www.diariocritico.com
Los 100 mejores discos de los años 60 (del 80 al 71)
Ampliar

Los 100 mejores discos de los años 60 (del 80 al 71)

lunes 18 de enero de 2016, 11:51h

Después de repasar las 100 mejores canciones del pop español, los 50 mejores discos de lo que llevamos de década (2010-2014), y los 100 mejores discos de los años 80 ahora llega el momento de repasar los mejores discos de la conocida como década prodigiosa. Los 60 abrieron la Caja de Pandora de los sonidos, de aquí salieron los más importantes músicos de rock de la historia, en sólo 5 años, los que van de 1964 a 1969, surgieron más modas, estilos y figuras que en ninguna otra época, si el rock ya forma parte de la historia es porque también tiene parte de leyenda, como el Oeste de John Ford, y las mayores leyendas provienen de aquí, ¿conocen al Rey Lagarto? ¿Han paseado alguna vez por la Autopista 61? ¿Escucharon tocar la guitarra al Salvaje Ángel Azul? ¿Saben cuál es el reino de Sus Satánicas Majestades?... Los años 60 son territorio de leyenda.

> Los 100 mejores discos de los años 60 (del 100 al 91) / Del 90 al 81 / Del 70 al 61 / Del 60 al 51 / Del 50 al 41 / Del 40 al 31 / Del 30 al 21 / Del 20 al 11 / Del 10 al 1

80. Françoise Hardy – Ma jeunesse fout le camp... (1967)

Cuando se hace una lista de este tipo se tiende a ser lo más objetivo posible, eligiendo los discos más representativos por encima de las preferencias particulares. Pero existen discos con los que no se puede ser objetivo, 'Ma jeunesse fout le camp...' es uno de ellos para mí. Situado a mitad de la carrera de Françoise Hardy, a medio camino de sus años como la 'chica ye-yé de París' y sus discos más en la onda cantautor como 'La question', éste disco es una verdadera delicia para los amantes de la música pop. Rodeando su frágil voz con cuerdas arregladas por distintos nombres, entre ellos el futuro Led Zeppelin, John Paul Jones, 'Ma jeunesse fout le camp...' ve a Hardy alcanzar la madurez en temas como el titular o 'Il n’y a pas d’amour heureux', una canción compuesta por Georges Brassens sobre un poema de Louis Aragon, sin olvidar la melancolía pop tan propia de la casa en las magníficas, y propias, 'Viens là' y 'Voilà'. El disco que Stuart Murdock, de Belle & Sebastian, debería tener puesto en un altar.



79. Ike & Tina Turner – River Deep - Mountain high (1966)

En 1966 Phil Spector, el productor más famoso e importante del mundo, puso sus ojos, y oídos, en la carismática Tina Turner. Consciente del carácter ultra protector (por decirlo de manera suave) de su marido Ike, se le pagó 20.000 dólares para que no apareciera por el estudio y se le dejó aparecer en los títulos. Junto a Tina, Spector grabó la que él mismo considera su obra maestra, 'River Deep – Mountain High'. El single, a pesar de ser aclamado por los críticos y ser número 3 en el Reino Unido, fue un fracaso en EEUU lo que provocó que Spector se retirara del negocio durante un par de años. Antes había grabado otras cinco canciones junto a Tina Turner que se rescatarían para este LP que se publicó en el Reino Unido, debido al éxito de la canción titular. Para completarlo Ike se volvió a poner a los mandos y regrabó varios de los éxitos del dúo como 'I Idolize You' o 'It's Gonna Work Out Fine'. El resultado una maravilla con dos caras totalmente distintas. La voz de Tina es la protagonista tanto del duro rhythm & blues que perfeccionó la pareja como de las melodramáticas producciones del 'Muro de sonido' de Spector donde, además de la titular, sobresale la sobrecogedora 'A love like yours'.



78. Gene Clark - With the Gosdin Brothers (1967)

Gene Clark es el artista más subestimado de la historia de la música rock, con una carrera a la altura de la de un Neil Young o Leonard Cohen, su nombre ha caído en el limbo del olvido. Clark comenzó en los Byrds donde era el cantante y compositor principal pero problemas internos, sumados a su miedo crónico a volar, hicieron que abandonara el grupo en 1966. Fichado por Columbia, la misma compañía que su ex grupo, Clark entregó un maravilloso debut en solitario donde se mezclaban folk rock, psicodelia barroca y gemas que anticipaban el country rock como 'Tried so hard'. Acompañado en las armonías por los Gosdin Brothers (cuyo 'Sounds of goodbye' es otra maravilla olvidada) el disco recibió espléndidas críticas pero nulo respaldo comercial, algo que se repetiría demasiadas veces en su espléndida carrera en solitario.



77. Captain Beefheart & His Magic Band – Safe as milk (1967)

Uno de los grandes discos de blues rock de la historia lleva la firma de uno de los artistas más idiosincráticos del rock, Don Van Vliet, mejor conocido como Captain Beefheart. A pesar de sus fuertes raíces en el blues del Delta en 'Safe as milk' ya se aprecian muchas de las marcas de la casa, como los compases extraños de 'Dropout boogie' o 'Abba zaba', las letras surrealistas de 'Electricity' y el aullido de su voz reminiscente del de Howlin' Wolf. Luego vendría el extrañísimo 'Trout mask replica', uno de los discos más alabados de la historia pero que, en mi humilde opinión, no supera las bondades de 'Safe as milk'.



76. B.B. King – Live at the Regal (1965)

El bluesman eléctrico más famoso de todos los tiempos. La leyenda de B.B. King se engrandece con sus magníficos directos de los que hay maravillosos ejemplos a lo largo de su discografía, como 'Blues is King' o 'Live in Cook County Jail, pero ninguno tan significativo como 'Live at the Regal', grabado el 21 de noviembre de 1964 en Chicago, la capital del blues eléctrico. El disco sirve como grandes éxitos de un artista que llevaba grabando desde los años 40 y que para esta fecha ya había alcanzado una maestría total a la hora de tocar y cantar. Y es que todos hablan del King guitarrista, uno de los más grandes de todos los tiempos, capaz de expresar más con una sola nota que el resto de guitarristas con 20, pero muchos se olvidan de lo gran cantante que es Riley King, con uno de los mejores 'falsettos' del negocio. 'Live at the Regal' es la mejor toma de contacto con una obra inmensa.



75. The Sonics - Here are the Sonics (1965)

Se conoce como rock de garaje a la música cruda y directa que muchos grupos de EEUU y Canadá entregaron a mediados de los años 60 como respuesta a los grupos de la Invasión Británica. Muchos de estos grupos no pasaron de entregar una o dos grandes canciones, recogidas en los fundamentales recopilatorios 'Nuggets', pero hubo otros que lograron sacar excelentes discos. Ninguno mejor que 'Here are The Sonics' el disco de debut de estos salvajes de Seattle capaces de helar la sangre con su derroche de adrenalina y los demenciales alaridos de Gerry Roslie. Un cantante capaz de entregar cuatro clásicos que se adelantaban más de una década a la llegada del punk, 'The witch', 'Strychnine', 'Boss Hoss' y, por encima de todas, 'Psycho'.



74. The Doors - Strange days (1967)

El segundo disco de los Doors se componía fundamentalmente de canciones que habían realizado para su debut pero no habían pasado el corte. Aun así el nivel del disco es increíble, con clásicos claros como 'People are strange' o 'Love me two times', además de los más de diez minutos de la épica 'When the music's over' en la que Jim Morrison lo dejaba claro: "Cancelen mi suscripción para la Resurrección".



73. Etta James – At last! (1960)

Para 1960 Etta James era toda una veterana de la escena rhythm & blues, a pesar de contar solo con 22 años de edad, pero ese año los hermanos Chess se enamoraron de su voz y la ficharon para el sello de Chess, Argo. Leonard Chess vio en ella el potencial de traspasar su éxito a las listas pop y para ello recubrieron su garganta de terciopelo con maravillosas cuerdas. Las diez canciones elegidas encuentran en la voz de Etta su versión definitiva, ya sean clásicos de blues, 'I just want to make love to you', viejos standards de jazz, 'Stormy Weather' o 'A Sunday Kind of Love', o rhythm & blues, como en 'Tough Mary'. James se descubre como la vocalista perfecta, capaz de erizar la piel en baladas como 'All I could do is cry' o 'Trust in me' y de gritar como un diablo en las piezas más movidas como 'I Just Want To Make Love To You' o 'Tough Mary'. Por si fuera poco está la canción titular, tres de los minutos más emocionantes de la historia, por mucho que los hayan machacado en anuncios y películas.



72. Creedence Clearwater Revival - Willy and the poor boys (1969)

'Willy and the Poor Boys' es el cuarto disco de la Creedence y el segundo de su trilogía de clásicos, junto a 'Green River' y 'Cosmo's factory'. En esa época todo lo que tocaba John Fogerty se convertía en oro. Aquí están su mejor canción, 'Fortunate son' (un grito de rabia ante el reclutamiento para la guerra de Vietnam), además de varios clásicos más de la altura de 'Down on the corner', las versiones de 'Cotton fields' y 'Midnight special' y el épico final con 'Effigy'.



71. Johnny Cash – At Folsom Prison (1968)

Johnny Cash siempre tuvo en mente poder tocar su clásico de 1955, 'Folsom Prison Blues', delante de los presidiarios que abarrotaban sus muros. El 13 de enero de 1968 pudo ver cumplido su sueño. No había mejor público posible para su colección de canciones sobre tipos que disparaban a un hombre en Reno sólo para verle morir, que asesinaban a su pareja después de esnifar coca, que cuentan los últimos 25 minutos antes de que les cuelguen o que prefieren morir en la horca antes que confesar que estaban en la cama con la mujer de su mejor amigo...

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.