www.diariocritico.com
La historia del pionero trasplante de corazón que ha salvado la vida a la pequeña Naiara
Ampliar
(Foto: Captura de pantalla en Youtube)

La historia del pionero trasplante de corazón que ha salvado la vida a la pequeña Naiara

La sanidad española ha logrado un nuevo hito en la medicina, que ha salvado la vida a la pequeña Naiara de dos meses. El hospital Gregorio Marañón de Madrid ha llevado a cabo el primer trasplante en el mundo de corazón infantil de donante en asistolia en un bebé de pocos meses y con incompatibilidad sanguínea con su donante.

Lo que ha sido casi un milagro era algo impensable hace apenas tres años, puesto que hasta 2018 este hospital público madrileño no inició en España el programa que permite realizar trasplantes de corazón en niños con grupo de sangre incompatible, sumándose ahora a que, por primera vez en nuestro país se haya realizado un injerto cardiaco de donante en asistolia (corazón parado) en una niña de tan solo dos meses de edad.

El caso de la pequeña Naiara es único en el mundo por tres motivos. Por un lado, por tratarse donante y receptor de niños de muy pequeño tamaño; porque el injerto cardiaco, obtenido con el procedimiento descrito, se implantó tras varias horas de isquemia fría en un centro alejado del hospital donante, algo excepcionalmente descrito; y por tratarse de un trasplante AB0 incompatible, lo que aumenta aún más su complejidad.

"El Hospital Gregorio Marañón fue el primero en España en realizar un trasplante cardiaco infantil entre dos niños con grupo sanguíneo incompatible, lo que se conoce como AB0 incompatible, y ahora se ha convertido en el primero en el mundo en llevar a cabo este tipo de trasplante con un corazón en asistolia, combinando ambas técnicas, que son tan recientes en medicina que hace tan solo tres años eran inviables. Esto supone aumentar significativamente las posibilidades de recuperar un corazón para los niños más pequeños, los bebés de apenas unos meses, para los que hay pocas donaciones", explica el jefe de Cirugía Cardiaca Infantil, Juan Miguel Gil Jaurena.

El cirujano cardiaco del Marañón añade que "la diferencia en una donación en asistolia es que el cirujano se encuentra un corazón parado, lleva unos minutos sin latir, está en isquemia caliente. En ese momento lo que hay que hacer es recuperar el latido de ese corazón, y eso se realiza conectando el corazón a un sistema de circulación extracorpórea. Tras su recuperación, los pasos son igual a una extracción tradicional".

"Hace poco tiempo nadie se hubiera planteado que personas con el corazón parado, si lo logramos recuperar, pueden convertirse en donantes, lo que puede aumentar este tipo de donaciones para los bebés", afirma.

En este trasplante los profesionales sanitarios tuvieron que recuperar el corazón dos veces y no solo una, como es habitual. Además, tuvieron que modificar toda la bomba de circulación extracorpórea para adaptarla a un niño tan pequeño, "pero no hubo problema y se realizó con éxito”, explica José Ángel Zamorano, perfusionista del Hospital Gregorio Marañón. “Este tipo de trasplante supone dar mayor esperanza a niños con enfermedades muy graves, ya que podemos recuperar un órgano tan importante como un corazón que estaba parado”, añade.

La historia de superación de Naiara

Antes de nacer Naiara se detectaron problemas en su corazón, por lo que, desde su comunidad autónoma, su madre fue derivada al Área del Corazón Infantil del Hospital Gregorio Marañón, como centro de referencia nacional para cardiopatías congénitas desde el feto. En el centro se hizo todo el seguimiento, pero la situación fue empeorando y hubo que adelantar el parto dado que el corazón de Naiara estaba en una situación muy difícil.

Los médicos de los servicios de Neonatología y Cardiología Infantil consiguieron estabilizarla pese a la complejidad de su estado. “La pequeña pudo evolucionar y conseguimos que el resto de órganos maduraran los suficiente para plantearnos la posibilidad de que Naiara entrara en lista de trasplante. Les explicamos a los padres que había muy pocas posibilidades porque hay escasos donantes a esa edad, tan sumamente pequeñitos. Sin embargo, gracias a inmensa generosidad de otros padres llegó la oportunidad, llegó un corazoncito para Naiara”, subraya Manuela Camino, jefa de la Unidad de Trasplante Cardiaco Infantil del Hospital Gregorio Marañón.

“Fue un momento muy importante, porque nos enfrentamos al trasplante de corazón que realizábamos al bebé más pequeño hasta el momento y porque 24 horas antes, Naiara había empeorado mucho. Si no hubiera llegado ese corazón habría habido pocas posibilidades de supervivencia”.

Es importante recordar que Naiara nació prematura, con menos de dos kilos de peso, y el trasplante llegó transcurridos dos meses, cuando su peso era de 3,2 kilos, lo que la convierte en una de los bebés más pequeños que ha recibido un trasplante de corazón en el Hospital Gregorio Marañón.

En esta ocasión, dada la singularidad de la donación, gran parte del equipo de Cirugía Cardiaca Infantil se trasladó al hospital del donante. “El proceso de recuperación, verificación de la viabilidad y extracción se desarrolló perfectamente. Todo gracias a increíble ayuda y colaboración de los profesionales del hospital del donante, con los que trabajamos como un solo equipo”, indica Gil Jaurena. “Pese a que otro de los retos era la distancia y el tiempo, al estar en hospitales distintos y tener que aplicar un protocolo de isquemia fría, llegamos al Hospital Gregorio Marañón con el órgano en buenas condiciones y tras la implantación el corazón comenzó a latir fuerte y estable”, explica el cirujano.

Tras unas semanas en la UCI, Naiara ya ha sido trasladada a planta, donde se recupera y evoluciona favorablemente bajo los cuidados los profesionales del Área del Corazón Infantil del Hospital Gregorio Marañón.

La donación en asistolia de un donante en distinto centro para un bebé tan pequeño como Naiara, puede convertirse en la única posibilidad de sobrevivir, ya que para estos niños tan pequeños no hay posibilidad de máquinas de asistencia ventricular que puedan servir de soporte hasta la llegada del trasplante, como sí ocurre en niños más mayores y los adultos que, además, tienen mayor posibilidad de conseguir donantes. Asimismo, si se añade para estos bebés la posibilidad de un donante de cualquier grupo sanguíneo, se abre una gran ventana de oportunidad para estos niños tan pequeños que necesitan un corazón.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios