www.diariocritico.com
'The Leftovers' 3x06: el imposible orden del caos
Ampliar

'The Leftovers' 3x06: el imposible orden del caos

martes 23 de mayo de 2017, 12:05h
Quedan solo dos capítulos para que termine 'The Leftovers' y, si todo sigue a este nivel, pase a engrosar las filas de las series grandes, las que dejan poso. Puede que sus niveles de audiencia la marginen como a una serie de culto pero, si existe algún tipo de justicia divina, la debería pasar como 'The Wire' y encontrar, nunca mejor dicho, una segunda vida después de que los que la hemos visto hagamos correr la palabra de que no puedes considerarte un verdadero 'seriéfilo' sin haber visto antes esta maravilla creada por Damon Lindeloff.

((ATENCIÓN SPOILERS))

Este sexto capítulo ha sido uno de personajes más que de trama, en concreto, ha sido el episodio que se merecía el personaje de Laurie, interpretado con todos los matices posibles por Amy Brenneman. La ex mujer de Kevin ha pasado por casi todo en la serie, de miembro de la peligrosa secta de los Remanentes Culpables a intentar ayudar a los demás mediante una estafa no lucrativa. Laurie ha sido la voz de la razón desde su salida del culto y la que ha intentado lidiar desde la piscología con los problemas de los demás. Pero el clima apocalíptico que se vive ante el inminente séptimo aniversario de la Desaparición Súbita no le es ajeno y está muy lejos de tener todas las respuestas.

El capítulo ha comenzado con un prólogo en el que nos enteramos como se unió a la secta, después de no saber qué decirle a la madre del bebé que desaparecía en el primer capítulo de la serie y sin saber cómo, ni porqué, su feto de 16 semanas desaparecía bajo su mirada en una revisión rutinaria, Laurie intentaba suicidarse. No tenía las respuestas para ella, ni mucho más para los demás, pero en el último momento se echaba atrás y se terminaba uniendo a los únicos a los que no parecía importarles ni las preguntas, ni las respuestas, solo el silencio total, los Remanentes Culpables. Luego el episodio ha ido intercambiando dos escenarios, el primero el rancho australiano en el que se encuentran Kevin Junior y Senior, además de Grace, la dueña del mismo, John y Michael que lo hicieron después de llamar a Kevin y que este les contestara y les dijera su paradero. Y un segundo, que es temporalmente anterior al primero, en el que Laurie vigila desde una furgoneta al más puro estilo Scooby Doo, junto a Matt y a Nora, a las físicas que, supuestamente, tienen una máquina capaz de llevar al lugar donde se encuentran los desaparecidos.

Al primero llega Laurie con su furgoneta y un ojo morado. Todo el mundo sospecha que ha llegado para intentar evitar lo que está a punto de pasar. Han vuelto a pedir a Kevin que muera para poder localizar en el hotel del más allá a varias personas clave. Kevin Senior quiere localizar al chamán que le tiene que enseñar la parte de la canción que falta para así poder detener el diluvio, John quiere que Kevin le haga saber a Evie que siempre fue querida y Grace quiere que Kevin pregunte a sus hijos dónde han puesto los zapatos que nunca encontró tras su desaparición. Laurie entra diciendo que quiere ser parte de lo que ocurra allí pero se ríe cuando le cuentan sus propósitos, volver a casa, un corazón y coraje, todos tienen un deseo y Kevin parece dispuesto a ir a la Ciudad Esmeralda a conseguirlo. Su antiguo suegro le echa en cara que ella fuera la única comprensiva cuando comenzó a escuchar voces pero que esa comprensión se tradujera en traición cuando le internó en un manicomio. Esto se lo dice durante un trasunto de Última Cena, la noche antes del aniversario, en la que con Kevin Junior ausente pensándose su destino, los demás adoptan un personaje de la misma. Kevin Senior se otorga el de Pedro, Laurie entonces dice que ella es María Magdalena pero su ex suegro la corrige diciéndole que ese personaje le corresponde a Nora, y le dice que ella es Tomás, el apóstol que duda, a lo que ella le responde que no, que no es Tomás sino Judas, alguien con mucho más valor, capaz de pasar a la acción. En ese momento se comprende que les ha drogado para que se duerman y poder recibir a solas a Kevin cuando este vuelva. Este, como era de esperar no sale huyendo y vuelve para afrontar lo que sea que le tenga preparado el destino. Su última conversación es antológica, uno de los grandes momentos de la serie y el capítulo, pero no el único, teniendo, al menos, otros dos momentos de similar calado.

"Nos hemos ido todos"

No queda claro si Laurie ha organizado todo esto para poder ayudar a Kevin en caso de que no quiera o tenga dudas sobre lo de tener que morir otra vez. Lo que está claro es que al verle convencido, por una vez, le deja hacer. Ella ya no quiere ser el personaje que arruine la diversión a los demás, si el mundo es un caos, ella ya no puede hacer nada. Su última conversación es también su despedida, el momento que aprovechan para contarse las cosas que nunca se dijerom, como que Kevin mató por accidente al hámster de su hija, que Laurie se gastó miles de dólares en un spa mientras creían que estaba en una conferencia, que Kevin odiaba su casa, que Laurie estaba embarazada el día de la Desaparición Súbita... Es una despedida sentida, el hecho de que los dos estén de acuerdo en que ninguno quería un nuevo hijo lo hace todo más agridulce. Cuando él le pregunta si Nora también se ha ido, ella le responde "nos hemos ido todos", un gran resumen para esta gran serie.

Pero no es el único gran momento del episodio, tras varios momentos de tensión en la furgoneta, Laurie y los hermanos Jamison, Matt y Nora, comienzan a seguir a las físicas hasta llegar a un acantilado desde el que ven un autobus donde, supuestamente, tiene que estar la máquina que manda a la gente al más allá, según dicta la razón, friéndolos hasta matarlos, según la esperanza del desesperado, enviándoles al lugar donde se reencontraran con sus seres queridos. Tras los episodios pasados, Nora busca una resolución a todo, no puede seguir viviendo bajo la pena de la pérdida, ya ha decidido tiempo atrás que lo único que desea es probar. Por su parte Matt ha encontrado la calma tras los bizarros eventos del capítulo anterior, ya no piensa que sea un enviado de Dios, sabe que sigue enfermo y no tiene ningún interés en volver a ver a su supuesto Mesías, es el momento de quedarse con la gente a la que quiere, con su familia, con su hermana. Cuando esta cuenta la historia del balón hinchable durante el partido de béisbol y la tremenda desilusión que supuso que el ujier terminara cogiendo el balón y deshinchándolo, preguntándose porqué nadie querría hacer ese trabajo, Laurie nos cuenta la clave del capítulo, porque si no lo hiciera el balón podría terminar en el campo y provocar el caos. Ella ha sido siempre el ujier, la aguafiestas que ha intentado mantener el orden y evitar el caos. Pero el mundo no ha hecho sino contradecirla y desde la Desaparición Súbita todo es caos.

Su despedida de los Jamison es hasta siempre, cuando decide que es el momento de ir hacia el rancho y se lo dice a Matt, este le responde que es el momento de quedarse con la familia y Nora responde con un "Ok" y un abrazo fraternal que es de las cosas más bonitas y devastadoras que se han emitido nunca por televisión. Lo que ocurre en el rancho ya lo he contado, falta el epílogo. Al final Laurie decide seguir los involuntarios consejos de Nora sobre la conveniencia de suicidarse buceando y sale en una lancha con ese propósito, antes de hacerlo recibe una llamada casual de sus hijos, es otro momento brutal. En cualquier serie menor sería un momento para echarse atrás, aquí no. Quedan dos capítulos y la serie nos ha dejado a tres de sus personajes principales al borde del suicidio, cada uno por un motivo distinto, Nora quiere volver a sus hijos, Kevin no puede decir que no cuando le necesitan y Laurie busca la paz ante un mundo para el que ya no le quedan respuestas. Pase lo que pase, no quiere volver a ser la que desinfle las ilusiones de los demás, la que intente poner orden a un mundo caótico.

- Más noticias sobre 'The Leftovers'

- 'The Leftovers' 3x05: bombas nucleares, orgías, el león y Dios

- The Leftovers 3x04: "Acéptame, me habré ido en un día o dos"

- 'The Leftovers': 3x03: que se joda el espectador medio

- 'The Leftovers' 3x02: Nora, la maldita

- 'The Leftovers' 3x01: el reencuentro

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.