www.diariocritico.com
Pedro Almodóvar, ¿qué he hecho yo para merecer esto?

Pedro Almodóvar, ¿qué he hecho yo para merecer esto?

jueves 07 de abril de 2016, 13:33h
Pedro Almodóvar es la prueba viviente de que en España, en pleno Siglo XXI, siguen existiendo dos Españas, que la envidia sigue siendo nuestro principal defecto y que nadie es profeta en su tierra. Este viernes se estrena la nueva película del director manchego y más de medio país espera con ansia que la película sea malísima y resulte un fracaso absoluto. La aparición de su nombre y el de su hermano entre los implicados por los conocidos como 'papeles de Panamá' no ha hecho sino echar más leña al fuego. En los tiempos de las redes sociales, se avecina linchamiento para uno de los personajes más extremos de la cultura española.

No ha sido una buena semana para el director de 'Hable con ella', su vinculación con los 'papeles de Panamá' y la muerte de una de sus actrices fetiches, Chus Lampreave, han dinamitado la promoción de su nueva película, 'Julieta', y han desviado el foco de lo puramente cinematográfico a otros factores. Claro que, sin éstos hechos, sus muchos detractores ya sabían lo mala que iba a ser su nueva obra y lo indignados que se iban a mostrar por las subvenciones recibidas con el dinero de todos. Su cine y su personaje es tan radical que sólo admite posiciones extremas, quiérele u odiále, lo que lleva a algunos a ensalzar cualquiera de sus bodrios y a otros a denigrar sus mejores películas. Claro que por cada fan que piensa que 'Kika' es una gran película hay cinco 'haters' que son incapaces de reconocer las virtudes de 'Todo sobre mi madre'.

Es cierto que el manchego es uno de los directores más irregulares que conozco, capaz de alternar obras maestras y petardos sin pestañear. Claro que no es algo extraño en alguien tan extremo como Almodóvar, una persona llena de contradicciones, por un lado, el rompedor y transgresor social que ayudó a modernizar este país, por otro, el tipo que es capaz de ponerse a recitar todo el santoral español en su agradecimiento de los Oscar. Es normal que alguien así suscite las mayores filias y fobias, éstas últimas mucho más claras en nuestro país donde la cuestión del cine es uno de los elementos más arrojadizos en nuestras continuas luchas cainitas.

Claro que Almodóvar está mucho mejor valorado fuera de nuestra fronteras que en nuestro país. Puede que sea porque en el extranjero son más objetivos y pueden ver una película de Almodóvar sin todo el trasfondo que conlleva en España. Y es que Almodóvar se ha hecho notar mucho políticamente, siendo uno de los rostros visibles de la Plataforma de Ayuda a Zapatero, comúnmente, 'los de la ceja'. Un epíteto que le acompañará siempre, a pesar de haber señalado que "la segunda etapa de Zapatero fue un auténtico desastre". También fue una de las figuras públicas más significadas del 'no a la guerra' de Irak, siendo uno de los responsables de leer el manifiesto contra la invasión de Irak y el Gobierno de Aznar en la masiva manifestación que tuvo lugar en Madrid el 15 de febrero de 2003. Mucho más grave fue, sin embargo, su acusación de que el PP había estado cerca "de provocar un golpe de Estado" el día antes de las elecciones generales de 2004, tras los atentados del 11M, haciéndose eco de un rumor que corría a través de Internet.


Abandono de la Academia de Cine

El creador de 'La ley del deseo' ha cometido otros errores, por ejemplo, marcharse de la Academia del Cine, en una decisión que los hermanos Almodóvar justificaron por no estar de acuerdo con las normas de votación, pero que sonó a berrinche por no recibir más premios. También dar cancha a sus críticos, principalmente a Carlos Boyero, al que acusó de una campaña de "acoso y derribo", lo que demuestra una nula capacidad de autocrítica. Y luego están los famosos 'papeles', los hermanos Almodóvar tuvieron una sociedad registrada en las Islas Vírgenes Británicas desde 1991 a 1994. Esta semana Agustín, el hermano mayor, ha publicado una nota en la que declara que: “Desde los primeros momentos de constitución de El Deseo, Pedro y yo nos repartimos las tareas y obligaciones de una forma muy clara. Yo me hice cargo de todos los asuntos referidos a la gestión de la empresa, y él se dedicó a todos los aspectos creativos. En este contexto, me gustaría aclarar que la constitución de la sociedad en 1991, se debió a la recomendación de mis asesores ante una posible expansión internacional de nuestra empresa. No obstante lo anterior, se dejó morir la sociedad sin actividad debido a que no encajaba con nuestra forma de trabajar. Lamento profundamente el perjuicio que está sufriendo la imagen pública de mi hermano, provocado única y exclusivamente por mi falta de experiencia en los primeros años de andadura de nuestra empresa familiar. En todo caso, reitero que tanto mi hermano Pedro como yo mismo, así como nuestra productora, nos encontramos al corriente de todas nuestras obligaciones tributarias”.

Parece claro que en este caso hay otros nombres más importantes y más salpicados que el de los Almodóvar pero también parece evidente que para alguien que se ha hecho señalar tanto dentro de la izquierda y el reparto social, la creación de ésa sociedad le deja en muy mal lugar, aunque sólo sea desde el punto de vista ético. Cuesta entender también que el director no haya aprovechado la promoción para salir, dar su opinión sobre el asunto e intentar zanjar todo el asunto, aunque también puede parecer comprensible que prefiera que se hable de la película y no del escándalo.

De todas maneras cuesta pensar que la visión de la película vaya a ser neutra, muchos irán al cine con una opinión preconcebida, otros se la descargarán para poder masacrarla y habrá también quien la critique sin haberla visto. La polémica vuelve a estar servida, nuevamente el cine vuelve a quedarse en segundo plano. Una pena porque Almodóvar es un gran director, aunque desde luego no uno regular. Lleva tres películas seguidas irregulares o, sencillamente, malas y no saca una buena película desde hace diez años con 'Volver', lo que ha hecho que sus detractores saquen pecho, sobrevalorado es lo más bonito que recibe, y esperan con ansia el nuevo vapuleo de Boyero. Pero en su filmografía sigue contando con más y mejores películas que cualquier director español coétaneo o posterior. Títulos como '¿Qué he hecho yo para merecer esto?', 'La ley del deseo', 'Mujeres al borde de un ataque de nervios', 'Átame', 'Todo sobre mi madre', 'Hable con ella' o 'Volver' deberían bastar para dejar de denigrar su talento, por muchos 'abrazos rotos' y 'amantes pasajeros' que contenga. Pero no, este viernes habrá gente tan indignada con 'Julieta' como si su banco les hubiera robado los ahorros de toda su vida...

Y es que en España no perdonamos el éxito, si las películas de '¡Pedrooooo!' pasaran sin pena, ni gloria, tendría un pase. Incluso cuando se muriera nos pondríamos solemnes en Twitter y sacaríamos nuestra mejor chispa para explicar cuanto nos gustó 'Mujeres al borde de un ataque de nervios', pero no, Almodóvar es, con mucho, el director más conocido del cine español y eso sí que no podemos perdonarlo.

Otras noticias

- Cuéntame Imanol Arias qué hacías en Panamá...

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios