www.diariocritico.com
¿Existen las altas capacidades?
(Foto: COLEGIO BRAINS EN MADRID)

¿Existen las altas capacidades?

jueves 25 de abril de 2019, 17:45h

Las Altas Capacidades no solo existen, sino que están presentes en todos los centros educativos. Porcentualmente se sabe que el 3% de la población tiene altas capacidades, por lo que cualquier centro educativo tiene esa realidad en sus aulas. Decir que en un colegio no tienen niños o niñas de altas capacidades es una manera de negar algo que es evidente. La frase “yo nunca he tenido alumnado con altas capacidades” dice mucho sobre la detección de estos perfiles en las aulas.

Pero si además tenemos un informe psicopedagógico en el que el dictamen aparece perfectamente justificado con las pruebas psicométricas descritas, la entrevista familiar, las conclusiones y recomendaciones, ¿por qué nos encontramos algunos casos en los que también se niegan?

Algunos profesores/as, afortunadamente no muchos, para reafirmar que las altas capacidades no existen plantean que todos somos iguales, obviamente se trata de un error conceptual. Todos somos iguales en derechos y deberíamos serlo en oportunidades también. Por lo tanto, si tienen un niño o una niña que puede destacar por algo que desconozcan o por algo que no sepan atender, entonces creen que desaparece el problema. Porque si es tan inteligente, que se adapte. Hay que frenar ese talento, no debe sobresalir siempre pensando en el adulto o en la media de la clase, no en ese niño o esa niña que les aseguro se aburre, no quiere ir a clase, somatiza o puede tener mal comportamiento.

No estamos aprovechando sus capacidades ni su talento, en gran medida condicionados por el conflicto ético de hacer sobresalir a un alumno de estas características por encima de la realidad de su aula e intentamos homogeneizar la enseñanza tanto por arriba como por abajo. Por el bien de la sociedad, en cuanto a producción de ideas y formación de futuros creadores y pensadores, no desperdiciemos todo ese talento en potencia y convirtámoslo en acto. ¿Qué pensarán estos niños y niñas cuando sean mayores? ¿Cómo mirarán su paso por el colegio? Con vergüenza. Les habremos enseñado a ser individualistas y egoístas, se formarán para su propio beneficio en vez de haber aprendido a usar sus capacidades para el bien de la sociedad.

Propongamos soluciones y pensemos, ¿qué podemos mejorar para conseguir la atención educativa que debería recibir esta población? Los psicólogos y psicopedagogos que desarrollamos estas valoraciones aportemos todas las medidas posibles para facilitar esa adaptación de los centros educativos. Esas medidas además de no tomarse en muchas ocasiones, en otros casos no son suficientes. Lástima, ya que bien desarrolladas quizá incluso faciliten el trabajo del niño o niña destinatario y del resto del grupo-aula. Hablemos claro, el informe queda a veces olvidado durante meses o años y son los padres los que tienen que recordar que un día trajeron un dictamen por el que su hijo/a con necesidades específicas de apoyo educativo debía ser atendido rigiéndonos por los principios de generales de atención a la diversidad. Si son necesidades, entonces ¿por qué no se les da respuesta?, ¿qué pretendemos con la inacción?, ¿queremos cargarnos la Educación Inclusiva y proponer respuesta extracurricular como solución?

Tengo la suerte de estar con este alumnado en otras circunstancias: fuera del horario escolar, con enriquecimiento extracurricular y hacen maravillas con los planteamientos, comprenden en seguida, transfieren aprendizajes, dan ideas creativas y desarrollan el pensamiento crítico, pero la respuesta educativa debe darse en el colegio, en horario escolar. Lo dice la ley. ¿Qué hacer con todo este talento? Bueno, pues está claro, de momento, perderlo.

Cómo detectar si nuestros hijos tienen altas capacidades

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

2 comentarios