www.diariocritico.com
'Medea': ¡enorme Aitana!
Ampliar

'Medea': ¡enorme Aitana!

jueves 19 de enero de 2017, 18:28h

‘Medea’, de Séneca, en adaptación y dirección de Andrés Lima, vuelve ahora al Teatro del Barrio, por unos días, con Aitana Sánchez-Gijón totalmente sola frente al público en una especie de lectura dramatizada, aunque tiene mucho más de esto último que de lectura. ‘Medea’ forma parte de la trilogía coproducida por el Teatro de la Ciudad -laboratorio teatral conjunto de Miguel del Arco, Andrés Lima y Alfredo Sanzol concebido como una apuesta integral por la investigación, reflexión, producción y exhibición escénica.

El personaje de Medea es amor, fuego, pero es también vértigo, pasión, angustia, dolor, grito, desazón, determinación, obsesión… Medea es una mujer que reúne en sí misma toda la grandeza y toda la miseria del ser humano a lo largo de todos los tiempos.

Y esta es, justamente, la razón por la que un texto como el de ‘Medea’ suena hoy tan intensa y profundamente como sonó hace dos milenios. Por eso el espectador del siglo XXI recorre los mismos caminos de los que le han antecedido durante muchos siglos: la emoción, el estremecimiento, la sacudida moral que le transmite otro ser humano que se mete en la piel de ‘Medea’. Aitana Sánchez-Gijón es la mejor Medea que jamás he visto. Sus gritos desgarradores, que escuché por vez primera en el Teatro de La Abadía, han vuelto a atravesarme como una espada desde el Teatro del Barrio, en donde recala por unos días, como avance de la gira por media España que le llevará junto a Andrés Lima en esta “lectura dramatizada”.

Con una puesta en escena totalmente desnuda -solo hay una silla plástica negra en todo el escenario-, aparece Aitana vestida de riguroso negro, con un vestido que le cubre ligeramente la rodilla, y que la actriz se enfunda como un guante. Los zapatos, también negros, con los que presenta la función al púbico, dejan de oprimirle muy pronto los pies y la actriz se lanza a los abismos de la interpretación de su Medea con apenas una corta inclinación de cabeza para buscar la concentración necesaria (cabello adelante…), y segundos después lanza ese grito que se clava en el oído del espectador como un puñal, como un dolor sordo, ancestral, definitivo, que estremece hasta la última fibra de sus entrañas y que transmite de forma contundente, total, a todos y cada uno de los espectadores que van a tener la oportunidad de verla en los próximos meses por todo el país. A partir de ahí, el abismo de la montaña rusa de las emociones más intensas y animales: amor, pasión, dolor, celos, venganza y sangre derramada de lo más sagrado, lo más íntimo de una mujer, sus hijos, recorren con intensidad creciente los 90 minutos aproximados de esa lectura dramatizada que con el mismo acierto que la tragedia inicial ha vuelto a dirigir Andrés Lima.

La luz pronuncia los diferentes estados anímicos por los que transita Medea, encarnada en una Aitana Sánchez-Gijón que vuelve a demostrar que es la mejor Medea que jamás ha pisado un escenario en España. Nadie que la vea sobre las tablas de un teatro podrá olvidar jamás ese tumulto de estremecimientos, emociones vividas junto a ella, vividas con ella...

Con solo esta interpretación, es suficiente para que una actriz, Aitana Sánchez-Gijón, pase a formar parte de los más grandes de un oficio milenario y sagrado, el de actor. ¡Chapeau, Aitana! ¡Larga vida a Medea, larga vida a Aitana!


‘Medea’

Texto: Séneca

Adaptación y Dirección: Andrés Lima

Intérprete: Aitana Sánchez-Gijón

Teatro del Barrio, Madrid

Hasta el 21 de enero de 2017

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios