www.diariocritico.com

Rosa Martínez (Equo): "Si Rajoy fracasa, toca hacer todo lo posible por un Gobierno de cambio"

jueves 07 de julio de 2016, 11:10h
Rosa Martínez (Equo): 'Si Rajoy fracasa, toca hacer todo lo posible por un Gobierno de cambio'
Rosa Martínez (León, 1975) ha logrado revalidar su escaño por Bizkaia en las elecciones del 26 de junio. Como co-portavoz de Equo, participa desde primera fila en el debate abierto en la coalición Unidos Podemos sobre el millón de votos perdido a nivel nacional pero también sobre el futuro de la confluencia. En una entrevista con Diariocrítico, Martínez asegura que en los resultados electorales influyó, sobre todo, la percepción de que Unidos Podemos no era un proyecto de Gobierno. Afirma, además, que nadie sobra en la coalición, pero deja abierta la puerta para discutir cuál será la fórmula concreta de la alianza. Tampoco descarta que tengan que implicarse en una negociación de Gobierno con el PSOE, pero concede que ahora es el tiempo de Mariano Rajoy para intentarlo en primer lugar.

En estas elecciones Equo ha revalidado sus dos escaños (tres contando con el de Unidos Podemos-Alto Aragón en Común de Huesca). ¿Era el resultado que esperabais?

Sí, más o menos era lo que esperábamos. Sabíamos que en Euskadi la coalición estaba fuerte y esperábamos revalidarlos. Teníamos más dudas con el escaño de Huesca porque es una provincia pequeña, pero, bueno, la verdad es que ha aguantado muy bien. Se ha hecho una buena campaña, yo creo que era un escaño difícil de revalidar y se ha conseguido. Así que estamos muy satisfechos.

Sin embargo, a nivel nacional, todas las encuestas vaticinaban que Unidos Podemos mejoraría sus resultados y que incluso superaría al PSOE y, en cambio, la suma de los partidos ha perdido más de un millón de votos. ¿Qué cree que ha pasado?

Se ha escrito mucho en estos días y estamos precisamente en ese análisis. Creo que es difícil establecer una o dos causas. Hay muchas causas que interactúan entre sí de manera distinta y prácticamente habrá tantas razones como personas que después del 20 de diciembre no votaron a la coalición. Creo que es más una cuestión de percepciones, de la motivación que lleva a la gente a votar o a no votar. Y eso sí que será clave en la construcción de un nuevo proyecto político, el ver cómo se ha percibido todo lo que ha pasado en estos meses, no sólo en campaña electoral, sino también la construcción de toda la acción política en estos meses y, por supuesto, lo que ha pasado en campaña: la campaña del miedo, el Brexit,... Ver cómo eso ha influído en la gente. Y eso es lo que nos va a dar pistas de cómo construir nuevas mayorías más allá de las personas que ya están convencidas y de esos 5 millones de votos que han revalidado y apoyado esta candidatura.

Pero, ¿qué percepciones cree que se pueden haber dado para que un millón de personas dejaran de votar a los partidos de Unidos Podemos?

Se podría resumir en una: no se ha percibido el proyecto de Unidos Podemos como un proyecto de Gobierno. Sí que habrá que desglosar por qué y de qué manera cada uno no no has visto como tal. Quizás habrá sido por el proceso de negociaciones, la campaña del miedo, el programa... No se nos ha visto como un proyecto de Gobierno y el porqué para mi implica razones que tienen más que ver con factores culturales, emocionales o identitarios, incluso. Eso es lo que hay que ver en detalle y yo creo que no vale ahora hacer análisis de trazo grueso y decir 'a' o 'b', sino que hay multitud de causas y, a partir de ahí tenemos que empezar a construir para generar unas nuevas mayorías.

¿Y cómo puede avanzar el proyecto para que sea percibido como un proyecto de Gobierno?

Hay dos líneas. Por una parte, creo que es fundamental hacer un buen trabajo político en el Congreso, seguir ganando relevancia, seguir marcando la agenda política, abrir los debates y tener influencia en las decisiones de Gobierno. Es muy importante que la gente nos siga percibiendo como una fuerza relevante del panorama político. Y la segunda línea es empezar a construir ese proyecto a través de propuestas que sean abiertas y de futuro. Mi sensación en campaña electoral fue que la gente está deseando tener un proyecto a 10 o a 15 años vista. Es importante dar respuesta a la emergencia social, a la crisis que viven millones de personas, pero también lo es que la gente sepa que va a tener un futuro. Y eso afecta a todas las generaciones: desde los que hoy tienen 60 años, que quieren ver aseguradas sus pensiones en 10 o 15 años; los que hoy tenemos 40, que no queremos vernos expulsados del mercado en 10 años y, por supuesto, los que hoy empiezan su vida profesional.

Entonces, hace falta un proyecto político y habrá que articularlo formalmente, ponernos en relación todas las fuerzas que lo integramos, determinar qué aportamos cada una, cómo nos articulamos, cómo tomamos decisiones, pero, sobre todo, qué proyecto de sociedad queremos.

La semana pasada hubo una reunión entre los partidos de Unidos Podemos y las confluencias territoriales a la que acudió Juan López de Uralde. ¿Se debatió en ese encuentro sobre la conveniencia de continuar la fórmula de Unidos Podemos tal cual está ahora?

Esa reunión fue una primera toma de contacto en la que cada actor político expresó su visión, su primera sensación, porque no ha dado tiempo de hacer un análisis en profundidad. Expresamos cómo veíamos la situación y, desde luego, hemos quedado emplazados a buscar nuevas fórmulas de colaboración y trabajo para ver cómo ahondar en esa colaboración de fuerzas políticas estatales y también territoriales.

¿Cuál es la posición de Equo en el debate de si continuar sumando tanto con Podemos como con IU?

Nosotros siempre hemos apostado por la confluencia y por la unión de fuerzas. Ahí estaremos dispuestos a aportar, a que se cuente con nosotros y a trabajar en esa línea. Ahora queda ver precisamente cómo organizar ese trabajo parlamentario para que sea reflejo de la diversidad política y territorial y, segundo, ver de qué manera vamos a trabajar. La apuesta de Equo es la de trabajar de una manera abierta, inclusiva y en la que se nos perciba como una alternativa de futuro dentro de 2, 3 o 4 años, cuando haya elecciones. Y yo creo que ese es un trabajo que habrá que debatir conjuntamente y que, prácticamente, habrá que empezar mañana o pasado. Pero bueno, habrá mucho tiempo de análisis y habrá que lanzar un poco la legislatura para ver cómo va la investidura, qué Gobierno tenemos, etc. Pero es un trabajo que Equo apoyará y que ahí estaremos.

Los portavoces de Equo, Juan López de Uralde y Rosa Martínez, durante un mitin de campaña en junio/ Dani Gago (Podemos)

Entonces , ¿apoyaréis seguir con la fórmula de confluencia entre Equo, Podemos e IU?

La fórmula en sí está por debatir. Somos muchos actores y tendremos que encontrar la mejor manera. Efectivamente, Unidos Podemos es una coalición electoral pero yo creo que es el momento de dar un paso más y construir otro sujeto político. Pero, insisto en que está todo muy en el aire. Queda analizar los resultados electorales en clave de razones, de motivos, de percepciones; queda saber qué ha pasado para que hayamos sido 5 millones y no 7, y por qué no se nos ha percibido como fuerza de Gobierno. Y, a partir de ahí, hay que construir la forma y el fondo, cómo lo hacemos y qué queremos.

Pero dentro de Unidos Podemos hay posturas muy diferentes. Por ejemplo, por un lado estaría Íñigo Errejón, que afirma que la coalición con IU no ha funcionado y que desde el eje izquierda-derecha no se construye mayoría; y casi en el extremo, Alberto Garzón dice que el fallo ha sido que no se ha sabido seducir al electorado de izquierda. ¿Con qué postura se siente usted más cercana?

A ver... Efectivamente son análisis de la situación que son lo que son. Pero yo me siento cercana a la idea de que hay que construir ese espacio, en el que no sobra nadie, y que lo que hay que ver es la manera de construir esa mayoría social. Habrá que estudiar -y yo insisto mucho en hacer un análisis que no sea de trazo grueso- y ver efectivamente qué es lo que ha fallado: si ha sido una cuestión del eje, del discurso, de la manera que se ha presentado, etc. Son posturas que están encima de la mesa pero yo creo que no son tan tan tan distintas.

¿Vais a consultar a la militancia de Equo sobre si continuar las alianzas más allá del terreno electoral?

Nosotros tendremos una asamblea federal en noviembre en la que aprobaremos una ponencia política y este es un debate que tendremos en los próximos meses y que se ratificará para determinar qué papel jugará Equo en el nuevo ciclo que se abre ahora tras el 26 de junio y cuál es nuestra apuesta formal de confluencia. A priori tenemos una postura que hemos mantenido desde prácticamente antes de las municipales, a favor de colaborar conjuntamente con otras fuerzas políticas desde la confluencia, y yo creo que esa reflexión estratégica se hará en los próximos meses y veremos de qué forma lo articulamos.

Pero es algo que todas las organizaciones tenemos que hacer y es un poco la hoja de ruta que tenemos. Llevamos dos años prácticamente con citas electorales y ahora toca parar, analizar los resultados del ciclo electoral y más concretamente los del 26 de junio y, a partir de ahí, construir estrategias en torno a ese proyecto político común. Hemos marcado el camino pero todavía queda mucho por definir y ahora es imposible decir si va a ser de una manera o de otra. Va a ser algo completamente abierto y va a contar con la diversidad. Yo creo que no sobra nadie sino que hay que seguir sumando.

Dentro de los resultados electorales, Unidos Podemos ha sido primera fuerza en Euskadi. ¿Cómo explicaría los resultados allí?

Bueno, sí que es verdad que tanto Euskadi como Cataluña son sociedades complejas, muy dinámicas social, política y económicamente. En Euskadi concretamente la campaña del miedo no funciona. Son muchos años en los que se ha hecho política del miedo y de trazo grueso y las continuas acusaciones y etiquetas que se nos han intentado poner -no sólo desde la política estatal sino también desde la vasca- no han calado.

Creo también que en Euskadi se ha hecho una buena campaña, se ha aterrizado con las problemáticas y las preocupaciones de las personas y efectivamente es una suma de muchos factores pero que tiene que ver con cómo es la sociedad vasca -con la necesidad y el anhelo de cambio que hay- con que, hasta ahora, ninguno de los partidos tradicionales -nacionalistas o no nacionalistas- han sido capaces de representar o de dar salida a esos cambios que se están dando en la sociedad vasca.

¿Se va a mantener la confluencia para las próximas elecciones en Euskadi al margen de lo ocurra a nivel nacional?

Yo hablo por Equo y creo que es una decisión que tienen que tomar los órganos territoriales correspondientes. La puerta está abierta y los órganos territoriales empezarán a hablar más bien pronto que tarde. Los buenos resultados están ahí, todo es posible y es una decisión que se tomará en Euskadi.

¿Les preocupa que en unas elecciones vascas ocurra lo mismo que en Cataluña: que en las generales parece que funciona bien vuestro discurso, pero en un nivel autonómico no tanto?

Es importante aclarar que las generales y las autonómicas son dos realidades y dos elecciones muy distintas, y que en Euskadi existe mucho voto dual: la gente vota muy diferente en un sitio o en otro. Somos muy consciente que es casi una inconsciencia extrapolar estos resultados que hemos tenido ahora a las autonómicas. Pero, sin embargo, esa situación de que hay cambios que no han encontrado respuesta en los partidos tradiciones creemos que se va a repetir en las autonómicas. ¿En qué medida? Ya veremos, pero sí se ha demostrado que ese electorado que busca una nueva expresión política a sus necesidades, a sus anhelos, a sus expectativas no es flor de un día sino que está consolidado. Veremos. Queda una campaña por hacer y lo importante, sobre todo, es presentar un proyecto de país, presentarnos como una alternativa que de respuesta a muchas cuestiones que la sociedad no está viendo cubierta desde el Gobierno y las instituciones vascas.

Volviendo al panorama político general, ¿creen que será inevitable que el PP siga gobernando o están planteándose alguna fórmula alternativa?

La verdad es que no podría decirte. Nuestro deseo es que no fuera así. Ojalá las fuerzas de progreso que deseamos terminar con cuatro años de políticas del PP podamos encontrar una manera, un acuerdo para que no gobierne. Es un poquito más difícil que en diciembre, pero allí estaremos. En estos momentos, una parte importante de la decisión depende del PSOE y esperamos que, como ya está diciendo Pedro Sánchez, votarán 'no' a la investidura de Rajoy y podamos encontrar una fórmula alternativa.

Rosa Martínez durante una reunión del grupo parlamentario de la pasada legislatura/ Dani Gago (Podemos)

O sea que, si el PSOE se mantiene en el 'no' al PP, ustedes abrirían la puerta a algún tipo de suma con los socialistas

Yo creo que eso ha quedado claro a lo largo de toda campaña electoral, que manteníamos la mano tendida y que nuestro deseo era buscar un Gobierno de cambio y alternativo al de Mariano Rajoy. Efectivamente, si Mariano Rajoy fracasa en su investidura creo que toca hacer todo lo posible para conseguirlo. Pero, bueno, es aún pronto para decir si Rajoy va a poder recabar otro tipo de apoyos en la ronda de negociaciones que está llevando. Si eso no es posible, tocará hablar, pero creo que desde Unidos Podemos la mano tendida al PSOE ha estado siempre, sobre todo desde el deseo -yo creo que compartido y extendido- de que no vuelva a gobernar Mariano Rajoy ni el PP.

Lo digo porque, por ejemplo, Podemos sí parece bastante convencido de que ahora les toca estar en la oposición. ¿Cuál es la postura de Equo en este sentido?

Sí que es verdad que los resultados electorales parecen indicar que nos tocará hacer oposición, desde luego lo aceptamos y trataremos de hacer un buen trabajo político. Pero es verdad que ahora quien tiene que buscar los apoyos es, sobre todo, Mariano Rajoy y creo que la posición de crear o no un Gobierno en un sentido o en otro pues dependerá de lo que pase en las próximas semanas y de los apoyos que Rajoy consiga para ser presidente.

¿Equo estaría dispuesto a explorar algún tipo de fórmula que incluyera tanto al PSOE como a Ciudadanos?

(Pausa) Vamos a ver, la experiencia de PSOE y Ciudadanos con el programa de Gobierno que se presentó en marzo sería inaceptable para Equo por muchas razones. Entonces, la postura de Equo se basaría en cuántos apoyos y, sobre todo, con qué programa y para qué. Pero, vamos, en principo si el acuerdo de PSOE y Ciudadanos sólo consiguió el apoyo de ellos dos y de Coalición Canaria, para nosotros ese acuerdo es insuficiente. Insisto que, para mi, aún es muy pronto hablar de todo esto. Rajoy todavía esta en su ronda de negociaciones y veremos si es capaz de sumar apoyos y formar Gobierno. Lamentablemente, creemos que sí va a hacer posible, por lo que se está viendo. Ese es el punto en que estamos ahora: esperar a ver si Rajoy logra sumar apoyo y, a partir de ahí, veremos qué postura podemos tomar.

Si el PP continúa gobernando, aunque sea sin mayoría absoluta, ¿van a cambiar las prioridades que tenía Equo a nivel parlamentario en comparación con la anterior legislatura?

Las prioridades siguen siendo las mismas. Las razones para el cambio y las políticas que nosotros defendíamos siguen estando ahí desde el 20 de diciembre. Para nosotros por ejemplo las políticas del PP han sido especialmente sangrantes en el tema de la energía y ahí seguiremos trabajando y luchando por un cambio de modelo energético. Sí que es verdad -y así lo vimos en la anterior legislatura- que hay marco y espacio de acuerdo para cambiar esas políticas tanto con el PSOE como con Ciudadanos. De ahí que creo que se abre una legislatura muy interesante, también dependiendo de si hay acuerdo de Gobierno o acuerdo de investidura, para intentar cambiar ciertas políticas del PP que se han encontrado de frente con el resto de fuerzas parlamentarias. Nuestras líneas siguen siendo las mismas porque no ha pasado nada en estos 6 meses que haya cambiado la necesidad de actuar. Hablo de lo energético, de política industrial, de mediambiente, de reforma laboral, de lucha contra la corrupción, de derechos sociales,... Todo eso sigue encima de la mesa.

Pero, por ejemplo, en la pasada legislatura pedisteis que se paralizara el proceso de reapertura de la central nuclear de Garoña hasta que no hubiera un nuevo Gobierno, enteniendo que esperabais que hubiera un Ejecutivo progresista. ¿Qué vais a hacer si continúa gobernando el PP?

Seguiremos exigiendo el cierre de Garoña porque es una cuestión de seguridad nacional, diría. Es una central vieja y obsoleta, y la inversión que requiere es enorme. Entonces, podemos encontrarnos que haya que cesar luego esa concesión o que luego otro Gobierno cese la concesión y que haya que pagar el lucro cesante, que era lo sangrante de esta decisión. Una decisión de un Gobierno en funciones a 30 o 40 años vista.

El cierre, no sólo de Garoña sino de todas las centrales nucleares, es algo por lo que seguiremos luchando dentro del marco de un cambio de modelo energético. Insisto, el tema energético además es uno de los grandes desastres de esta legislatura y hay margen para conseguir acuerdos y revertirlo. Es cuestión de Garoña, es cuestión del autoconsumo, es el fracking, es la apuesta por las renovables... Hay un montón de temas en los que yo creo que puede haber acuerdo, pero que dependerá del tipo de acuerdo de Gobierno o investidura que se haga.

¿Cree que puede haber algun tipo de acuerdo en materia mediambiental que logre el apoyo de los cuatro grandes grupos parlamentarios, incluyendo al PP?

Es algo que habrá que trabajar. Efectivamente es una de las grandes materias olvidadas en esta legislatura y quizás sea uno de esos pactos de Estado que hay que incluir. El medioambiente, pero sobre todo el cambio climático, que está muy ligado a la política energética. Sería deseable llegar a un acuerdo de Estado sobre cómo afrontar la lucha contra el cambio climático dentro de los acuerdos de París que marcan un objetivo muy claro y que, a día de hoy, con la política energética que tenemos es inviable. Nosotros estamos abiertos y dispuestos a lograr un pacto de Estado que apueste por la redución de emisiones y la lucha contra el cambio climático, como manera además de crear empleo en este país.

- "¡Ésta no es mi fiesta!": lo que piensan Pacma y Equo de los Sanfermines

Lea también:

- Iglesias frena a quienes piden que Podemos tenga un papel más activo en las negociaciones

- Entrevista| Ernesto Alba (IU): "La confluencia con Podemos es la mejor decisión que podíamos haber tomado"

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


+

0 comentarios