www.diariocritico.com
Obra de teatro Ushiaia
Ampliar
Obra de teatro Ushiaia

'Ushuaia' y los fantasmas del pasado

jueves 23 de marzo de 2017, 18:15h

En el teatro, uno suele encontrarse con pocas sorpresas. No pasa como en las quinielas, la lotería o el eurojackpot de la ONCE, pongamos por caso, en donde la suerte es el factor que más cuenta frente a la estadística (muy por encima del noventa por ciento). Cuando en una función, como ‘Ushuaia’, se encuentran un autor de la talla de Alberto Conejero (La piedra oscura,Cliff-Acantilado…), un director de escena como Julián Fuentes Reta, que ya demostró todo lo demostrable en Cuando deje de llover, y un actor de la calidad y la experiencia de José Coronado, el riesgo de equivocación para el espectador es justamente el inverso al de los juegos de azar. Así, de principio, aunque ‘Ushuaia’ puede crecer -debe de hacerlo-, incluso-, el resultado de la función, para quien suscribe, es mucho más que interesante.

‘Ushuaia’, que ha subido para ser representado durante varias semanas al escenario de la sala principal del Teatro Español de Madrid, es un thriller intimista, inquietante, con solo cuatro personajes en escena, y de un carácter ético, épico, histórico y hasta viajero. El paisaje de fondo es un bosque tan tupido como helado y alejado de grandes concentraciones urbanas que está -literalmente- en el otro extremo del mundo, allá en la Tierra del Fuego argentina, en plena Antártida. Allí se encuentra una ciudad y un municipio llamado así, Ushuaia, que se fundó a finales del XIX, y que por su singular ubicación, fue escogida por más de un criminal de guerra nazi como refugio después de terminada la II Guerra Mundial.

Mateo (estupendo José Coronado, que interpreta a un hombre taciturno y misterioso que parece ya cansado de arrastrar consigo la culpa por algo o por alguien…), vive recluido en pleno bosque austral en Ushuaia. Sitio aislado, donde es difícil acceder tanto en coche como a pie. La elección del lugar para vivir no es, ni mucho menos, casual. Pero su soledad se ve alterada por unas inoportunas cataratas que le están dejando ciego y que le obligan a contratar a una asistenta durante unos días por semana. Se trata de Nina (encarnada por Ángela Villar), que desde el primer momento se descubre como algo más que una mujer que necesita trabajo. Hay alguna razón que la lleva hasta allí y que el espectador irá descubriendo poco a poco, a medida que discurren los días en ese paraje hostil y aislado. Paralelamente, otros dos personajes más jóvenes, Rosa y Mattahäus (Olivia Delcán y Daniel Jumillas), viven una historia de guerra y de amor en la Salónica ocupada por los nazis en la II Guerra Mundial. Se trata de una chica judía, una más de los judíos sefardíes que fueron deportados a los campos de exterminio y posteriormente aniquilados por los militares alemanes de Hitler. Rosa es judía y Mattahäus, soldado y alemán y ni uno ni otro pueden sobreponerse al corazón porque sus sentimientos mandan más que su razón.

Ambos tiempos y espacios se van superponiendo a lo largo de los más de 90 minutos de la función en donde Coronado se muestra tan duro como quebradizo, tan firme como vulnerable; Villar despliega su encanto personal (sencillez, necesidad de trabajar, ordenada, detallista y leal), para seducir al misterioso Mateo; Jumilla se muestra convincente, y Delcan inocente, atemorizada y sumisa.

El montaje está lleno de sentimientos y emociones humanas: culpa, misterio, exilio (interior y físico), amor, y fantasmas personales e históricos que circulan por Ushuaia de principio a fin, en un trabajo escénico perfectamente engranado por Fuentes Reta, que los dosifica a lo largo de todo el montaje para que el espectador mantenga la tensión de principio a fin.

La escenografía de Alessio Meloni (árboles robustos, retorcidos, viejos y supervivientes en esas condiciones tan hostiles, y un prisma de cristal en medio de ellos) es muy sugerente; la iluminación de Joseph Mercurio combina la inquietud y el misterio con la luminosidad y la oscuridad de esos parajes en los confines de la Tierra; y todas esas sensaciones se pronuncian también con la música y el espacio sonoro diseñados por Iñaki Rubio, y el vídeo de Néstor Lizalde, en claro contraste con el sencillo y funcional vestuario de época de Berta Grasset.


‘Ushuaia’

Autor: Alberto Conejero

Director: Julián Fuentes Reta

Reparto: Daniel Jumillas, José Coronado, Ángela Villar y Olivia Delcán

Figuración / servidor de escena: Yunis Y. Álvarez

Ayudante de dirección: Jorge Muriel

Producción: Teatro Español

Teatro Español, Madrid

Hasta el 16 de abril de 2017
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios