www.diariocritico.com

El BarMar, sustituto del MidCat, solo transportará hidrógeno verde

Pedro Sánchez, con el francés Emmanuel Macron y el portugués António Costa
Ampliar
Pedro Sánchez, con el francés Emmanuel Macron y el portugués António Costa (Foto: Pool Moncloa/Borja Puig de la Bellacasa)
jueves 08 de diciembre de 2022, 10:56h

La conexión submarina BarMar entre Barcelona y Marsella, ahora rebautizada con el nombre H2Med, se destinará únicamente al transporte de hidrógeno verde cuando entre en operación, descartando así el gas natural con el objetivo de poder aspirar a la máxima financiación posible de la UE.

Pese a que, en un primer momento, se había señalado la posibilidad de que la futura infraestructura entre España y Francia pudiera transportar gas natural, para posteriormente destinarse exclusivamente a hidrógeno verde, finalmente será un conducto construido para el hidrógeno como único fin.

La razón está en que las reglas de la Comisión Europea para pedir financiación exigen que la tubería que se construya solo vaya a transportar hidrógeno, "por lo que se trabaja sobre ese escenario".

España, Portugal y Francia aspiran a recibir una financiación del 50%

Este proyecto, anunciado el 20 de octubre en una cumbre europea, aspira a sustituir al gaseoducto MidCat, lanzado en 2003 para unir las redes de gas francesa y española a través de los Pirineos, pero que finalmente fue abandonado por su falta de interés económico y la oposición de Francia y los grupos ecologistas.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez; junto al de Francia, Emmanuel Macron, y el primer ministro de Portugal, António Costa, darán el pistoletazo de salida oficial a este proyecto este viernes en Alicante.

Una reunión previa a la Cumbre Euromediterránea (UE-MED9), a la que asistirá también la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, servirá para que los 3 países muestren su compromiso político firme con el proyecto y definan los detalles a nivel de coste, estudios viabilidad de mercado y medioambientales, así como la que será la 'hoja de ruta' para un corredor del hidrógeno verde que se prevé que esté operativo en el horizonte de 2030.

Con la puesta de largo del proyecto, los 3 países lo presentarán a la convocatoria de ayudas de la Comisión Europea, cuyo plazo acaba el próximo 15 de diciembre, para captar fondos europeos para su financiación.

A este respecto, los gobiernos de los países, así como los operadores de la red de transporte de gas llevan trabajando desde que se alcanzó el compromiso inicial en su diseño.

La financiación de Bruselas en este tipo de proyectos puede cubrir entre el 30% y el 50% del coste total, aunque han señalado que la aspiración es que se financie "lo máximo posible", puesto que se trata de una infraestructura de alto coste que tardará en ser completada.

"No está pensada para resolver la crisis de ahora, sino para la transición ecológica del futuro", señalan desde el Gobierno español.

En este sentido, el Ministerio para la Transición Ecológica ve improbable que el corredor submarino de energía verde esté finalizado en menos de 4 o 5 años, y habla de 2030 como la fecha más factible para que esté listo si finalmente la Unión Europea lo declara Proyecto de Interés Común.

Los objetivos del hidroconducto

El objetivo de H2Med es, en primer lugar, reducir la dependencia europea del gas ruso mejorando las interconexiones energéticas entre la Península Ibérica y sus vecinos europeos: España y Portugal tienen el 40% de la capacidad de regasificación de la UE, pero están mal conectados con el resto de los Estados miembros.

Sobre todo, el conducto acelerará en última instancia la descarbonización de la industria europea al darle acceso a energía limpia producida a gran escala, mientras España y Portugal se preparan para convertirse en líderes mundiales del hidrógeno verde, gracias a sus numerosos parques eólicos y fotovoltaicos.

Precisamente, el programa del encuentro EU-MED9 contempla 2 sesiones plenarias en las que se abordará la autonomía estratégica en general, pero centrada especialmente en el tema energético; y la gobernanza económica, con la mirada puesta en cómo avanzar en la modificación de las reglas fiscales.

La mayoría de los 9 países que asisten a la reunión de Alicante comparten planteamientos comunes sobre ambos temas. En el caso de la autonomía energética, hay cierta coincidencia al rechazar el tope al gas propuesto por la Comisión, al considerar su propuesta inicial, de 275 euros, muy elevada.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios