www.diariocritico.com
Hinds en La Riviera: hazte a un lado Beethoven, que están rockanroleando en 4×4
Ampliar
(Foto: Elena Riobóo Alegría)

Hinds en La Riviera: hazte a un lado Beethoven, que están rockanroleando en 4×4

El rock and roll es la música más maravillosa que ha existido, capaz de con la mayor simplicidad hacer que el pulso se acelere y el cuerpo se libere de las restricciones de la lógica, también es una música con más de 60 años de vida y miles de ramificaciones que muchos han intentado matar por obsoleto o por intentar domesticarlo convirtiéndolo en pieza de museo. Lo bueno de un grupo como Hinds es ver como el rock se mantiene vivo en su más pura esencia, pasando de tecnicismos y buscando la diversión, la espontaneidad y las ganas de juerga. Algo que no está mal viniendo de un grupo que ha tocado más de 300 veces en el último año y medio.
Hinds siguen estando todo lo lejos que se pueda estar del virtuosismo pero a las cuatro se las empieza a notar la profesionalidad y las tablas en una cierta cohesión, en su primitivismo no dan una nota en falso. Nunca conseguirán la aprobación de los seguidores de Yngwie Malmsteen pero tampoco creo que les importe. Lo suyo es transmitir ganas de pasarlo bien y en eso hay pocos grupos nacionales que se les acerquen. Su falta de pretensiones juega a su favor, además de un repertorio en el que brillan canciones como 'Easy', 'Garden', 'Chili town' o 'San Diego' perfectas para corear a viva voz como si estuvieras pasando el mejor momento posible. Y en eso sí que destacan, en su capacidad para contagiar energía y buen rollo, ya saben una vuelta a los orígenes, 'a uan ba buluba balambambu' o, si prefieren, 'hazte a un lado Beethoven, que están rockanroleando en 4×4'.

En La Riviera, un nuevo paso en su desarrollo, a pesar de no haber logrado el lleno, lograron volver a transmitir esa sensación de fiesta a pesar del lógico cansancio de una gira tan larga. Ya no sorprende tanto la invasión del escenario con su versión del 'Davey Crocket' de Thee Headcoatees pero no por ello es menos efectiva. Que mejor resumen de su concierto que un buen 'gabba gabba hey' o un buen 'uoooohh' gritado a voz en pecho. Hasta el hecho de arrancarse con el 'Soy yo' de Marta Sánchez o terminar el concierto mientras suena 'La bomba' de King África tienen un punto punk gamberro y divertido bastante sano y poco artificial. Están lejos de haber inventado la rueda pero se lo siguen pasando en grande haciéndola girar... y eso se transmite.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Comenta esta noticia
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.