www.diariocritico.com
'Lo nunca visto': no hay vuelta atrás
Ampliar

'Lo nunca visto': no hay vuelta atrás

sábado 21 de septiembre de 2019, 11:53h

El gaditano José Troncoso comenzó estudiando Ingeniería Química y lo dejó para pasarse a Bellas Artes, aunque finalmente desembocó en Arte Dramático y eso le convirtió en actor, dramaturgo y director teatral. Aunque afincado en Madrid desde hace 15 años, José Troncoso no abandona su ‘retranca’ gaditana, esa de la que ya estaba impregnada hasta el tuétano su primera obra, Las princesas del Pacífico, esas dos mujeres entrañables que soñaban con que un día les tocase la lotería. Y finalmente les tocó -¡vaya si les tocó! -, pero en forma de éxito teatral incontestable que ha desembocado en una segunda propuesta, ‘Lo nunca visto’, que ahora se ha estrenado nada menos que en el Teatro Español de Madrid.

En ‘Lo nunca visto’, una comedia grotesca que contiene un intenso drama en su interior, Troncoso da voz a tres mujeres perdedoras, tres mujeres que ni siquiera son conscientes de poseer esa voz y que de lo único que están convencidas es de que “el pasado no se puede cambiar". Tanto su primera como su segunda propuesta han sido desarrolladas en el seno de su compañía, La Estampida, y con la insustituible ayuda de dos actrices magníficas, Belén Ponce de León y Alicia Rodríguez –las Princesas- y, una tercera, la gallega Ana Turpin, que completa ahora en ‘Lo nunca visto’, un entrañable trío de perdedoras.

El carnaval gaditano, Valle-Inclán, Eusebio Calonge y el maestro de Troncoso, el francés Philippe Gaulier son los antecedentes necesarios para lograr esa caracterización tan intensa de tres personajes femeninos que eclipsan y hasta hacen olvidar a las tres actrices que están detrás de ellos: Araceli, una vieja maestra de baile que no ha podido ser nunca bailarina por su desmesurada estatura. “Usted no ha visto lo altísima que soy yo… Si me levanto parezco un diplodocus…”, confiesa el personaje encarnado por Belén Ponce de León, desde un silloncito y con dos muletas que no abandona en toda la función. Junto a ella Maricarmen, una mujer víctima de la violencia machista (Alicia Rodríguez borda su personaje y lo llena de humanidad desde el mismo instante en que sale al escenario: “¡ca una es ca una, y hay que respetarlo…!”) y, por último, Sofía, una joven yonqui de medio pelo, gallega, descreída y vehemente (un sobresaliente para Ana Turpin en su difícil empresa de no ser eclipsada por sus dos compañeras de tablas). El resultado es una potente comedia traspasada por un drama, o viceversa, un drama bañado por un humor corrosivo, amargo e hiriente, que cala profundamente en el espectador.

“Amparo, Lucía, Carmen, Aurora, Estefanía, Consuelo, Milagros, Fernández, Méndez, Castellón, Rijo, etc., etc., etc…”, fueron alumnas de Araceli. Aunque llamó a todas ellas para reunirse antes de cerrar la academia de baile, Maricarmen y Sofía son las dos únicas que responden a la llamada. Con ese gesto, Araceli intenta desesperadamente recuperar un pasado que nunca va a volver.

En la sala de danza, con una alargada barra de baile al fondo, situada delante de un rojo cortinón asimétrico (la escenografía es de Juan Sebastián Domínguez), las tres mujeres contarán a su público imaginario (teatro dentro del teatro) sus historias personales. Cuando una de ellas toma la palabra, las otras dos asumen roles de personas cercanas a la protagonista de la historia que se cuenta. La matizada iluminación de Juanan Morales, el precioso espacio sonoro y la caracterización y el vestuario de Miguel Ángel Milán, complementan ese ambiente barroco y esperpéntico en el que se desarrolla todo el montaje.

El sonido machacón de un interminable tic-tac precede al inicio de ‘Lo nunca visto’. El tiempo antes, durante y después de lo que se va a vivir en escena…. Araceli comienza y termina el drama con un monólogo en el que expresa más un deseo que una premonición: “dentro de un rato aquí dará la luz… ¡Pero, de momento...!”. El tiempo, que todo lo envuelve, no dejará nunca de presidir nuestras vidas y, aunque siempre se oiga el mismo tic-tac, nunca pasa lo mismo y, lo que aún es mucho peor, no puede hacérsele retroceder para desandar el camino, equivocado o no. Intensa, emocionante, sorprendente, cercana y esperpéntica. Así es ‘Lo nunca visto’ y, posiblemente, también todas nuestras vidas.

‘Lo nunca visto’

Dirección y Dramaturgia: José Troncoso

Reparto: Belén Ponce de León, Alicia Rodríguez y Ana Turpin

Escenografía: Juan Sebastián Domínguez

Iluminación: Juanan Morales

Diseño de vestuario y caracterización: Miguel Ángel Milán

Fotografía y Audiovisual: Susana Martín
Ayudante de Dirección: Borja Roces

Productor Ejecutivo: Kike Gómez

Una producción de La Estampida

Teatro Español, Madrid

Hasta el 13 de octubre de 2019

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.