www.diariocritico.com

Casos y cosas

Motivaciones

sábado 24 de diciembre de 2016, 10:57h

Los vocablos motín, motivación y moto son vecinos en todos los Diccionarios del Idioma Castellano habidos y por haber. Curioso, la explicación o explicaciones de las tres palabras, parecen tener sentidos, sentimientos y significados lejanos, y hasta opuestos entre sí…sin embargo las causas y consecuencias de ciertas motivaciones ambiguas… suelen tener igual o parecido denominador común produciendo motines y motos. Sí, el motín, motivo, moto, y derivados, recuerda a las principales preocupaciones del personal con y sin fronteras: paro, corrupción y el más de lo mismo o peor del falso, fracasado y cómplice bipartidismo al uso y abuso.

Motivar es, o debería de ser: animar, estimular y convidar a colaborar y compartir proyectos y elaboraciones de casos y cosas comunes y nobles. También es, o debería de ser: sembrar, originar y producir solidaridad, solvencia y sobriedad. Es decir, cuando hay motivaciones sensatas, cívicas y limpias, hay, o debería de haber más ilusión, participación y rendimiento en los objetivos genéricos a conseguir. Ojo, consecuciones sin dañar, humillar o arruinar los derechos de la competencia o competencias ajenas y justas. ¿Es compatible la competitividad y el respeto… cuando hay codicias y posesiones “humanas” tan farragosas como ilimitadas?

Claro en un sistema de competitividad salvaje, ventajista, o insoportable, como es el régimen ultra capitalista…la camaradería, la comprensión y un mínimo de igualdades… son impuras y duras hipótesis o ficciones. ¿Qué motivaciones, que horizonte creíble tienen las personas que se incorporan o repiten en trabajos temporales, miserables y de explotación o esclavitud sin más…como son muchas de las propuestas que ofrecen demasiados “creadores de riqueza”…también al uso y abuso?

Vaya mi consideración, apoyo y admiración a creadores de riquezas equitativas, sostenibles y ejemplares. Desgraciadamente, en la hipócrita, hiriente e histérica dictadura capitalista abundan los “creadores de riqueza” con mentalidad guerrera, o de Rafael Guerra “Guerrita”, que quieren decir: primero yo, luego nadie, después mis capataces, y a casi todos los demás que los den por allí. Y cada día son más los bien intencionados creadores de riqueza que se ven obligados a pervertirse o prostituirse por las opacas circunstancias que pone o impone la diabólica, cruel, ciega y dictatorial globalización.

Globalización banal o frívola…exclusivamente material para dar más privilegios a las élites establecidas…o de nuevo cuño, en la misma dirección…casi todo el resto de mortales que se odien o destrocen entre ellos. Globalización que nada tiene que ver con las lógicas de las culturas y cultivos de las quietudes, inquietudes y transparencias que necesitan las desmotivadas mayorías ciudadanas nacionales e internacionales. Globalización tóxica donde la justicia social es imposible, donde la desigualdad en todos los órdenes o desórdenes es demencial, donde la dignidad humana casi ha desaparecido, donde los “jamacucos” que producen la tensión y la presión del sistema van de menos a más, donde los jornales y jubilaciones que nos planifica el ultra capitalismo son de juzgado de guardia… de motines casi continuos y genéricos, o de motos que van contra dirección.

No, no se puede vivir ni rendir en lo laboral…y quizá en nada…cuando lo efímero sustituye a lo duradero, cuando la incertidumbre releva a la certeza, cuando la amenaza desplaza a la concordia y conciliación, cuando confunden o hacen confundir publicidad con realidad o endeudamiento con crecimiento. ¡La cantidad de tiempo y placidez que hacen perder los del más de lo mismo o peor para intentar seguir manteniendo o potenciando sus cuestionados y putrefactos honores y beneficios! ¿Hasta cuando y hasta cuanto aguantarán las ciudadanías más desfavorecida o concienciadas… los errores, horrores y terrores que causan los profesionales de las demagogias y las desigualdades?

Es verdad que todavía quedan gilipollas de abajo que votan a desalmados o gilipollas de arriba. Pero, a los ultrapopulistas:¿no les basta con las derrotas que los populistas les han ocasionado en los referendos del Reino Unido, Colombia, Italia… o en las elecciones de EEUU…para que se caigan del guindo o rectifiquen sus equivocadísimas aptitudes y actitudes? A estas alturas y bajezas: ¿alguien con un mínimo de entendederas, duda, que los actuales dirigentes son tan populistas –en el peor sentido de la palabra-, o más, que los que aspiran a dirigirnos?
¡Cuánto más tarden en marcharse o en hacer su trabajo mucho mejor…más culpables son… del caos que nos rodea, asfixia y bloquea!

No, no es de extrañar que ante las penúltimas “motivaciones” que palpamos en la salida, trayecto y meta que nos propone esta globalización, los motines empiecen a ser imperecederos y multitudinarios… porque estamos hasta la motera de los ruidos, humos, peligros y contaminación de las motos que nos venden los de siempre o casi siempre. Aquí y allí, ayer y hoy, lo que es letal a corto o medio plazo son… estructuras, organigramas y planes que ya son anacrónicos definitivamente…por extravagantes, y porque han perdido el aval y la credibilidad para el futuro de casi toda la humanidad.

La globalización, esta globalización conducida por insaciables y furibundos mercaderes es un rotundo fracaso de forma y de fondo…porque lo único que va consiguiendo es que la desmotivación, la explotación o la esclavitud de demasiados seres humanos… sean tan criminales como reales. Con motivaciones amenazantes o artificiales… casi todo deriva en motines justificados y en motos para el desguace. Clamamos y reclamamos motivaciones luminosas y decentes. ¡Basta ya de ultras populistas tan babosos como estridentes!

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios