www.diariocritico.com

¿Estamos locos o qué?

La columna de Gema Lendoiro: ¿Qué está pasando por la cabeza de don Juan Carlos?

La columna de Gema Lendoiro: ¿Qué está pasando por la cabeza de don Juan Carlos?

lunes 16 de abril de 2012, 11:07h

Nunca me habría podido imaginar leer tanta crítica hacia la Familia Real en la prensa. Que los tiempos han cambiado una barbaridad ya es algo más que obvio. De sobra es sabido que siempre existió un acuerdo tácito entre la Casa Real y los medios de silenciar muchas de las cosas que parecía que no interesaba ser contadas. Pero las redes sociales y los comentarios sin censura de los medios digitales no tienen reparo en decir lo que piensan, no tienen intereses creados y ya nadie se quiere callar. Incluso en los medios de comunicación parece abierta ya la veda de decir lo que se piensa sobre el Rey y su familia. Su real familia.

No deben de ser buenas horas para el monarca. Desconozco si es una actitud motivada porque ya nada le interesa o porque todo le da igual lo que viene a ser lo mismo. Pero no parece muy adecuado marcharse, justo cuando ya se han terminado las vacaciones de Semana Santa, a cazar elefantes a África. (Cuestiones aparte de lo mezquino que me parece matar a un animal tan noble por puro placer)Y sí, no parece que nos haya costado dinero a los españoles porque parece que ha sido invitado por un particular. Menos mal.  Y sí, como dicen muchas voces el Rey consigue a sus grandes aliados viajando, yéndose de caza o de vacaciones. Pero no es el momento más adecuado para ese tipo de vacaciones. Es una lástima pero es muy cierto el dicho que reza que lo que está bien hecho, bien parece. Y una Familia Real tiene que dar ejemplo y esta no lo está dando.

¿Tiene el Rey derecho a hacer lo que le dé la real gana en su tiempo libre? Afirmativo. Pero ¿se considera tiempo libre una semana entera en la que todo el mundo está currando y quién no lo está es porque no tiene trabajo? ¿Cuántas vacaciones tiene el Rey? ¿Cuántos días descansa al año? Porque se supone que se les paga por eso, por trabajar, por representar a España y cazar elefantes con un empresario saudí no parece la mejor manera. Es, cuando menos, provocador. Me recuerda a la frase atribuida a María Antonieta cuando se le dice que el pueblo no tiene pana para comer y responde "pues que coman pasteles". Es, ¿cómo decirlo? Una falta de sensibilidad ante la situación tan delicada que pasamos. Falta de empatía. Es como ir a un funeral alegre y risueño. Sí, uno no tiene porqué sentir dolor ni tristeza pero sí guardar las formas y mostrarse al menos, comedido.

Me viene a la mente las imágenes de los años que los ahora reyes fueron príncipes, esa época que doña Sofía definió "cuando no éramos nadie" y que tanto lucharon por recuperar la Corona y cuando su comportamiento era tan ejemplar. O los difíciles años de la transición o el momento del golpe de Estado. Me pregunto que habrá pasado por la cabeza de Su Majestad que siempre parecía tomarse tan en serio su puesto. ¿Y la Reina? ¿Qué hace nuestra reina celebrando la Pascua cristiana ortodoxa si es católica? ¿Por qué no volvió inmediatamente para estar al lado de su marido? Nos imaginamos la razón pero ¿es necesario que sea tan evidente a los ojos de todos los españoles?

Ya sólo nos queda un episodio como el de Carlos de Inglaterra y su famosos tampax. Que Dios nos coja confesados...

Sígueme en twitter

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

9 comentarios