www.diariocritico.com
The Leftovers 3x04: 'Acéptame, me habré ido en un día o dos'
Ampliar

The Leftovers 3x04: "Acéptame, me habré ido en un día o dos"

martes 09 de mayo de 2017, 11:53h

Esta temporada Damon Lindeloff está dando muchas pistas sobre el contenido del capítulo con la música elegida para los títulos de crédito, en este episodio lo hace con 'This Love Is Over' de Ray LaMontagne, muy apropiado para un capítulo que se centra no tanto en el fin del amor entre Kevin y Nora, como en el fin de su relación, la balsa sobre la que estos náufragos han intentado capear el tsunami que supuso 'la desaparición súbita'.

((ATENCIÓN SPOILERS))

Nora ha intentado sobrellevar lo imposible, la desaparición de toda su familia, convirtiéndose en una descreída, una escéptica absoluta que no cree en milagros, ni quiere oír hablar de ellos, por su parte Kevin se encuentra indeciso entre dos escenarios igualmente preocupantes, o bien es una especie de profeta capaz de resucitar o bien se está volviendo loco, cualquiera de las dos le asusta sobremanera. Ella intenta reírse todo lo que puede de la 'santidad' de Kevin como de todo lo demás, pero desde hace tiempo las dudas y supersticiones no la abandonan, llegando a pensar que el epíteto de 'maldita' que le colgaron tras el destino de su familia pudiera tener un significado demasiado literal. Sobre sus dudas está construido todo el episodio y es que no queda claro cuál es el verdadero propósito de su viaje a Australia, ella trata de convencerse a sí misma, y a Kevin, de que lo está haciendo para desenmascarar a unos timadores que están incinerando gente diciéndoles que les envían al lugar donde se encuentran los desaparecidos, pero parece claro que de ofrecerle la posibilidad de meterse en el horno no lo dudaría. Como le dice Laurie a Kevin, los dos están huyendo, sus fantasmas (los de los hijos de Nora y los más al pie de la letra de Kevin) les siguen a donde van y no les queda otra que afrontarlos.

Hasta ahora se habían querido de verdad, perdonando las debilidades del otro y encontrando en ese amor un pequeño consuelo ante el tremendo cataclismo que supuso la desaparición repentina, pero ha llegado el momento de lidiar por separado con sus fantasmas. Desde que Nora decide viajar a Australia se sabe que la relación pende de un hilo, Kevin trata de agarrarse a ella viajando con ella pero Nora ni siquiera cuenta con él para darle la mitad del dinero y no tener que pasarlo encubierto. Lo primero que le dice, tras unos títulos de crédito al son del 'This Love Is Over', es "te veo en el otro lado", mientras deja a Kevin detrás, con los pasajeros normales. Nada más recibir la llamada de la gente a la que ha ido a investigar sale disparada y, en pocos momentos, Kevin está viendo en el televisor el rostro de Evie Murphy mirándole fijamente. Sus fantasmas vuelven a visitarle para rellenar el hueco que deja Nora.

Tras llamar a su ex Laurie para informarle de la aparición de Evie, Kevin volverá a enfrentarse a su posible locura cuando esta le haga ver que no es a Evie a quien está viendo sino a una bibliotecaria llamada Daniah Moabizzi. Enfrentado a sus demonios Kevin no dudará en contraatacar diciéndole que pregunte e John (su actual pareja y padre de Evie) sobre el libro que ha ayudado a escribir sobre él. Si él está loco, no está solo. Mientras, Nora se planta cara a cara con las responsables del experimento que supuestamente lleva al lugar en el que se encuentran los desaparecidos. Más que llevar una investigación criminal, Nora parece realmente deseosa de que la convenzan y poder probarlo ella misma. Su decepción cuando es rechazada es prueba de ello.

Una vez reunidos en el hotel, Kevin y Nora son incapaces de encontrar el consuelo en el otro a sus fantasmas personales, él pensando que no le comprende y ella teniendo claro que de haber sido posible le habría abandonado por una mínima oportunidad de volver a ver a sus hijos. Es un final perfecto para otro gran episodio, suena el 'Take on Me' de A-Ha por tercera vez, "acéptame, me habré ido en un día o dos". Lo malo es que para aceptar al otro, primero hay que saber aceptarse a uno mismo y, por ahora, Nora y Kevin no lo han hecho. Ahora están por su cuenta y pueden lograrlo. Él tendrá la ayuda de su padre que, como su hijo, tiene bastante predilección por encontrar mensajes personales en la televisión.


- Más noticias sobre 'The Leftovers'

- 'The Leftovers': 3x03: que se joda el espectador medio

- 'The Leftovers' 3x02: Nora, la maldita

- 'The Leftovers' 3x01: el reencuentro

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios