www.diariocritico.com
¡Corre!’,…pero piensa antes en la meta

¡Corre!’,…pero piensa antes en la meta

Que Yolanda García Serrano tiene el secreto de la escritura para cine y televisión, lo sabemos todos. Que ese mismo secreto lo había extendido también al teatro, ya no es una verdad tan conocida sencillamente porque el público ve mucha más tele y cine que teatro. A partir de ‘¡Corre!’ esa diferencia se va a reducir ostensiblemente porque la guionista y dramaturga ha escrito un drama para dos personajes que va a dar mucho que hablar: tan duro como sensible, tan doloroso como realista, tan determinista como libre.
Todo es cuestión de escoger, y uno es muy dueño de elegir su propio camino, viene a decir la dramaturga, a través de las vidas, las conversaciones, los encuentros y los desencuentros, los pensamientos, las decisiones y las determinaciones de sus personajes. Un hombre y una mujer,dos hermanos, Kiko y Emma, con un origen común, pero con dos destinos muy diferentes: uno en la cárcel y otra, profesora de música.

El montaje teatral sobre la nueva obra de Yolanda García Serrano, ¡Corre!’, lo dirige ella misma y permanecerá hasta principios de abril en la madrileña Sala Mirador. Para encarnar a los dos hermanos, el casting no ha podido ser más acertado: unos soberbios Antonio Zabálburu y Nur Levi, que dibujan a un Kiko y a una Emma con una fuerza tremenda. Y lo hacen sin tretas ni concesiones fáciles a cada uno de sus papeles porque uno y otro, durante la hora y media que permanecen ante el espectador, parecen y son lo que se espera de ellos, un delincuente por decisión propia (duro, cínico, sobrado, chuleta,iluso,insensato y algo salvaje…), y una profesora de música a punto de ser madre (dulce, desengañada, que vuelve una y otra vez a intentarlo, reflexiva, empática…) que encaja como puede cada uno de los golpes que le da la vida, gran parte de los cuales proceden precisamente de su hermano.

Buena voluntad

La acción transcurre a lo largo de un año, en el cual la profesora de música, que está casada con Esteban, visita a su hermano en la cárcel ocho veces. La primera, después de tres años de no haberlovisto, es para comunicarle la muerte de su madre por infarto y decirle que le corresponde el piso por herencia... Las siguientes son también consecuencia aparente de ese asunto de la venta pero, en realidad, Emma lanza continuos lazos a su hermano para que sus relaciones puedan ser alguna vez verdaderamente fraternas. El resultado, sin embargo, es que la mujer, después de cada una de las visitas que hace a su hermano en la cárcel, llega a casa llorando del dolor que le produce la creciente incomunicación con su propio hermano. Los dos han crecido en el mismo hogar pero cada uno, desde muy pequeños, han seguido caminos distintos que les han llevado hasta hoy, una, bien situada y, otro, en la cárcel sin oficio ni beneficio...

Aunque los actores son dos, ellos, a su vez, hablan con otros personajes y la escena parece poblada de muchos otros: Esteban, el marido de Emma; la psicóloga de la cárcel Mari Ángeles; el compañero de celda de Kiko; el míster con el que se relaciona Kiko porque quiere participar en las olimpiadas carcelariascon el fin de conseguir rebajar la pena y salir cuanto antes, o el abogado que le visita en la cárcel para llevarle los papeles de la venta del piso, heredado de su madre...

El escenario es un espacio abierto, en el que están delimitadas doszonas. Una, a la derecha del espectador, con un sillón con una lámpara de pie, que da a entender la holgura económica en laque se desenvuelve Emma, que vive en una casa confortable. A la izquierda, la cárcel, donde lleva encerrado su hermano los cuatro últimos años (un locutorio, unos asientos metálicos, su celda -que comparte con otro recluso- donde hay un camastro y en una columna fotos de chicas ligeras de ropa). A la derecha de la celda, una máquina de hacer ejercicio.

En un principio, Yolanda García Serrano pensó en que la historia encajaría, como el zapato de Cenicienta, en un guion cinematográfico que estaba trabajando con Joaquín Oristrell, pero este le convenció de que había que adaptarlo para ser una obra de teatro y, finalmente, fue el productor José Sámano quien acabó de decidir a la autora. Estas semanas los idus de marzo se han confabulado para que todo haya acabado de la mejor forma posible, con el montaje de uno de esos espectáculos que a uno le dejan huella…

‘¡Corre!’, de Yolanda García Serrano
Dirección: Yolanda García Serrano
Intérpretes: Antonio Zabálburu y Nur Levi
Ayudante de Dirección: Michael Aguiló
Iluminación: Manuel Fuster
Escenografía: Carlos Aparicio
Composición musical y Espacio Sonoro: Mariano Díaz
Sala Mirador (Madrid)
Hasta el 3 de abril



¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Foro asociado a esta noticia:

  • ¡Corre!’,…pero piensa antes en la meta

    Últimos comentarios de los lectores (1)

    40741 | Yolanda - 17/03/2016 @ 11:35:27 (GMT+1)
    ¡Corre! ha sido un esfuerzo que me ha dolido en el alma, pero he contado con unos actores y un equipo fantásticos. Estamos muy felices de llegar a los corazones de todos vosotros.
    Muchas gracias, José Miguel.

  • Normas de uso

    Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

    No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

    La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Tu dirección de email no será publicada.

    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.