www.diariocritico.com
La leche materna, una ventaja para los bebés frente a las enfermedades
Ampliar
(Foto: Pixabay)

La leche materna, una ventaja para los bebés frente a las enfermedades

Falta de tiempo, obligaciones laborales, las tareas domésticas, dolor... son muchas las situaciones en las que las madres se enfrentan a las dudas sobre la lactancia materna para sus hijos. ¿En qué se beneficia el bebé de la lactancia materna? ¿Qué diferencias hay con la alternativa artificial?

La mayoría de las madres afirman que amamantar a un bebé es una experiencia única en la vida, realmente maravillosa y enriquecedora que fortalece los vínculos y la cercanía con los pequeños. Sólo por ello ya sería más que aconsejable probarla. No sólo la cuestión afectiva es la primordial y la más beneficiosa, además está demostrado científicamente que repercute muy positivamente en la salud de los bebés a largo plazo.

Según los diferentes estudios realizados a lo largo de los años, amamantar a los recién nacidos durante sus primeros meses de vida le proporcionará una nutrición ideal, con todos los nutrientes que se requiere en una fase tan delicada. Durante los primeros meses, un bebé sano no necesitaría más alimentación que la proporcionada por el pecho de la madre.

Aunque no son sólo cuestiones de nutrición, según todos los estudios médicos llevados a cabo, la lactancia materna, en comparación con la artificial, tiene la ventaja de proteger al bebé contra las infecciones. Una de las razones es sencilla: los anticuerpos de la madre se transmiten al recién nacido a través de la leche materna, reduciendo la incidencia que pudieran tener diferentes enfermedades o trastornos, entre los que destacan las diarreas, la meningitis, las infecciones del aparato respiratorio o de oído.

Por lo tanto, el hecho de amamantar a un bebé supone no sólo protegerlo y alimentarlo de la forma más correcta posible, sino también asegurarse de potenciar el buen funcionamiento de su sistema inmunitario, aumentando sus defensas y disminuyendo la presencia de cualquier microorganismo que pudiera resultar peligroso o nocivo para su salud.

Además, cualquier médico o especialista podrá contar que la lactancia materna está especialmente indicada para bebés prematuros, otorgándoles la protección extra que no han podido obtener al no contar con todos los meses de gestación habituales.

Entre los problemas que ayuda a corregir la lactancia materna en lo que se refiere a los prematuros destacan por encima del resto todo tipo de alergias, el asma, la diabetes o la obesidad. Sin olvidar bajo ningún concepto un problema tan grave como el síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL).

Desde Zentro Empatía, Alberta Fabris consultora de Lactancia (IBCLC) y madre de 3 hijos, recomienda a las mujeres embarazadas acudir a reuniones de madres como las de la Liga de la Leche y a alguna charla sobre la lactancia materna como las que ofrecen en su centro.

Para ella lo más importante es que las madres que quieren amamantar a sus hijos tengan la autoconfianza suficiente para lidiar con los cambios y las dificultades que puede suponer en los primeros días o meses y para escuchar solo los buenos consejos.

Éstos son algunos de los consejos y recomendaciones importantes que da Alberta Fabris:

  • Prácticamente todas las mujeres sanas (97-99%) tienen leche suficiente para las necesidades de un bebé. Es muy importante estimular correctamente el pecho para que se produzca.
  • El contacto piel con piel con la mamá en la primera hora de vida o cuando se pueda, favorece la lactació
  • Un correcto enganche estimula una producción de leche que se acopla a las necesidades del bebé. Una manera que las madres tienen de controlar que el enganche sea correcto, es que no duela (de 0 a 10, duele 0) porque el bebé no toca el pezón sino la areola.
  • Si el enganche doliera sería recomendable desenganchar al bebé y recolocarlo para reducir la posibilidad de tener grietas.
  • Para desengancharle se aconseja meter un dedo en la boca con tranquilidad para que no haga efecto ventosa y no haga daño al pezó
  • La producción de leche se acopla a las necesidades del bebé al estimular el pecho o bien con la correcta succión del niño o con saca leche (que puede que nunca haga falta), cuanto más se saque un día tanto más se produce en los días siguientes. Por eso sería recomendable, salvo indicación médica, no darle otros alimentos o líquidos porque el bebé al tener menos hambre se engancharía menos reduciendo la estimulación y por consiguiente la producción de leche.
  • Sería aconsejable amamantar al bebé a demanda, para mantener esa producció Hay bebés que maman más o menos frecuentemente y durante más o menos tiempo. No es raro en el primer mes, por lo menos, que te parezca estar amamantando las 24 horas.
  • Se pueden considerar señales precoces de hambre el hecho de abrir los ojos, mover la boquita, chuparse la manita. Al ofrecer el pecho cuando el bebé está todavía tranquilo se facilitaría un buen enganche.
  • Para averiguar que el bebé coma, se pueden mirar algunas señales como que haga pis claro y tenga momentos en que duerme y otros en que se desvela.
  • La demanda de amamantar a veces puede ser la de la madre si tiene el pecho muy tenso o si luego quiere irse a dar un paseo.
  • La leche materna varía en su composición a lo largo de la toma. Es más acuosa al principio y tiene más componente grasa al final. Sería aconsejable dejar al bebé a un pecho hasta que se quite solo para que pueda comer la parte más calórica. Luego se le puede ofrecer el otro pecho por si lo quiere.
  • Los bebés sanos se pueden pesar una vez a la semana o solo durante las revisiones con el pediatra.
  • Después del parto sería normal que pierdan un 7-10% de peso
  • Sería recomendable, hasta que la lactancia no sea instaurada, más o menos a las 4-6 semanas, no introducir chupetes y biberones. La succión al pecho es diferente y en los primeros días pueden confundir al bebé y empeorar el enganche al pecho.
  • Las madres después del parto deberían poder no hacer nada más que amamantar, comer y dormir. El resto puede esperar y lo pueden hacer los demá
  • Durante la lactancia son muy raros efectos colaterales en el bebé debidos a alimentos ingeridos por la madre, no sería aconsejable beber alcohol.
  • No está contraindicado tomar paracetamol e ibuprofeno. Para cualquier otra medicación o infusión existe una web muy actualizada: http://e-lactancia.org
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.