www.diariocritico.com
Las 10 mejores canciones de John Lennon después de los Beatles

Las 10 mejores canciones de John Lennon después de los Beatles

viernes 09 de octubre de 2020, 08:38h

John Lennon hubiera cumplido 80 años este viernes si un indeseable, del que es mejor no hablar, no hubiera apretado el gatillo hace otros 40 años. Posiblemente estemos ante la figura más importante de la música pop y rock del siglo XX, sobre todo al frente de los Beatles, pero también gracias a su carrera en solitario. Desde Diariocrítico queremos rendirle tributo recordando nuestras canciones favoritas fuera de la mítica banda de Liverpool, de los que ya hicimos un especial con nuestras 50 favoritas.

Imagine

Mientras que sus ex compañeros McCartney y Harrison debutaban con discos que fueron directamente al número uno, Lennon se tenía que conformar con un honroso sexto puesto con su primer disco tras la separación de los Beatles, el descarnado 'Plastic Ono Band'. Así que para su siguiente trabajo decidió acercarse al estilo de balada al piano que tan bien se le daba a su ex compañero Paul y entregar el himno definitivo en una canción que es anti religión, antimaterialista, antinacionalista de cualquier tipo y anticapitalista, pero Lennon cantó su letra sobre una de las melodías más bellas que se recuerdan y con un exquisito arreglo de cuerdas a cargo de Phil Spector, para que el mundo pudiera tragarse el subversivo mensaje (un mensaje, por otra parte, lleno de contradicciones, algo muy propio de Lennon). Ya lo decía Mary Poppins, "con un poco de azúcar, la píldora que os dan pasará mejor...".



God

La ruptura de los Beatles fue un shock mundial, era como si la separación de los Fab Four fuera la confirmación del final de los 60 y de todos sus ideales de paz y amor. Lennon, el líder de la banda, decide dar su versión de los hechos y declarar su independencia definitiva del mito Beatle, afirmando su independencia como individuo y, en cierta medida, despidiéndose de los utópicos sueños de los 60, "No creo en Elvis, no creo en Zimmerman (Dylan), no creo en los Beatles. Solo creo en mí, en Yoko y en mí. Fui la morsa pero ahora solo soy John, así que, queridos amigos, la vida sigue, el sueño ha terminado”.



Jealous Guy

Meter una canción en los últimos discos de los Beatles, donde tenías que competir con tres de los mejores compositores de canciones de la historia no era tarea fácil. Evidentemente el que peor lo tenía era George Harrison, que fue el último en llegar a ese nivel y no tenía tanto poder de decisión como Lennon y McCartney, pero a los dos principales compositores también se les quedaron algunas canciones en el tintero, no tantas como para completar un triple disco fabuloso, pero sí las suficientes como para que se convirtieran en algunas de las más icónicas de su carrera. Véase este 'Jealous Guy' en el que Lennon se reconoce como alguien celoso y violento, pero que comenzó su vida en 1968 tras el viaje a la India y se consideró para el 'Doble Blanco' y 'Let It Be', bajo el título de 'Child Of Nature', influida por una charla del Mahareshi que también llevó a McCartney a escribir 'Mother Nature Son'.. Lo que no cabe duda es de que es una de las canciones más redondas de la carrera de Lennon.



Instant Karma

Cuando Lennon grabó (27 de enero de 1970) y publicó (6 de febrero del mismo año) esta canción, la separación de los Beatles todavía no se había hecho pública. Lo que convirtió a esta canción en la primera firmada por un Beatle en solitario en alcanzar el millón de ventas en EEUU. Normal que fuera un éxito, normalmente se tiene a McCartney como al compositor de los grandes estribillos pero aquí Lennon entrega uno absolutamente redondo, con uno de sus grandes mensajes igualitarios "We all shine on, like the moon and the stars and the sun".



Mother

En 1970 Lennon y Yoko Ono comenzaron con la terapia primal de Arthur Janov y algo de eso se coló en su 'Plastic Ono Band', sobre todo en la canción que lo abría, en la que se enfrentaba a sus sentimientos de rechazo por parte de su madre cuando era joven, al final del disco, el artista también afrontaba su muerte con 'My Mommy's Dead'. Eso sí, sus agónicos gritos en esta canción son, sin duda, algunos de los momentos más escalofriantes de toda su discografía.



Watching the Wheel

Lennon se tomó un tiempo sabático cuando nació su hijo Sean en 1975, dejó de sacar discos y se convirtió en un padre de familia a tiempo completo. Eso sí, con el rabillo del ojo seguía mirando lo que hacían sus compañeros de generación, muchos de los cuáles se mostraban incrédulos de que el mayor referente de los años 60, junto a Bob Dylan, se hubiera retirado a ver la vida pasar, "Bueno, ellos sacuden sus cabezas y me miran como si hubiese perdido la razon. Yo les digo "no hay prisa, solo estoy aqui parado pasando el rato". De esto trata esta canción que apareció en el disco con el que volvía al ruedo, 'Double Fantasy', y que, tristemente, fue lo único que pudo volver a publicar.



How?

Otra maravilla de 'Imagine' con otro estupendo arreglo de cuerdas a cargo de Spector. Inspirada también por la terapia primal, Lennon cambia los gritos por las melodías 'beatle' y deja varias preguntas sin respuesta...



How Do You Sleep?

La canción de la polémica, el ataque más furibundo de John a Paul, supuestamente en respuesta a una parte de 'Too Many People'. Como si quisiera hacer el ataque más duro, llama a Harrison que mete una espléndida guitarra slide y ataca donde sabe que más duele "The sound you make is muzak to my ears" / "The only thing you've done was Yesterday" / "You must have learned something in all those years". Lo curioso del caso es que es una prueba más de las enormes contradicciones del propio Lennon, alguien que abría el disco diciendo "Imagina a todo el mundo viviendo en paz" para poco después pasar al ataque contra su mejor amigo. Puede que hasta él se arrepintiese de la letra (terminó declarando que no era sobre Paul sino sobre él mismo) pero nadie puede dudar de que es una de sus grandes canciones y una prueba más de lo amargo que es cuando el amor se transforma en odio.



#9 Dream

La mejor canción surgida de su 'Lost Weekend'. Tras dos espléndidos discos, 'Plastic Ono Band' e 'Imagine', Lennon perdió el toque y comenzó a sacar discos más irregulares, además se medio separó de Yoko, que incluso le recomendó que comenzara a salir con su secretaria May Pang. Fue lo que se conoció como el 'fin de semana perdido' pero que duró mucho más, en concreto un año y medio en el que Lennon no paró de beber, esnifar coca y demás cosas propias de la crisis de la mediana edad, además de hacer las paces definitivas con Paul. En esa época grabó 'Walls & Bridges' donde aparecía esta canción que Lennon soñó al completo, letra y melodía, y que se convertiría en una de sus favoritas. Puede que esta ensoñación sea lo más parecido que compuso a Strawberry Fields Forever en su, tristemente, escasa obra en solitario.



Working Class Hero

'Working Class Hero' ve aparecer de nuevo al Lennon político de 'Revolution' pero esta vez de manera totalmente desnuda, solo él y su guitarra acústica, recordando al primer Dylan, hablando sobre su orgullo de clase obrera, aunque curiosamente Lennon viniera de la familia más acomodada de los cuatro Beatles. Aun así, tenía tanta fe en la canción que la grabó más de 100 veces hasta que se quedó satisfecho con la toma final, como el resto de 'Plastic Ono Band' es desnuda y descarnada.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios