www.diariocritico.com
'La edad de la ira': la adolescencia del siglo XXI en carne viva

'La edad de la ira': la adolescencia del siglo XXI en carne viva

domingo 21 de mayo de 2017, 11:52h

José Luis Arellano dirige de nuevo a La Joven Compañía en una adaptación, al menos sui generis de Fernando J. López (Barcelona, 1977), de su propia novela del mismo título, ‘La edad de la ira’, finalista al Premio Nadal 2010. El montaje teatral ha podido verse en las últimas semanas en sesiones matinales (dirigidas a alumnos de secundaria y bachiller) y vespertinas en el Teatro Conde Duque, de Madrid, y ahora ha recalado en dos únicas representaciones especiales en los Teatros del Canal los días 18 y 19 de mayo.

Los problemas de los adolescentes de nuestros días son temas recurrentes para el dramaturgo y novelista Fernando J. López que conoce muy bien por su condición de profesor que permanece muy atento a los anhelos, las preocupaciones, los miedos, y el día a día de sus antiguos alumnos -ahora López se dedica exclusivamente a la creación literaria- y los aborda sin ningún tipo de complejos ni prejuicios. Ya lo hizo con el suicidio entre los adolescentes, al subir al escenario de la sala pequeña del María Guerrero en esta misma temporada, ‘#malditos16’, y ahora aborda el acoso escolar y la homofobia en ‘La edad de la ira’.

La acción sucede en el interior y en el exterior de un gran rectángulo de cristal, inundado de luces y pantallas audiovisuales digitales, que transportan al espectador a los pasillos y a las clases de un instituto cualquiera de nuestros días, que en ausencia del profesor pueden llegar a convertirse también en el lugar donde explotan los problemas, las frustraciones y las más hondas inquietudes personales de los estudiantes adolescentes que hacen del centro educativo su segunda casa.

En ‘La edad de la ira’ un grupo de ocho adolescentes en cuya piel se meten los actores de la Joven Compañía (todos ellos jóvenes, ya que tienen entre 18 y 26 años), compañeros de instituto, en unas dos horas de montaje, comparten su común hastío vital que sufren como consecuencia de un asfixiante ambiente familiar y social que no les permite expresarse y actuar con la libertad que buscan. Marcos, protagonista del montaje, comienza declarando su enfrentamiento radical con su padre: “…Según mi padre, que tiene línea directa con Dios, a Él no le molesta mi forma de vestir, ni mi forma de hablar, no… A Dios lo que le molesta es mi forma anormal de sentir…”. Y es que Marco es gay, que tiene relaciones con un adulto con quien ha contactado a través de internet, y eso es algo que no admite su padre, hombre tradicional, católico y de buenas costumbres, con cuyo asesinato se inicia este montaje con aires de thriller, pero repleto de situaciones, conversaciones y actitudes en los que los padres de chicos de estas edades seguro que reconocen a sus propios hijos.

Si en la novela el punto de vista a través del cual el lector va conociendo la realidad que se encuentra en pasillos y clases del instituto es el de los adultos, en la obra teatral que comentamos la óptica de los problemas llega al espectador es la de los jóvenes -de ahí que dijéramos que esta es una adaptación particular, porque realmente se trata más de una recreación que de una adaptación de la novela original-, ya que aquí los adultos (padres, profesores) aparecen únicamente como fuentes de poder y de represión contra las que hay que luchar, y casi siempre con fuerza desigual…

Álex Villazán, María Romero, Alejandro Chaparro, Javier Ariano, Jesús Lavi, Rosa Martí, Laura Montesinos y Jorge Yumar se entregan con pasión envidiable en esta historia, del mismo modo que hacen en montajes recientes (Punk rock, La isla del tesoro, o Proyecto Homero: Ilíada/Odisea, entre los últimos).

Las escenas se suceden de forma trepidante y la luz de Juanjo Llorens, y la música y el espacio sonoro de Luis Delgado son el marco ideal para una historia de tanta actualidad que muy bien podría ser una de las fotografías más lúcidas y fidedignas del estado de una generación, la que comenzó con el siglo.

La edad de la ira’

Texto: Fernando J. López

Dirección: José Luis Arellano

Intérpretes: Álex Villazán, María Romero, Alejandro Chaparro, Javier Ariano, Jesús Lavi, Rosa Martí, Laura Montesinos y Jorge Yumar

Escenografía y vestuario: Silvia de Marta

Videoescena: Álvaro Luna y Elvira Ruiz Zurita

Una producción de La Joven Compañía

Teatros del Canal, Madrid

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.