www.diariocritico.com
'La última boqueá': un mar donde ahogarse de pena y de vida
Ampliar

'La última boqueá': un mar donde ahogarse de pena y de vida

viernes 29 de septiembre de 2017, 17:02h
Sevillana de origen, aunque madrileña de adopción, la compañía Teatro a la Plancha combina lo grotesco, lo esperpéntico y lo existencial en sus montajes. El último, ‘La última boqueá’, estos días puede verse en Cuarta Pared. Se trata de una comedia de velatorio, como la califica la propia compañía, escrita y dirigida por Selu Nieto que, por si ese trabajo fuera poco, es también uno de los tres intérpretes del montaje junto a sus divertidísimos compañeros María Díaz y Manuel Ollero Piñata.

Con claras influencias del esperpento de Valle-Inclán y del teatro existencial y sureño de La Zaranda, el humor y la muerte atraviesan ‘La última boqueá’ de principio a fin. Todo gira en torno a un grupo de amigos que viven en una pequeña isla perdida en medio del océano. Son cuatro -tres hombres y una mujer-, pero uno de ellos yace muerto sobre una mesa del único chiringuito del lugar. Allí reunidos en lo que parecen ser los momentos previos al entierro del cadáver, mientras que sus compañeros de fatigas y jaranas lo recuerdan entre risas, llantos, filosofías sobre lo cotidiano y, de paso, unas copitas de vino como las que siempre tomaban cuando el amigo muerto aún estaba vivito y coleando…

Cuando el espectador accede a su butaca, el trío de amigos vela el cadáver del compañero muerto tan compungido (“¡qué pena...!”) como resuelto a seguir viviendo (“¡Vivir, coño…!”). El sol cae con fuerza sobre la arena de la playa donde están. El vaivén de las olas solo se entrecorta por el tarareo de algunas canciones que los amigos cantan en homenaje al finado (“¡Ay, pena, penita pena, pena de mi corazón..!”) , y, de vez en cuando, el potente silbido de la sirena de algún transatlántico que bordea la isla y que, más adelante, tendrá un papel decisivo en el desenlace de esa fiesta luctuosa.

Humor, costumbrismo, poesía, amor a la vida y el retrato lúcido de tres tipos encarcelados en su propio espacio vital es el cocktail entre dulce y amargo que nos sirve en ‘La última boqueá’ Teatro a la Plancha en tres interpretaciones hilarantes y entregadas de María Díaz, Manuel Ollero Piñata y Selu Nieto que fijan la atención y consiguen la complicidad del público del primer al último minuto del montaje en un espectáculo muy serio acerca del sentimiento trágico de la vida -como diría Unamuno- , aunque con la risa, e incluso la carcajada, aseguradas: “Pero, ¿qué buscaba ahí fuera si aquí teníamos todo?”, como dice la mujer lamentándose por la muerte del amigo. La respuesta se la da uno de los dos hombres supervivientes: “El que se lanza al mar, se ahoga”.

‘La última boqueá’

Autor y director: Selu Nieto

Intérpretes: María Díaz, Selu Nieto y Manuel Ollero Piñata

Espacio escénico: Selu Nieto, Margarita Ruesga y Carlos Villarreal Colunga

Iluminación: Guillermo Jiménez

Espacio sonoro: Ignacio Román Muñoz

Vestuario: Margarita Ruesga

Ayudante de dirección: Susana Hernández

Producción: Teatro a la Plancha

Sala Cuarta Pared, Madrid

Hasta el 30 de septiembre de 2017

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios