www.diariocritico.com

Helga de Alvear, galerista y coleccionista de arte: "Busco obras que me conmuevan"

-   "Nunca doy explicaciones sobre los artistas que elijo"

jueves 06 de noviembre de 2014, 19:39h

  • Helga de Alvear/Foto: Luis Asín


  • Viajero frente a un mar de nubes

Desde que en 1967 comprara su primera obra de Fernando Zóbel, Helga de Alvear ha creado una colección que, actualmente, cuenta con más de 2.500 obras y que en los últimos años ha  cedido  para que el público  pueda acceder  a ella, a través  de exposiciones en Badajoz, Lisboa, Hamburgo , Santiago de Compostela o Madrid. entre otros nombres , en la colección  figuran obras de  Helena Alemida, Francis Alys, Olafur Eliasson, Christian Marclay, Jeff Wall, Thomas Hirschhorn, Jorge Galindo o Ai Weiwei.
 
Helga de Alvear (Kirn/Nahe, Alemania, 1936)fue antes Helga Müller, hija de un empresario alemán y hoy  es una de las  mejores coleccionistas  privadas de arte contemporáneo y  propietaria  de una  de las galerías de arte  más prestigiosas  de España." "Ambas  actividades  me  apasionan  por igual", nos confiesa.
 
Ponemos a  la galerista   en el dilema de escoger entre Nombres consagrados   o  artistas emergentes, De Alvear no lo duda  ni un momento: " Apuesto por los buenos artistas". Y añade que, aunque  pueda parecer otra cosa, esa no es tarea fácil:     "Buscarlos  y encontrarlos,  requiere tiempo".
 
Cuando le hablamos  de ese  afán inversor que, al parecer,   ha inundado el arte en los ultimos   tiempos,  le planteamos   si no es esta una forma de  adulterarlo, y Helga ,  como  Jesús  en el Nuevo Testamento, viene a decirnos  que  a Dios lo que es de Dios y al César lo que es del César: "Para mí el arte no es una inversión, tengo que enamorarme de la pieza, busco  obras que me conmuevan...".Estudió en Suiza y, desde muy joven viajó para aprender idiomas: "Creo que conocer cualquier cultura es fundamental en la vida", nos dice. Recaló en Londres  y  Madrid Y fue  en la capital de España donde  se cruzaron en su vida  dos personas decisivas: el arquitecto Jaime de Alvear, con quien se casó y  tuvo   tres hijas(María, Ana y Patricia), y   Juana Mordó,    la inolvidable  galerista, con quien colaboró, a quien ayudó económicamente, y a quien  fue  fiel hasta su muerte ,  en 1984. 


Un aventura  personalísima
Helga  sucedió a Juana  para  continuar  durante  10 años  con el modelo artístico y de gestión  de la galería de su predecesora.  Pero  en 1995 dio un  giro  de 180 grados  con la apertura  de una nueva  , que lleva su nombre, " Galería Helga de Alvear".Ubicada en   el número  12 de la calle  Doctor Fourquet, justo al lado del  Museo  Reina  Sofía. Allí, en sus   más de 900 metros cuadrados,  la galerista apuesta por el arte contemporáneo internacional, y   especialmente por la fotografía, el vídeo y la instalación. Es , posiblemente  junto a la de Juana Aizpuru, también en Madrid(calle Barquillo),  una de las galerías más sólidas y de mayor trayectoria del panorama español  y con el reconocimiento internacional.
 
Siempre contundente en sus respuestas, Helga de Alvear   nos oculta cualquier   pista para  saber por dónde andan ahora sus intereses artísticos. Para eso le  ponemos   algunos nombres  sobre la mesa: Takashi  Murakami, Jason Martin, Louise Bourgeois, Anselm Kiefer, Anish Kapoor, Gerhard Richter, Rashid Rana..., ¿Con cual de ellos se queda, le preguntamos, y la galerista y coleccionista  hispano-alemana   nos  contesta d forma directa y concluyente: "Nunca doy explicaciones sobre los artistas que elijo".
 
Su nombre  ha estado vinculado  a ferias de la relevancia de Art Basel, Fiac en París, Feria de Colonia, o la colaboración para la creación de la feria de Arco en Madrid  en 1982. En 1986 hizo su primera exposición de fotografía  y,unos años después, en 1990, llevó a Fontcuberta y Vallhonrat a la feria de Basilea, lo que constituyó  un verdadero  "escándalo"  en el mundo del arte, hasta el punto de que    la quisieron echar de ella. Hoy, afortunadamente, la fotografía   es ya universalmente reconocida como una forma más de arte. Estas y muchas  otras contribuciones,le han  hecho acreedora  a distinciones como  la Medalla de Extremadura en 2007; la   Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes,  concedida por el Ministerio de Cultura en 2008; la Medalla de Cáceres en 2011 y el Premio de la Fundación Arte y Mecenazgo en la categoría Coleccionista en 2012.
 
La Colección Helga de Alvear será definitivamente donada al Gobierno Regional de Extremadura  cuando finalicen los trabajos de construcción del edificio diseñado por los arquitectos Mansilla + Tuñón Arquitectos.
En ese   espacio ya se han organizado cuatro exposiciones monográficas: Márgenes de silencio (2010),  Historias de la vida material (2011),  Aproximaciones I. Arte español contemporáneo en la Colección Helga de Alvear (2011) y   Juegos de lenguaje. Una introducción al arte de nuestro tiempo (2012).
 
El buen gusto  es intemporal y,  acaso por eso mismo,   a Helga  de Alvear  le hubiera gustado coincidir  en el tiempo  con  Caspar David Friedrich (1774-1840) el  romántico  alemán, al menos  por  ese cuadro  que  hoy puede verse en un museo de Hamburgo- el  Kunsthalle-,  " El caminante sobre el mar de nubes", que pintó en 1818. Sugerente, conmovedor, metafísico, ese viajero  podría  ser  la misma  Helga de Alvear  que  sabe muy bien que , al final, todos  estamos solos  ante nuestro  destino, un destino  al  que  no hay más remedio  que enfrentarse  cara a cara. Por el momento Helga  lo ha vencido  en  todas las batallas, aunque   la hispano  alemana sabe muy bien  que la guerra de la vida  la tenemos perdida todos los humanos  desde el mismo momento de nacer. Entre tanto, nuestra obligación  es  seguir  buscando  la belleza  atrapada en un lienzo  para seguir conmoviéndose  con ella y en ella.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
2 comentarios