www.diariocritico.com
'Nise, la tragedia de Inés de Castro': razones de estado teñidas de sangre inocente

'Nise, la tragedia de Inés de Castro': razones de estado teñidas de sangre inocente

viernes 20 de diciembre de 2019, 07:56h

La última propuesta de la Compañía Nao d’amores acaba de estrenarse en la Sala Juan de la Cruz del madrileño Teatro de La Abadía. El hecho de que, a falta de dos semanas, no quede ni una sola entrada en la taquilla es el mejor indicador de que estamos ante otro de los bellísimos trabajos a los que nos tiene acostumbrados la compañía segoviana. Se trata de ‘Nise, la tragedia de Inés de Castro’, un montaje con dramaturgia y dirección de Ana Zamora, a partir de Nise Lastimosa y Nise Laureada, de Jerónimo Bermúdez (1530-1599).

En ‘Nise…’ (anagrama de Inés), y en un hermosísimo y sonoro lenguaje hispanoluso, se relata la trágica historia -convertida en leyenda-, de Inés de Castro, la amante del infante don Pedro de Portugal, asesinada en aras de la política del bien común por el padre de este, y coronada después de muerta, como reina. En ella se tratan temas como la justicia, el amor, la pasión, la venganza, la arbitrariedad de los poderes fácticos en los conflictos políticos y la razón de estado como justificación de ciertas decisiones, en este caso de un monarca pusilánime que no sabe imponerse a la corte. Asuntos todos que, aunque ocurridos en el siglo XIV, sin mucho esfuerzo, pueden trasladarse perfectamente también a nuestros días.

Aunque los papeles clave de la tragedia recaen sobre Natalia Huarte (Inés de Castro) y José Luis Alcobendas (el Rey Alfonso IV de Portugal), todo el elenco raya la perfección en la interpretación de sus papeles respectivos. Hablo de unos también magníficos Javier Carramiñana, Alba Fresno, José Hernández Pastor, Eduardo Mayo, Alejandro Saá e Isabel Zamora. Además de expresarse con una claridad y nitidez envidiables en ese lenguaje hispanoluso del momento histórico en que se desarrolla la tragedia, los actores también cantan y bailan con la destreza de unos artistas que no dejan de explorar día a día el límite de sus capacidades.

Todo el trabajo del equipo artístico es, asimismo, primordial para el excelente resultado final del montaje. Alicia Lázaro en la dirección musical (las canciones son originales pero contienen todo el sabor de la época); Deborah Macías ha diseñado un hermosísimo vestuario, en donde la lana es el material básico y el color marrón el tono dominante; Ricardo Vergne ha diseñado la escenografía (una tierra oscura sobre el suelo y un pequeño estanque rodeado de azulejos de cerámica portuguesa para marcar el trágico lugar de la muerte de Inés, una campana que marca los cambios de escena y un botafumeiro que se balancea espiritual sobre las cabezas de personajes y espectadores); Miguel Ángel Camacho pone la luz justa para centrar la atención en los personajes, pero sin quebrar la emoción de los acontecimientos vividos; Javier García Ávila ha ideado la alegre coreografía del montaje; Vicente Fuentes es el artífice de la perfecta dicción del verso de los actores, y Fabio Mangolini se encarga de las máscaras.

A lo largo de todo el montaje se funden armoniosamente voces, músicas, sonidos, luces, texturas, olores y hasta sensaciones en la piel que ayudan decisivamente a que la tragedia penetre en el alma de los espectadores, que asisten conmocionados a la misma a poco más de un metro de los protagonistas.

Del montaje dirigido por Ana Zamora y, en general, de todo el trabajo que desde hace casi dos décadas viene realizando Nao d’amores podría escribirse no ya un ensayo, sino toda una tesis doctoral. A priori nada hacía pensar que la aventura de una compañía que como esta, iba a dedicar sus esfuerzos y sus ambiciones estéticas primordialmente a rescatar el teatro renacentista español -textos que no forman parte del repertorio habitual de nuestro teatro clásico-, llegaría tan lejos y en tan excelente estado de forma, como demuestra, no sólo el permanente favor del público, sino también los numerosos premios nacionales e internacionales que ha recibido.

‘Nise, la tragedia de Inés de Castro’, no ha roto la regla, sino todo lo contrario. Todo lo que se cuece en la nave del segoviano pueblo de Revenga está tocado por el estudio, la seriedad, el trabajo duro, la inspiración y la belleza y esa es la única fórmula -que tiene muy poco de mágica-, que explica que todo su repertorio (13 obras hasta la fecha), pueda seguir representándose sobre escenarios españoles, europeos o americanos durante muchos años más. El último, ‘Nise, la tragedia de Inés de Castro’, es sencillamente sublime. Una de esas propuestas que puedes ver dos, tres, y más veces, sin que nunca puedas llegar a aprehender toda la belleza y la emoción que contiene.

‘Nise, la tragedia de Inés de Castro’

Autor: Jerónimo Bermúdez

Dramaturgia y dirección: Ana Zamora

Reparto: José Luis Alcobendas, Javier Carramiñana, Alba Fresno, José Hernández Pastor, Natalia Huarte, Eduardo Mayo, Alejandro Saá, e Isabel Zamora

Dirección musical: Alicia Lázaro

Asesor de Verso: Vicente Fuentes / Fuentes de la Voz

Vestuario: Deborah Macías (AAPEE)

Escenografía: Ricardo Vergne

Iluminación: Miguel Ángel Camacho

Coreografía: Javier García Ávila

Asesor de Máscaras: Fabio Mangolini

Ayte. de Dirección: Verónica Morejón

Ayte. de Escenografía y Vestuario: Irma Martínez

Realización de vestuario: Ángeles Marín / Maribel Rodríguez

Realización tejidos artesanales: La Real Lana

Realización de escenografía: Purple Servicios Creativos

Realización de utilería: Ricardo Vergne / Miguel Ángel Infante

Dirección técnica: Fernando Herranz

Prensa: Josi Cortés

Producción ejecutiva: Germán H. Solís

Distribución: Nao d’amores

Una producción de Nao d’amores y Comunidad de Madrid en colaboración con Teatro de La Abadía
Con la colaboración de Ayuntamiento de Segovia y Junta de Castilla y León

Teatro de La Abadía, Madrid

Del 12 al 30 de diciembre de 2019

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.