www.diariocritico.com
Los 30 mejores discos de 2016 (del 20 al 11)

Los 30 mejores discos de 2016 (del 20 al 11)

martes 13 de diciembre de 2016, 11:39h

Como cada año con el fin del año llega el tiempo de las listas y los repasos. Desde Diariocrítico volvemos a apuntar a una afición en la que nunca están todos los que son pero en la que sí son todos los que están, o al menos se intenta. Tras repasar las 40 mejores canciones del año (Del 10 al 1 / del 20 al 11 / del 30 al 21 / del 40 al 31) llega el tiempo de echar un vistazo a los 30 mejores discos de un 2016 que ha venido marcado por la desaparición de leyendas como Bowie, Prince o Cohen. Tras un primer repaso a los puestos entre el 30 y el 21, seguimos con los puestos comprendidos entre el 20 y el 11. (Vea aquí los mejores discos de 2015 / 2014 / 2013 / 2012 / 2011 / 2010)

- Del 30 al 21 / Del 10 al 1

20. Iggy Pop - Post pop depression

Por si fuera poco tener que afrontar el hecho de que Bowie ya no está, Iggy Pop, su mentor/discípulo, ha anunciado que 'Post pop depression' será, probablemente, su último disco. Para ello la Iguana ha decidido retirarse por todo lo alto. Con la inestimable ayuda de Josh Homme, el líder de los Stooges ha grabado su último adiós en el Rancho De La Luna del desierto de Joshua Tree en California pero el resultado parece salido de sus días en Berlín junto a Bowie, cuando entregó los mejores discos en solitario de su carrera, 'The idiot' y 'Lust for life'. Entre sus canciones destacan gemas como 'Gardenia', 'Sunday' o 'Break into your heart'.



19. Kanye West – The life of Pablo

'The life of Pablo' ha tenido una acogida mixta, unos lo aclaman como una obra maestra y otros lo consideran la prueba palpable de que Kanye West ha perdido, definitivamente, la cabeza. No es ni lo uno ni lo otro (bueno puede que la reciente hospitalización de Kanye por agotamiento mental de la razón a los segundos pero aquí estamos hablando de su música). 'TLOP' no funciona como funcionaban sus discos anteriores, como una pieza conjunta, pero sí lo hace en algunas canciones, temazos como 'No more parties in L.A.', la gospel 'Ultralight beam', la sombría 'Real firends' o la maravillosa 'Wolves'. Claro que puede ser ése carácter confuso el que le da unidad, enseñándonos un artista poliédrico y en continuo cambio, al igual que el disco. Un disco que ha ido mutando varias veces desde que Kanye lo enseñó por primera vez en el Madison Square Garden y al que ha calificado como una "expresión creativa cambiante que vive y respira". El disco en permanente evolución, una versión 2.0 que, como si fuera una aplicación del móvil que se va actualizando, ya sea añadiendo alguna canción o modificando otra.



18. The Avalanches - Wildflower

16 años han tenido que pasar para que los australianos dieran continuidad al seminal 'Since I left you'. Claro que durante todos esos años el dúo no ha estado quieto, uno de los proyectos en los que se vieron embarcados fue poner música a una película que fue descrita como "una especie de 'Yellow Submarine' en versión hip hop". Aquello no llegó a buen puerto pero no es una mala descripción para 'Wildflower'. Un viaje psicodélico lleno de referencias a la música de finales de los 60 y con varias apariciones estelares como las de Danny Brown y MF Doom en 'Frankie Sinatra', Camp Lo en 'Because I'm me', Chas Bundick de Toro y Moi en 'If I Was a Folkstar' o Jonathan Donahue, de Mercury Rev, en la increíble 'Colours'. Puede que 16 años después su increíble gusto a la hora de empastar viejas grabaciones y darlas un nuevo significado no sea tan transgresor pero eso no significa que sea menos disfrutable.



17. Whitney – Light upon the lake

Uno de los mejores debuts de 2016. Surgidos de las cenizas de Smith Westerns, Whitney cambian el glam de aquellos por un enfoque mucho más clásico, con un punto al folk rock y de raíces de unos Byrds, The Band o Buffalo Springfield, pasado por la aguda voz de Julien Ehrlich y una producción que recuerda a Foxygen, no en vano detrás de la mesa se sienta Jonathan Rado. Para el recuerdo canciones como 'No woman', 'Golden days', 'No matter where we go' o 'Dave's song'.



16. Michael Kiwanuca – Love & Hate

Michael Kiwanuka es un británico que creció escuchando a Oasis, Blur y demás luminarias del Brit Pop. Pero poco de eso ha llegado hasta su música, como él mismo dice en una de sus canciones, es "un hombre negro en un mundo blanco", y cuando comenzó a grabar las influencias que se notaban eran las de gente como Curtis Mayfield, Bill Withers o Marvin Gaye. Tras un primer disco en el que ya se intuía el talento, 'Love & Hate' es la total confirmación de Kiwanuka, un disco 'revivalista' pero poderoso, con una producción a la altura de las de los grandes clásicos de la música negra de comienzos de los 70, en la que arreglos de cuerdas y coros de varias voces, rodean a su poderosa voz, a la que pone la guinda con su guitarra en grandes momentos como 'Cold little heart' o la canción que le da título.



15. Chance The Rapper - Coloring book

Barack Obama ha demostrado varias veces a lo largo de su presidencia que sabe algo de música. Por eso no sorprende que cuando le preguntaran por sus raperos favoritos contestara que los que, actualmente, están haciendo las cosas más alucinantes son Kendrick Lamar y Chance The Rapper. El de Chicago sigue su increíble progresión con este 'Coloring Book' en el que ha conseguido una mezcla entre gospel y hip hop totalmente alucinante, logrando que suene como una gloriosa celebración y confirmando su papel como el tipo más positivo dentro del hip hop. Solo hace falta mirar a esa portada en la que mira a su pequeño bebé.



14. Mitski – Puberty 2

Esta neoyorquina, de madre japonesa, se ha sacado de la manga el disco que mejor se adaptaría a una película de David Lynch. Uno puede imaginarse a una de las actrices del director de 'Terciopelo azul' haciendo como que canta las lánguidas 'Thursday Girl' o 'I Bet on Losing Dogs'. Pero más allá de la influencia de Badalamenti, la artista ha conseguido con su cuarto disco su mejor colección de canciones hasta la fecha, 'Happy', 'Dan the dancer', 'Fireworks' o ese 'Your Best American Girl' que va camino de convertirse en un clásico y en el que afronta los problemas de identidad que lleva no ser totalmente ni americana, ni japonesa, con esos cambios pausado/fuerte que tienen su origen en el rock alternativo de los 90.



13. Car Seat Headrest – Teens of denial

Will Toledo tiene únicamente 24 años pero tiene a sus espaldas ¡12 discos! bajo su proyecto Car Seat Headrest. Lo que comenzó siendo un proyecto totalmente amateur y lo fi (en 2010 llegó a sacar cuatro discos en los que la voz era grabada en el asiento de su coche, de ahí el nombre de su proyecto) ha terminado dando paso a un fichaje por Matador Records y a que se le considere la gran esperanza del indie rock de guitarras. 'Teens of denial' es su segundo disco con la discográfica y el que podría hacer que lo anterior se convirtiera en realidad. De momento lleva camino de ser el ‘Sometimes I Sit and Think, and Sometimes I Just Sit' de este año. Por momentos mezcla su rock indie con cosas, a priori, tan opuestas como el rock progresivo, en 'Vincent', o el country rock, en '(Joe Gets Kicked out of School for Using) Drugs with Friends (But Says This Isn't a Problem)' (¿el mejor título del año?) sin que el resultado deje de sonar propio.



12. Drive-By Truckers – American Band

'American Band' es el undécimo disco de Drive-By Truckers, una de esas bandas incapaces de entregar un mal disco. Por eso el hecho de que 'American Band' sea uno de los mejores de su discografía, a la altura de 'Southern rock opera' o 'Decoration day', es una gran noticia. Los de Patterson Hood y Mike Cooley han conseguido mantenerse relevantes haciendo un disco al que a su maravillosa música, puede que sean la mejor banda de rock clásico de lo que llevamos de siglo, se le une el hecho de haber dado mucho peso específico a las letras. Y es que en un año en el que han pasado tantas cosas, es importante que el rock sea capaz de escribir sobre ellas. En 'What it means' cantan "Si piensas que la raza no tiene nada que ver cuando les disparan por la espalda, supongo que quiere decir que no eres negro. Quiero decir que Barack Obama ganó y puedes elegir dónde comer, pero no se ven muchos chavales blancos sangrando tirados en la calle...". No es precisamente lo que se espera que diga una banda de rockeros blancos, sureños para más inri, pero es lo que lo hace importante. Tanto como sus críticas a la bandera sudista o su apoyo al movimiento 'Black Lives Matters'. "Son tiempos jodidos en los que vivimos" ha afirmado Hood. Admitiéndolo y haciendo un disco como este ha logrado mantener relevante a su banda y con ello, inyectar al rock del espíritu rebelde que se le supone.



11. Sturgill Simpson - A Sailor's Guide To Earth

El disco que confirma a Sturgill Simpson como el artista country más importante del momento. Pero que la etiqueta country no le de miedo a nadie, aquí caben muchos géneros más, rock, folk, mucho soul e, incluso, una maravillosa relectura del 'In bloom' de Nirvana. 'A Sailor's Guide To Earth' es un disco conceptual, concebido como si fuera la carta de un marinero a su mujer y a su hijo recén nacido. Acompañado en 5 de las 9 canciones que lo componen por los Dap Kings de Sharon Jones, a veces suena como si hubiera sido grabado en Muscle Shoals. La canción que lo abre, 'Welcome To Earth (Pollywog)', comienza como una tierna balada para pasar a un arrebato soul digno de Otis Redding, le siguen los tonos oscuros de 'Breakers Roar', donde la guitarra steel y las cuerdas se mezclan de maravilla, o el country blues de 'Brace For Impact (Live A Little)'. Una demostración de que buceando en las raíces de la música americana todavía se puede encontrar oro.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.