www.diariocritico.com

Flotilla de la Libertad

La flotilla, integrada por 45 activistas procedentes de todo el mundo, pretendía romper el bloqueo que Israel mantiene sobre Gaza

La activista española de origen palestino, Jaldía Abubakra, y la fotógrafa española, Sandra Barrilaro, forman parte de la iniciativa 'Mujeres Rumbo a Gaza', que este año ha puesto nombre de mujer a la Flotilla de la Libertad. Aún con el cansancio de este largo y complicado viaje, pero con la emoción e ilusión reforzadas (si cabe), ambas narran a Diariocrítico su experiencia a bordo del ‘Zaytouna’, en el que Jaldía navegó hasta llegar a Messina, y después fue sustituida por Sandra para cubrir la etapa final con destino Gaza. Más de 50 mujeres formaban parte de la iniciativa, aunque sólo 13 de ellas intentaron romper el bloqueo sobre la Franja de Gaza, pero fueron interceptadas y detenidas por el ejército israelí cuando ya podían avistar la costa gazatí. Si bien no se consiguió romper el “ilegal e inhumano” bloqueo, la misión ha logrado concienciar a la población sobre lo que allí está ocurriendo, y centrar el foco mediático en el recorrido del velero. Jaldía y Sandra, dos mujeres comprometidas y valientes a partes iguales, destacan la unión que se ha creado entre las participantes y definen la experiencia como “un regalo de la vida”.

> El ministerio insiste en que es un viaje "excesivamente peligroso"

El velero Zaytouna-Oliva tiene previsto llegar a la costa de Gaza a lo largo de esta jornada, aunque en cualquier momento, podría ser atacado por las autoridades israelíes, que ya dieron orden de interceptarlo. Este es el destino que corrieron los barcos de la Flotilla de la Libertad en ediciones anteriores, y es que desde 2008, ninguna flotilla ha logrado romper el bloqueo de Israel sobre la franja de Gaza. En esta ocasión, 13 mujeres, entre las que se encuentra la fotógrafa española, Sandra Barrilaro, viajan a bordo del velero que ya está a menos de 100 millas de la costa. La organización de ‘Mujeres Rumbo a Gaza’ ha solicitado protección para las pasajeras al Ministerio de Asuntos Exteriores de España así como a los eurodiputados del Parlamento Europeo. Diariocrítico ha contactado con el ministerio español para conocer su postura al respecto, ya que desde la organización aseguran sentirse “desamparados”.

Este martes a las 9.30 horas de la mañana, el velero Zaytouna-Oliva, de la Flotilla de la Libertad, partió de Ajaccio (Córcega) en dirección Messina (Sicilia), lugar donde se realizará la última escala del viaje. La flotilla de ‘Mujeres Rumbo a Gaza’ llegará a la región italiana este viernes, y permanecerá allí, al menos hasta el lunes 26 de septiembre. A partir de ese momento ya no habrá paradas, y salvo que algo o alguien lo impida, la Flotilla conseguirá su objetivo: romper el bloqueo israelí sobre Gaza, y llevar su mensaje de solidaridad a los casi dos millones de palestinos que esperan con ilusión su llegada. Debido a los problemas técnicos que impidieron al velero Amal iniciar su viaje, la organización ha lanzado una campaña para recaudar fondos con los que comprar otro barco para completar el viaje.

Activistas, políticas, médicas, profesoras, artistas, atletas y hasta una Premio Nobel de la Paz se subirán a bordo de la Flotilla de la Libertad, que zarpará rumbo a Gaza. Los veleros Amal (esperanza) y Zaytun (Oliva) trasladarán la voz de las mujeres de todo el mundo en solidaridad con las palestinas, que son pilar de la resistencia y ejemplo de lucha contra la ocupación y el bloqueo israelíes. La iniciativa ‘Mujeres rumbo a Gaza’ tiene un doble objetivo; por un lado, pretende visibilizar el papel de la mujer en acciones internacionales por los derechos humanos, y por otro; mostrar al mundo la resistencia de la mujer palestina y su lucha por la liberación de su pueblo, una imagen que contrasta con la mirada occidental, que ve en las palestinas a mujeres relegadas al ámbito doméstico.
  • 1

El pasado miércoles, 14 de septiembre, Barcelona despidió a la Flotilla de la Libertad, que partiría rumbo a Gaza. Estaba previsto que los dos veleros: Zaytouna (Oliva) y Amal (Esperanza) partieran juntos del puerto barcelonés, pero debido a problemas técnicos, el velero Amal tuvo que regresar. El Zaytouna ha llegado a su primera parada en la madrugada de este lunes: Ajaccio, un municipio francés situado en Córcega. A bordo de este velero viajan mujeres de nueve países de los cinco continentes, entre las que se encuentran la parlamentaria europea, Malin Björk, la diputada de Podemos y actriz, Rosana Pastor, la diputada israelí, Yudit Ilany, y la activista española de origen palestino, Jaldía Abubakra, entre otras.

Hay que remontarse al año 2008 para recordar cómo dos barcos con 44 personas a bordo, procedentes de 13 países del mundo, lograron, por primera vez en 41 años, romper el férreo bloqueo de Israel sobre Gaza. Esta acción, protagonizada por ciudadanos de a pie, mostró al mundo entero cómo la voluntad puede ser más fuerte que cualquier ejército. Dos años más tarde, nació la acción ciudadana con más repercusión de las últimas décadas: la Flotilla de la Libertad. En esa ocasión, más de 700 personas de medio centenar de países, intentaron de nuevo romper ese bloqueo pero, esta vez, terminó en tragedia. Aquella Flotilla fue atacada por la armada israelí, que acabó con la vida de 10 activistas y dejó decenas de heridos. Desde entonces, ninguna Flotilla ha logrado llegar a su destino, pero la esperanza nunca se ha perdido, y esa esperanza se ha materializado en una nueva acción: ‘Mujeres rumbo a Gaza’. El próximo 14 de septiembre, mujeres procedentes de todos los rincones del planeta iniciarán un viaje que tiene como objetivo primordial, además de exigir el levantamiento del bloqueo, lanzar un mensaje de solidaridad y apoyo a la mujer palestina, “pilar de la resistencia”. Diariocrítico ha charlado con Jaldía Abubakra, activista española de origen palestino y miembro de Izquierda Unida, que se embarcará en la Flotilla con la ilusión de llegar a su tierra y abrir los ojos al mundo sobre lo que está ocurriendo en Gaza. “Como palestina considero un deber el luchar por mi gente, pero ver cómo hay quienes sin tener nada que ver con Palestina están dispuestos a luchar, me emociona mucho y me da esperanza en la humanidad”.