www.diariocritico.com
Concierto de Le Voyeur en el Teatro Lara (Foto: Mila Checarelli)
Concierto de Le Voyeur en el Teatro Lara (Foto: Mila Checarelli)

Le Voyeur, una década entre la poesía social y la música

viernes 26 de noviembre de 2021, 08:07h

Para celebrar el décimo aniversario sobre los escenarios, además de publicar el pasado septiembre el libro “Muerde aquel verso” con la prestigiosa editorial de poesía “Ya lo dijo Casimiro Parker” el gallego Miguel Marcos Fernández, Le Voyeur, quiso homenajear a sus seguidores con un concierto a la hora del vermú en el Teatro Lara de Madrid.

El caleidoscopio de música y poesía empezó con la presencia en el escenario del trío compuesto por Álvaro Rivero (programaciones, sintetizadores y coros), Diego Serrano (guitarra eléctrica y coros) y Miguel Marcos 'Le Voyeur' (voz y guitarra eléctrica) y la interpretación del tema pop tecno “Los días inertes”. Y así comenzó el concierto de amor hasta odiarnos. Para seguir con la pegadiza “Loop de Prometeo” antes de que se acabara el mundo, dar paso al septeto completo con Belén Martín (saxo tenor), Miguel Angel Rutina (coros, bajo y contrabajo), Javier Escobar (bases y teclados) y Alex Otheguy (trompeta), y bailar en el “Jardín de las delicias” con Dorian Grey o Bowie o con el Sol para ser felices; los tres temas del mítico álbum “PopNografía” (2020). Los asistentes ya estábamos contagiados de la energía afectuosa que manaba del escenario.

Turno del primer invitado Bruno Galindo, escritor, periodista, crítico musical, productor para interpretar con la formación al completo “Que bello es” y entre Lennon y Aznar y con un trío de vientos formado por Alex Otheguy (trompeta), Belén Martín (saxo tenor) y Jorge Moreno (trombón) llegamos a la “La tierra fértil”, también del álbum “Episodio aparentemente letal” (2017). Asistimos al maridaje de la buena música con letras duras, trágicas, como no puede ser de otra manera, cuando tu repertorio describe el sexo, la muerte, o las infelicidades de la vida cotidiana. Menos mal que la música nos salva “el amor sois todos vosotros para darnos abrazos y darnos besos y a cantar y a bailar”.

Terminó la primera parte del concierto y llegó el turno de la poesía con la lectura por parte de Carlos H. Vázquez, desde uno de los palcos, de “Stalingrado” del libro “Muerde aquel verso” y entre Hitler, Dylan y Blancanieves, guerras, miserias y hoces y martillos llegamos a Nuremberg que es el perdón.

Un formato en trío muy americano, acústico por supuesto, homenajea la música de los yankees, pese a quien le pese, nos introduce en “El tobogán Fellini” y por su tobogán resbalan nuestros deseos, vuelven a caer nuestros miedos en una sala entregada saltando después al estreno de una versión country a dueto de “Las flores del Ártico” con la madrileña compositora y guitarrista de rock Nat Simons.

Remate en acústico, contrabajo y guitarras, con Alejo en “La cocina Gulag”, escuchando a Prometeo y con medio aforo cocinando para la otra mitad y por supuesto, ya todos bailando y disfrutando y “El infierno” de nuevo en formato trío acústico más metales, sonido blues/The Temptation, para dar otra oportunidad a la poesía, a la provocación, al desenfreno y al cabaret con Lady Godiva y a recorrer “Muerde aquel verso”. Y momento especial cuando se introduce en la actuación, por invitación de una libidinosa Lady Godiva, el polifacético músico, compositor y productor barcelonés Nacho Mastretta. Se produce un alimón poético, lleno de complicidad y pasión entre ellos “deslízate voy a pagar tus penas, hazme llorar porque las brasas aun me queman” y entre risas y susurros y complicidad con el público “pídeme, pídeme otra noche, vida mía…te la pido y si la puedes pagar yo te devuelvo tus mentiras…”.

Explosión de aplausos, auditorio excitado y entregado, ávido de sensaciones, para desembocar la pasión “En breve (Disculpen las molestias)” del álbum “Yo inventé el amor” (2013) intimista y clásica versión con Mastretta y su clarinete de estrella y con San Telmo como fuego del alma y entre libertad y tempestad.

Presencia de Sofia Comas con la banda al completo para interpretar “Error 404” del álbum “Episodio aparentemente letal” (2017) y ver que vamos a hacer con nuestros cuerpos. Sonido pegamoide, fue un buen momento para lucir la combinación de voces con la calidad del septeto. Interpretación espléndida. Y una invitación al público a bailar.

El concierto necesitaba más participación del personal y que mejor invitado que Alex O´Dogherty para dar marcha e invitar a levantarse de los asientos y a bailar. Una obligada orden/invitación para que la banda empezara a tocar Democracia” y “Tarantino Resort Jazz Club”. El concierto estaba en su recta final, muchos asistentes bailando y con más ganas de seguir disfrutando de este vermú musical difícil de clasificar pero que estaba calando y que se divertía con las anécdotas de la transición de Lola Flores, Fernando Esteso y Andrés Pajares, y muchos otros.

El concierto había comenzado pasadas las 13 horas y faltaba la apoteosis, el broche final, la detonación de las musas, la estrella de la gala: El gran joven Telmus Young con su magia en el teclado y su presencia hercúlea, acompañando a su padre en la lectura del libro presentado. ¡¡Llegó el gran dragón!!

Interpretando “Mientras duermen los dragones”, hijo y padre nos llevaron al éxtasis a los presentes. El padre en su libro, rotundamente, ya nos narra “Cuando quieras llamarme Canta esta canción Mi testamento y mi redención” es su tarjeta de visita y Telmus nos pone las pilas con su calculada sobriedad y su extraordinaria presencia escénica. ¡¡¡Nos ha puesto las pilas a ambos lados del escenario!! Chapeau. Lou Reed, Tom Waits, La Niña Minotauro, Al Origen de El Sol, Dublín, Superman, Malasaña, Rubik, Baudelaire, Rilke, se desgranan como You’re the Queen of the Lexatin, paroxismo teatral en estado puro. La familia de dos lo ha conseguido, otra vez chapeau.

Faltaba cerrar el acto y con la mayoría de los invitados presentes iniciaron los acordes de “Esclavos del Pop” con el añadido de la actriz Macarena de Rueda y el productor y músico, Frank Merfort a la guitarra. Era el lamentable fin de fiesta porque teníamos ganas de más acordes y versos, pero todo tiene un principio y un final, en este caso muy feliz.

¡¡¡Gracias Miguel, has sido generoso hasta quitarte tus icónicas gafas!!!

Próximas actuaciones de Le Voyeur:

Conciertos de Radio 3 (15 de diciembre)

Poesía o Barbarie en el Teatro del Barrio (17 de diciembre)

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios