www.diariocritico.com
Una joven de Logroño reclama 3 millones por haber sido intercambiada al nacer por un error humano
(Foto: EFE)

Una joven de Logroño reclama 3 millones por haber sido intercambiada al nacer por un error humano

miércoles 08 de septiembre de 2021, 09:59h

Una joven de 19 años de Logroño ha reclamado a la Consejería de Salud de La Rioja una indemnización de 3 millones de euros por haber sido intercambiada al nacer en el hospital San Millán.

Los hechos ocurrieron en el año 2002 en el hospital San Millán de Logroño, un centro que ya no existe. Dos niñas, que nacieron el mismo día y precisaron incubadora, fueron intercambiadas y dadas a los padres equivocados.

La Consejería de Sanidad riojana ha declarado que todo se debió a un "error humano" y que no se ha podido discernir quién fue el autor o autora material de dicho error, pues subrayan que los sistemas de identificación de hace casi 2 décadas "no estaban con tanto detalle como ahora", han señalado.

La joven que descubrió todo demanda 3 millones, pero la Consejería de Salud, de momento, solo le ofrece 215.000 euros. Desde el organismo han lamentado lo ocurrido y han asegurado que la Consejería está "profundamente volcada" en resolver la reclamación y han ofrecido también su disposición y apoyo a las familias.

Han lanzado un mensaje de tranquilidad a la población destacando que a día de hoy es "imposible" que un fallo de ese calado pudiese suceder porque, según han precisado, los sistemas de identificación han evolucionado y ahora a los recién nacidos se les identifica con una muestra de sangre del cordón umbilical.

Cómo se reveló todo

La demandante ha denunciado daños morales por el fallo, pues la joven nunca vivió con sus presuntos padres, a los que fue dada en el hospital, y fue su abuela la que la crió.

La abuela (que, tras los resultados, no era su abuela biológica) consiguió la custodia de la pequeña para hacerse cargo y en 2017, tras unos problemas relativos a la manutención de la joven, demandó a su supuesto padre biológico y este se negó a pasarle ningún tipo de pensión alegando que no era su padre.

La justicia ordenó una prueba de ADN que reveló que no era su padre biológico y al año siguiente se supo que la que creía que era su madre, en realidad, tampoco lo era, por lo que la menor (por entonces tenía 15 años) se dispuso a averiguar su verdadera identificación.

En la actualidad están pendientes de conocer las pruebas genéticas del que podría ser su padre biológico, pues la que podría ser su madre falleció en 2018.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios