www.diariocritico.com
'Macho Man': de la cárcel se sale, de la tumba no
Ampliar

'Macho Man': de la cárcel se sale, de la tumba no

viernes 22 de febrero de 2019, 17:32h

‘Macho Man’ es la última propuesta escénica de Àlex Rigola en los Teatros del Canal de Madrid. Una propuesta enfocada a un análisis exhaustivo, tanto desde el punto de vista social como personal, del machismo que atraviesa nuestra sociedad. Viene precedida de otras dos que dejaron huella indeleble en los espectadores que tuvieron la suerte de poder disfrutarlos: Who is me. Pasolini (https://www.diariocritico.com/teatro/who-is-me-pasolini-poeta-de-las-cenizas-teatros-canal) y Vania (https://www.diariocritico.com/critica-teatro-vania-escenas-de-la-vida-teatros-del-canal). Esta tercera, ‘Macho Man’, es bien distinta a las anteriores, pero igualmente fascinante y sobrecogedora, aunque por motivos bien distintos. Permanece en la Sala Negra de los Teatros del Canal desde el 19 de febrero y se podrá ver hasta el 17 de marzo próximo.

¿Teatro documento?, ¿instalación escénica? ¿Ambas cosas a la vez? Probablemente sea esa conjunción de las dos formas de presentar un problema, y, aunque en ‘Macho Man’ importa más el fondo que la forma, el contenido que el continente, por muy ajustado y preciso que sea el artefacto escénico, que lo es, este está al servicio de aquel y con una eficacia dramática impactante. Todo el montaje se ha creado a partir de experiencias reales y consigue realizar una radiografía fiel de lo que supone la violencia machista en la vida de cualquier mujer.

Los espectadores tienen que completar un recorrido interactivo a través de las 12 salas (audiovisuales, audios, documentos judiciales o personales, dibujos, fotografías…), lúcidamente seleccionados después de casi un año de investigación, lecturas, entrevistas personales y en grupo a las afectadas, discusiones y reflexiones, que el director de escena catalán ha llevado a cabo con la ayuda de la psicóloga Alba Alfageme y el escenógrafo Max Glaenzel, que ha diseñado el sencillo pero impactante espacio escénico. El recorrido se hace en pequeños grupos de 6 personas, que, durante poco menos de una hora, recorren 12 espacios que muestran distintos aspectos de esa violencia cotidiana que padecen millones de mujeres en el mundo. El dato no es ni una exageración, ni una intuición, sino un dato sociológicamente contrastado en el Estudio Europeo sobre la Violencia de Género de 2015. Según el mismo, una de cada tres mujeres en el mundo ha sido víctima de violencia machista, y más del 50% de las mujeres afirman que han sufrido acoso sexual en el trabajo, y también que más de la mitad de las mujeres deciden no transitar por determinados lugares por miedo a sufrir una agresión.

Desasosiego

El itinerario es desasosegante. No hay, sin embargo, sensación alguna en el recorrido de presión, de prisas, de agobio o estrés. Pero la información que se va acumulando paulatinamente, no deja tregua al espectador. Se va procesando en su cerebro y en su conciencia y se instala en el área donde reinan las emociones. En el recorrido, que se hace con la ayuda de una audioguía, que ha grabado una mujer. Es una actriz que también ha sufrido en carne propia esa violencia que el espectador va a poder analizar y sentir de forma íntima y personal. No hay sangre, no hay imágenes morbosas. La realidad que se muestra está llena de docenas y docenas de testimonios de afectadas que han padecido y padecen aún las consecuencias de vivir en un patriarcado que marca normas sutiles o bestiales –de todo hay en la viña del Señor- para seguir haciendo posible que un hombre pueda maltratar y dominar a una mujer. Algo con lo que no se pueden hacer bromas en grupitos de Whatsapp, ni en forma de chistes vejatorios o de actitudes despreciables de ellos contra ellas.

Algunas de las consecuencias de este estado de cosas las han verbalizado varias mujeres afectadas durante años por esta violencia: “Preferiría que me hubiera dado una hostia. Ese dolor se te quita en el momento. Pero esto… No comer. El miedo. La ansiedad. La angustia. Esto no se va nunca…”

Imagen, texto, audio y espacio físico son capaces de generar primero una emoción intensa y sobrecogedora y, después, durante muchas horas, una necesidad imperiosa, inaplazable, de reflexión y de auto examen sobre el grado de machismo que uno lleva dentro. Y, por muy concienciado, por muy solidario, por muy sensible que te creas, vas a descubrir que ‘necesitas (necesitamos…) mejorar’, y eso en el más optimista de los casos. Todos podemos hacer más y en todos los ámbitos (el personal, el familiar y el social) para acabar de una vez y para siempre con esta lacra que, en casos extremos, puede llevar al hombre a la cárcel y a la mujer a la tumba. Y, como reza un cartel que preside una de las 12 salas del recorrido, “de la cárcel se sale, de la tumba no”.

…“Sólo quería morirme. Me convertí en un cadáver. Un muerto en vida. Cuando sufres algo así, es como si te hubieran quitado el alma. Como si se hubiera ido y se la hubiesen colocado a una cosa. Te conviertes en un objeto”. “Lo más terrible es que cuando sufres maltrato terminas, sin querer, convirtiéndote tú misma en una maltratadora. Comienzas a machacar a toda la gente que te rodea y que te quiere”... Un montaje imprescindible, y mucho más para todos los varones, empezando por los alumnos de secundaria, bachiller y universitarios.

‘Macho Man’

Dirección y creación: Àlex Rigola
Asesora de contenidos y psicóloga experta en violencia machista: Alba Alfageme Casanova
Ayudantía de dirección: Alba Pujol
Asistencia a la dirección: Irene Vicente Salas
Equipo dramatúrgico: Ferran Dordal, Alba Pujol, Irene Vicente Salas y Àlex Rigola
Espacio escénico: Max Glaenzel
Asistencia al espacio escénico
: Judit Colomer
Diseño de sonido y QLab
: Igor Pinto

Edición de vídeo: Alejo Levis
Estudio de sonido
: Beatgarden (Pau Romero)
Doblaje inglés: Molly Malcom
Técnico de sonido
: Ferran Puértolas
Técnico eléctrico
: Àngel Puertas Sala & Pere Sánchez
Responsable del montaje
: Raúl Vilasís
Construcción
: Pascualín estructures y Òscar Hernández “Ou”
Traducción y correcciones
: La correccional
Producción ejecutiva
: Clara Aguilar, Jordi Puig “Kai” y TITUS ANDRÒNIC S.L.
Distribución
: Art Republic

Teatros del Canal, Madrid

Hasta el 19 de marzo de 2019`

(Con mis disculpas a esa apasionada espectadora con la que no pude compartir la parte del bis a bis del recorrido, por las razones que ya le apunté…).

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.