www.diariocritico.com

guerra de Siria

Unicef alerta de que la intensificación de los enfrentamientos en Idlib, al noroeste de Siria, pondrá en riesgo inminente la vida de más de un millón de niños. "Miles de niños han tenido que abandonar sus hogares varias veces y ahora viven hacinados en albergues improvisados, con una grave escasez de comida, agua y medicinas", lamenta Henrietta Fore, directora ejecutiva de Unicef ante la "nueva ola de violencia, que podría dejarlos atrapados entre líneas de combate o en el fuego cruzado, con consecuencias que podrían ser fatales".

"No puedo describir lo que está sucediendo aquí. No tenemos suficiente agua ni comida y vivimos con miedo", dice Rand, de 12 años, en Idlib, mientras rompe a llorar. Al igual que Rand, en toda Idlib hay más de un millón de niños exhaustos y temerosos por la guerra, la incertidumbre, la violencia y el desplazamiento. Es el testimonio recogido por Unicef, que teme que la escalada de violencia en Idlib, en el noroeste de Siria, deje a 350.000 niños sin ningún sitio donde ir.

7 años de guerra sin tregua han destruido Siria y a su población, y es que a las decenas de miles de muertos en el conflicto se suman las decenas de miles de personas que han huido del país, para morir tratando de llegar a Europa en muchos casos. Como en cualquier conflicto, los niños son los más vulnerables. Según un informe de Unicef, 2017 ha sido el año con más muertes de menores desde que comenzó la guerra: 910, que se suman a los 1.000 que han muerto o resultado heridos en los primeros dos meses de este 2018, por lo que el conflicto es la principal causa de muerte entre adolescentes en este país.

Raqqa, ciudad situada al norte de Siria, es un laberinto mortal en el que miles de ciudadanos se encuentran expuestos al fuego del Estado Islámico y a los ataques de la coalición liderada por EEUU y las Fuerzas Democráticas Sirias. Desde que comenzó en junio la ofensiva para arrebatar al Estado Islámico el control de la ciudad, cientos de civiles han muerto o reesultado heridos, mientras que entre 10.000 y 50.000 personas se encuentran atrapadas.

La visita a Rusia del secretario de Estado de EEUU, Rex Tillerson, constató las diferencias que enfrentan a ambos países, sobre todo en relación con Siria, si bien abogaron por superarlas. "Tenemos que poner fin a la permanente degradación de nuestras relaciones y restablecer la confianza entre nuestros países para resolver todos los asuntos pendientes", dijo Tillerson en la rueda de prensa conjunta con el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, y tras reunirse con el presidente ruso, Vladimir Putin

Estados Unidos recibía muestras de respaldo de sus aliados tras haber lanzado misiles de crucero contra una base siria en respuesta al ataque químico que se le atribuye al régimen de Damasco, pero Rusia condenó la operación denunciando el uso de un “pretexto inventado”.

El Consejo de Seguridad de la ONU aprobó este sábado una resolución para reclamar un alto al fuego de 30 días en Siria para realizar evacuaciones médicas y permitir la entrada de ayuda humanitaria ante la grave escalada de la violencia en Guta Oriental. La decisión fue adoptada de forma unánime tras las intensas negociaciones para conseguir el apoyo de Rusia a este cese al fuego.

> Declaración de Fran Equiza, representante de UNICEF en Siria

El presidente de EEUU, Donald Trump, y el de Rusia, Vladimir Putin, acordaron una tregua en el suroeste de Siria, que entrará en vigor a partir de este sábado, y decidieron abrir un canal bilateral de comunicación para discutir sobre el conflicto en Ucrania.

> EEUU lanza casi 60 misiles sobre la base militar del régimen de Al Assad en Homs y provoca víctimas
> El presidente se justifica en la condena internacional por el uso de armas químicas que están prohibidas

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo “es de vital interés para la seguridad nacional” prevenir y disuadir la “propagación” y el uso de armas químicas, tras bombardear posiciones del régimen sirio en respuesta al supuesto ataque químico.