www.diariocritico.com
Adiós a Jeff Beck, adiós a una leyenda de la guitarra
Ampliar

Adiós a Jeff Beck, adiós a una leyenda de la guitarra

jueves 12 de enero de 2023, 10:48h

Se acaba de morir Jeff Beck a los 78 años, uno de los componentes de la Santísima Trinidad de leyendas de la guitarra eléctrica de la escuela de los Yardbirds.

Era la que componían, Eric Clapton, el propio Beck, que fue el reemplazo de Clapton, y Jimmy Page, con el que Beck coincidió un par de meses en aquella banda, pero que acabó sutituyéndole a él también y aprovechando su mezcla de hard rock y blues en el Jeff Beck Group, para crear ese maravilloso monstruo llamado Led Zeppelin. Ahora que Beck se ha ido vamos a recordar por que este tipo fue tan importante, a pesar de que las leyendas de la guitarra, y del rock, suenen ya a mitología de siglos pasados.

Pues bien habrá que retrotraerse al tiempo en el que el rock & roll estaba naciendo, las grandes estrellas eran, como siempre habían sido, los cantantes, Elvis, Little Richard, Jerry Lee Lewis... Pero el nuevo sonido tenía un instrumento que rivalizaba con la voz y ese era la guitarra eléctrica, se podría decir que sobre los riffs de guitarra de Chuck Berry se construyó el género, pero también esos cantantes normalmente tenían un as de la guitarra a su servicio, Elvis tenía a Scotty Moore, Gene Vincent tenía Cliff Gallup y Ricky Nelson tenía a James Burton, en Inglaterra una generación de chavales creció idolatrando a esos guitarristas y, en unos años, iban a convertir a la guitarra en el objeto mágico de los años 60, sobre todo cuando descubrieron las influencias de esos guitarristas y se empaparon de blues.

Jeff Beck creció idolatrando a Gallup pero también se metió en el blues, eso sí, el chaval que se convertiría en el primer Dios de la guitarra del rock, fue Eric Clapton con los Yardbirds, Clapton con la fe del creyente de un adolescente adoraba el blues pero tenía un estilo más fluido y menos tosco que asesinos como Hubert Sumlin', en Inglaterra su forma de tocar hizo que todos los guitarristas, pero también el público, se fijaran en él. De repente, la estrella de la banda ya no era el cantante, a pesar de que el bueno de Keith Relf se parecía a Brian Jones, sino el guitarrista. Pero Clapton solo quería tocar su adorado blues o similar y cuando los Yardbirds grabaron una canción (tan cojonuda) tan pop como 'For Your Love', decidió abandonar el barco. Esto era un catástrofe para un grupo en el que el guitarrista era la estrella así que Clapton, para no dejar tirados del todo a sus compañeros pensó en el único tipo en Inglaterra que podía tocar casi tan bien como él, se trataba de Jimmy Page. Pero Page era el guitarrista de sesión mejor pagado del país y no estaba dispuesto a abandonar, todavía, su posición, así que le dijo a Clapton algo tipo Yoda, en plan "no te preocupes, hay otro".

Se trataba de su amigo Jeff Beck, que en marzo de 1965 se hizo con el puesto más ansiado para un guitarrista inglés, guitarra de los Yardbirds. No defraudó y con él la banda se convirtió en una de las punteras de Inglaterra. Beck no tenía problemas con experimentar con otro tipo de músicas, es más él era todo un experimentador y durante el siguiente año y medio (hasta la llegada de Hendrix a Inglaterra) fue el guitarrista que lideró casi todas las innovaciones en el instrumento. Comenzó a construir el hard rock con el riff de su versión de 'Train Kept A Rollin', Aerosmith tomarían buena nota, lideraría los acercamientos a la psicodelia con su mítica Telecaster imitando a un sitar en 'Heart Full Of Soul', añadiría toques surf y de Morricone a 'Evil Hearted You' y definiría el papel de la guitarra solista en el rock en monumentos como 'Shapes of Things', 'Mister, You're a Better Man Than I' u 'Over Under Sideways Down'.



Sus momentos con los Yardbirds son los mejores de su carrera, no solo porque sus innovaciones se convirtieron en el espejo en el que se miraron todos los demás guitarristas de la época, sino porque tuvo a su disposición el mejor material de su carrera y es que Beck, al contrario que Clapton y, sobre todo, Page, era incapaz de escribir una canción memorable. La mejor de su carrera en solitario se grabó cuando todavía estaba con los Yardbirds, el 16 de mayo de 1966. Ese día una formación de lujo se reunió en un estudio para grabar 'Beck's Bolero', su amigo Jimmy Page estaba en la segunda guitarra, además de componer parte (o la totalidad) de la canción, John Paul Jones (futuro compañero de Page en Led Zeppelin) estaba al bajo, Nicky Hopkins (habitual colaborador de los Rolling Stones) al piano y el mismísimo Keith Moon de los Who a la batería. La canción no se publicaría hasta marzo de 1967, cuando Beck ya estuviera por su cuenta, y a volvería a repescar para su primer disco en solitario (o con su nuevo grupo Jeff Beck Group), 'Truth', publicado en 1968, pero hasta dos años después de haber sido grabada seguía sonando adelantada a su tiempo.

El caso es que al poco de esa grabación el bajista de los Yardbirds se largó y Beck aprovechó para colar a Page como bajista en la banda. Al poc se cambió a la guitarra y, durante un corto periodo de tiempo, los Yardbirds tuvieron a dos de los diez mejores guitarristas de la historia del rock tocando juntos. Pero aquello no terminó de funcionar porque cada concierto, más que un concierto, parecía un duelo entre ellos. Beck se marchó y formó un grupo superlativo, con Ron Wood al bajo y Rod Stewart a la voz, con ellos sacaría dos de los mejores discos de su carrera, el mencionado 'Truth' y 'Beck-Ola', el primero ya adelanta el sonido de Led Zeppelin, hasta con una versión previa del 'You Shook Me'. Es una maravilla escuchar la guitarra de Beck junto a la formidable voz de Stewart, pero, a pesar de que soy de los que piensa que Page tomó prestadas más de un par de cosas de Beck, la comparación tampoco es justa, ya que si Jeff Beck tenía el sonido, Page tenía las canciones y Led Zeppelin se convirtió, con justicia, en la banda a seguir en los 70.

En esos años Beck se fue alejando del rock y comenzó a coquetear con el jazz rock, su pericia técnica seguía creciendo, demostrando que nunca paró de innovar como guitarrista pero sus discos dejaron, poco a poco de ser interesantes. Aun así es bastante notable el disco más famoso de su carrera, 'Blow By Blow', cuya mejor canción estaba compuesta por el gran Stevie Wonder, que también había compuesto 'Superstition' con Beck como ayudante, se trataba de 'Cause We've Ended as Lovers', un tema imprescindible en su cancionero.

Nunca dejó de ser uno de los guitarristas más increíbles de siempre pero le faltó el material propio para alcanzar mayores cotas en su carrera. Cada vez que una revista especializada ha hecho una lista con los mejores guitarristas del rock su nombre aparece entre los primeros (y si no lo hace la lista no vale), y es que el instrumento de las seis cuerdas estará siempre en deuda con uno de los tipos que ayudó a definirlo para siempre.



¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios