madonna que interpreta uno de los actores vestido de mujer, y acompañado por otros compañeros de escenario como cuerpo de baile.

El trabajo de todos los actores es encomiable pero el espectáculo es muy irregular, y hasta denso, pesado y reiterativo en ciertos momentos, en otros subido de tono y, en el último, incluso irreverente para cualquier sensibilidad cristiana.

La respuesta a la pregunta que mueve todo el espectáculo, ¿qué es un hombre?, creo que es mucho mejor buscarla, en su sentido más hondo, en el original o en la adaptación al teatro de Carlos Álvarez-Ossorio sobre el clásico de Primo Levi, Si esto es un hombre.

Con todo, la propuesta es sorprendente, inquietante y provocadora, aspectos todos que seguirán atrayendo al público a Nueve Norte, al menos, en lo que queda de mes y durante diciembre.

‘Hombre desnudo’

Autoría y dirección: Pedro Martínez

Asistencia a la dirección artística: Luis Mayo

Interpretación: César Toledo, Jose de Vicente, Adrián Justel, Pedro Martínez, Manuel Minaya, Silvia Nieva, Isabel Pamo, Álvaro Pérez Muñoz, Lorena Toné, Jorge Vidal y Nacho Zorrilla

Diseño de iluminación y escenografía: Pedro Martínez y Luis Mayo

Nueve Norte Teatro, Madrid

Todos los miércoles de noviembre y jueves de diciembre de 2021

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios