www.diariocritico.com
'Instrucciones para caminar sobre el alambre': sal de la rueda
(Foto: Irene G Lara B)

'Instrucciones para caminar sobre el alambre': sal de la rueda

sábado 29 de febrero de 2020, 11:54h

Nunca hubiera sala de teatro con 35 años tan bien cumplidos como esta Cuarta Pared, cuna de nuevos dramaturgos, jóvenes actores y alumnos de teatro que, a buen seguro, unos años después, acabarán siendo también lo uno o lo otro. Es, ciertamente, muy difícil encontrar un nombre del panorama teatral madrileño actual que no esté vinculado en alguna etapa de su carrera artística, de una u otra forma, a la Sala Cuarta Pared. Para celebrarlo, la veterana sala estrena estos días sus ‘Instrucciones para caminar sobre el alambre’ que, aunque termina en esta primera etapa con el mes de febrero, muy pronto volverá a exhibirse nuevamente en el escenario que la ha visto materializarse.

Cuatro son los dramaturgos que firman estas ‘Instrucciones para caminar sobre el alambre’, Quique Bazo, Yeray Bazo, Juanma Romero y Javier G. Yagüe. Este último, además, dirige el dinámico, tenso, brioso y, al menos desde el punto de vista actoral, agotador montaje. Es la segunda parte de la trilogía abordada desde Cuarta Pared para analizar la esquizofrenia social en la que está sumida nuestra sociedad, continuación de su aclamada Nada que perder.

En este nuevo thriller, una chica joven, Alba –encarnada por una dinámica Marina Herranz-, ha desaparecido. Rápidamente su familia se pone en marcha para intentar encontrarla y en esa búsqueda tendrán un papel decisivo su Madre (Rosa Manteiga), y su Hermano (Javier PérezAcebrón). Junto a ellos, y encarnando diversos papeles (Padre, Médico, Luiso…), Guillermo Sanjuán y Aitor Satrústegui.

En esa búsqueda y, enunciadas consecutivamente por los personajes, se van anotando una serie de instrucciones, que constituyen todo un material de supervivencia para cualquier ciudadano (“…nunca hable mal de la policía ni de las instituciones…”, “mantenga la calma; se necesitan pruebas para proceder a la detención de una persona”; “si un sospechoso recibe presiones que le hagan suponer que están sobre su pista, puede decidir desaparecer él mismo…”).

Los espectadores también son ciudadanos, claro, y pueden ir pensando en aplicarse la misma medicina. Estos asisten a una frenética y encadenada sucesión de situaciones inteligentemente trenzadas por Javier G. Yagüe como director del montaje, y así van desfilando ante la atenta mirada del público una serie de circunstancias cotidianas que son fiel reflejo del mundo que nos ha tocado vivir: competitividad, individualismo, insolidaridad, búsqueda del éxito a toda costa y fracasos inevitables. Luego, claro está, vienen las enfermedades mentales, la depresión, el ninguneo, la sinrazón, la perplejidad y el hastío. Nos empeñamos y cada vez es más difícil vivir, y la soledad es el plato diario que se digiere con mayor fruición.

El escenario de Cuarta Pared se ha rediseñado -ha habido que levantar buena parte del patio de butacas-, y los actores están rodeados del público por tres partes. El suelo aparece pintado por mil y una filigranas de tiza, que representan los intrincados caminos que nos obliga a recorrer esta sociedad del éxito y el triunfo. Una bicicleta sobre él, unas veces estática y otras liberada es utilizada fundamentalmente por Alba. Colgadas también de la pared del fondo, hay algunas otras bicis más. Unas colchonetas, unas sábanas y algunas cajas de cartón complementan la escenografía diseñada por Monika Rühle, autora también del diseño de vestuario, de corte actual. Todo ello lo ilumina Mariano Polo con imaginación y eficacia para completar los distintos ambientes en donde transcurre la fábula.

La propuesta sigue la línea de denuncia social iniciada en la primera parte de la trilogía y gustará a quienes acudieran a verla y, probablemente también, enganchará a nuevos espectadores que quedarán así mismo fascinados por la agilidad y aparente sencillez de una historia frenética que discurre durante casi dos horas ante sus ojos sin dejarle un instante de respiro. Muy interesante.

‘Instrucciones para caminar sobre el alambre’

Dramaturgia: Quique Bazo, Yeray Bazo, Juanma Romero y Javier G. Yagüe

Dirección: Javier G. Yagüe

Intérpretes: Marina Herranz, Rosa Manteiga, Javier PérezAcebrón, Guillermo Sanjuán y Aitor Satrústegui

Diseño de iluminación: Mariano Polo

Diseño de escenografía y vestuario: Monika Rühle

Fotografía: Sandra Nieto e Irene González Lara

Contenidos audiovisuales: Alba Montañés

Producción, comunicación y distribución: Cuarta Pared S.L.
Producción ejecutiva: Elvira Sorolla
Sala Cuarta Pared, Madrid

Hasta el 28 de marzo de 2020

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios