www.diariocritico.com
'Terrenal: pequeño misterio ácrata': estirpe Caín

'Terrenal: pequeño misterio ácrata': estirpe Caín

viernes 01 de noviembre de 2019, 12:27h

Cultura, mitos, religión, política, humor, metafísica, filosofía e ideología se mezclan armoniosa e inteligentemente en ‘Terrenal. Pequeño misterio ácrata’, del argentino Mauricio Kartun (San Martín, 1946), que, después de su paso por el Festival de Otoño madrileño 2017 ha vuelto con éxito indiscutible a la Sala Juan de la Cruz del Teatro de La Abadía entre el 17 de octubre al 3 de noviembre de este año. En otras palabras, que el lector de esta crítica solo dispone de tres días y otras tantas oportunidades de disfrutar con una obra de esas que hacen época, una de esas piezas que contienen varias capas de lectura, de degustación, de análisis y de recreación y goce que es imposible concentrar en el par de folios que suelo utilizar para hablar críticamente de un montaje. En mi caso, esta es la segunda vez que lo veo, aunque tengo amigos y colegas que van ya por la quinta ocasión. La propuesta escénica, de verdad, lo merece.

Para compensar, hace un par de semanas que no se nos ocurrió otra cosa que hablar largo y tendido con el autor de ‘Terrenal’ en una entrevista que publicamos en estas mismas páginas electrónicas, como fórmula directa de encontrar más y mejores claves sobre la escritura de la pieza y del resto de la extensa obra de Mauricio Kartun.

En ‘Terrenal’ se encuentran de la forma más afortunada que pensar se pueda el mito bíblico de Caín y Abel, con la problemática política que hoy vive, no sólo la Argentina natal de Kartun, sino el mundo entero. La relación entre los dos hermanos, que viven más o menos esperanzados en la vuelta de su Tatita –mitad padre, mitad abuelo y la figura de un Dios alegre y juguetón en todo caso-. La encrespada relación fraternal de ambos se trasforma aquí en la lucha de clases entre Caín, un celoso propietario de tierras de cultivo (sobre todo dedicadas al pimiento morrón), y Abel, trabajador que ve en su situación el estadio más próximo a un mundo feliz. La pretendida convivencia civilizada entre las dos formas de ver el mundo termina -ya se sabe-, como el rosario de la aurora, y ni siquiera la presencia del Tatita consigue evitar que Abel vuelva de nuevo a caer tendido sobre la tierra como consecuencia de los golpes mortales, definitivos, que le propina su hermano Caín. De ahí en adelante, claro, todos tenemos algo de Caín, todos formamos eso que Kartun llama en esta pieza la estirpe Caín.

Pero no se piense que un tono de tragedia atraviesa este ‘Terrenal’ de principio a fin. No, todo lo contrario, porque son el slapstick y el teatro de variedades los dos géneros más próximos a cuanto se ve en escena. Un reto difícil de superar, si no es porque tres magníficos actores son capaces de mantener dibujada la sonrisa en la cara del espectador durante la hora y tres cuartos de duración del montaje. ¡Excepcionales las actuaciones de Claudio Da Passano, Claudio Martínez Bel y Rafael Bruza!

Y todo para hablar de cosmogonía, metafísica y poder político engarzados en brillantes diálogos, atinadísimas metáforas, refranes criollos -no siempre inteligibles al oído español, y eso que compartimos idioma-, y desternillantes juegos de palabras (“En el pescado está la penitencia”, “Ahí está la derecha pidiendo derechos”, “Estoy tan acostumbrado a perder, que cuando gano me asusto”, “Con tal de defender el capital, es capaz de defender el comunismo”…), que sostienen estos tres personajes que se adueñan de las tablas, al tiempo que del corazón y la cabeza del espectador, que no repara en que son tres actores -dos Claudios y un Rafael-, quienes están detrás de esos tres inmensos personajes salidos de la pluma de Kartun. Su mímica, su cuerpo y su forma de decir consiguen el milagro de la perfección, de la excelencia sobre un escenario. Belleza, emoción y vida, eso es ‘Terrenal’ y, si yo estuviera en tu lugar, ya estaría mirando en internet el camino más corto para no quedarme sin disfrutar de este milagro sobre las tablas al que también contribuyen decisivamente la brillante iluminación de Leandra Rodríguez y el espacio sonoro creado por Eliana Liuni.

‘Terrenal. Pequeño misterio ácrata’

Autor y director: Mauricio Kartun

Intérpretes: Claudio Da Passano, Claudio Martinez Bel y Rafael Bruza

Escenografía y vestuario: Gabriela Aurora Fernández

Iluminación: Leandra Rodríguez

Diseño sonoro: Eliana Liuni

Asistente de dirección: Alan Darling

Teatro de La Abadía, Madrid

Hasta el 3 de noviembre de 2019

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.