www.diariocritico.com
'La leyenda del tiempo': la vida que se escapa
Ampliar
(Foto: Vanessa Rabade)

'La leyenda del tiempo': la vida que se escapa

sábado 08 de febrero de 2020, 16:11h

Carlota Ferrer y Darío Facal, ya experimentados dramaturgos y directores de escena, han sumado inspiración y talento para abordar conjuntamente y en poco más de hora y media de función, una versión actualizada y ligeramente retocada del clásico Así que pasen cinco años, que Lorca escribiera en 1931. El poeta granadino subtituló el drama ‘Leyenda del tiempo en tres actos’, lo que ha servido a Ferrer y Facal para bautizar su versión como ‘La leyenda del tiempo’. En ella mezclan sutil y armoniosamente la palabra con la música y el movimiento creando cuadros de una belleza plástica y una fuerza expresiva indudables. Puede verse hasta el próximo 8 de marzo en El Pavón Teatro Kamikaze.

Facal y Ferrer trenzan en escena un hermoso diálogo con Lorca en el que siguen estando presentes temas tan profundamente humanos y esenciales como el paso del tiempo, el sexo, el amor o la libertad. Y, aunque se cuenta una historia, quizás lo más importante del montaje es dejarse arrastrar por ese río de belleza viva, onírica, simbólica y poética que se crea en escena, únicas armas posibles para destrozar esa falsa presunción de que este era un lorquiano Teatro Imposible, término que se aplicaba también en su tiempo a Comedia sin título, o El público. No sólo es un teatro posible sino también removedor y agitador de las más íntimas facultades del alma del espectador.

Todo esto lo materializan sobre el escenario ocho jóvenes actores y bailarines que se meten en la piel de casi dos decenas de personajes. Ellos son Carmen Climent (estupendo el Joven que construye), Selam Ortega (deliciosa también su Novia) Alicia P. Mántaras (Viejo), Diego Cabarcos (Amigo 1), Conchi Espejo (que borda su Mecanógrafa), Joaquín Fernández (Jugador de rugby) y Tony Galán (Amigo 2).

En la fábula se cuenta como un Joven ha esperado pacientemente durante cinco largos años a su prometida, a la que ya no recuerda apenas, pero en la que ha depositado todos sus anhelos, todas sus ilusiones de futuro. Pero cuando vuelven a verse, la Novia lo rechaza frontalmente y, por si ese sólo hecho fuera insuficiente, lo deja por un Jugador de Rugby, un hombre que representa todos los falsos valores (virilidad, fuerza, liviandad, despreocupación ante la vida, etc.), contra los que estaba Lorca.

El paso inexorable del tiempo, la volubilidad del amor y del desamor, el permanente acecho de la muerte, la fusión en los sueños de todos esos miedos y esperanzas, están aquí retratados de forma deliberadamente mezclada y confundida, pero ese totum revolutum genera en el espectador la misma inquietud que se aloja en los personajes.

En fin, en ‘La leyenda del tiempo’ se han cambiado de orden ciertas escenas y actualizado algunas expresiones, pero ese hecho no resta un ápice de fidelidad al texto de Lorca. Además, se han pronunciado aspectos escénicos con los que el poeta sintonizaba fuertemente: la música y el circo. Son brillantes la escenografía de María de Prado (una plataforma en torno a la cual evolucionan todos los personajes y su mundo de animales y de disfraces que remarcan el surrealismo que contiene la pieza); el espacio sonoro de Álvaro Delgado (impresionantes el comienzo y el final, con esa marcha fúnebre interpretada por una banda popular), aunque quizás se abuse un tanto del micrófono. Y, por supuesto, la coreografía y el vestuario que también firma Carlota Ferrer, y la siempre acertada iluminación de David Picazo.

‘La leyenda del tiempo’

Dirección y dramaturgia:

Carlota Ferrer y Darío Facal, a partir de Así que pasen cinco años de Federico García Lorca

Intérpretes:

Diego Cabarcos, Carmen Climent, Conchi Espejo, Joaquín Fernández, Tony Galán, Selam Ortega y Alicia P. Mántaras

Dirección de producción:

Jordi Buxó y Aitor Tejada

Producción ejecutiva:

Pablo Ramos Escola

Producción:

Víctor Hernández

Escenografía:

María de Prado

Vestuario y coreografía:

Carlota Ferrer

Iluminación:

David Picazo

Diseño sonoro:

Álvaro Delgado

Ayudante de dirección:

Enrique Sastre

Distribución:

Caterina Muñoz Luceño

Comunicación:

Pablo Giraldo

Fotografía:

Vanessa Rábade

Diseño gráfico:

Patricia Portela

Producción:

Una producción de Corral de Comedias de Alcalá de Henares y El Pavón Teatro Kamikaze

El Pavón Teatro Kamikaze, Madrid

Hasta el 8 de marzo de 2020

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios