www.diariocritico.com

Crítica de la película

'23-F': Nada nuevo bajo el sol

'23-F': Nada nuevo bajo el sol

miércoles 23 de febrero de 2011, 14:36h
Decía el director de 23-F, Chema de la Peña, que quería hacer un thriller político que quedase como referencia sobre el tema y resulta que le ha salido un telefilme, por su parecido con las mini series que abundan en las cadenas de televisión, que no aporta nada a una fecha tan señalada como esta.

El guión de Joaquín Andujar se dedica a ir paso a paso por las cosas conocidas que sucedieron aquel día, sirviendo como documental más que como ficción. No hay nada parecido a esos thrillers políticos a los que gente como Sydney Pollack o Alan J. Pakula sacó tanto partido. Es más, el golpe no se explica, no hay nada sobre los preparativos, la posible implicación del CESID y de una trama civil. La acción comienza el mismo día y los que no conozcan los entresijos del golpe no entenderán a muchos de los personajes.

Los responsables de la película parecen tener un respeto reverencial por esa fecha histórica y eso da como resultado una película que parece un documental bien fotografiado más que una película de ficción, lo que hace que los extractos de imágenes de la época parezcan pegotes y no se integren bien con el resto. Se echa en falta algo más de riesgo en esta película, algún tipo de libertad con la historia que no la hiciese tan lineal y cuadriculada.

La dirección de Chema de la Peña no encuentra el ritmo necesario y después de un buen arranque va cayendo en intensidad. Aparte hay cosas que no están bien editadas, ¿por qué se centra al principio en lo que pasa en la Brunete si va a olvidarse de ello durante el resto de la película?

La trama se centra en los tres dirigentes golpistas más importantes por un lado, con sus distintas visiones del mismo, y en el Rey por el otro. Nadie duda de la importancia capital que tuvo el Monarca en desactivar el golpe, pero la película se centra demasiado en su persona desdibujando a los demás personajes que se opusieron al mismo. Los políticos encerrados en el hemiciclo no tienen papeles de verdad y son sólo la oportunidad de sacar caras y gestos conocidos. Súarez, Carrillo, González, Guerra o Gutiérrez Mellado son sólo imitaciones no personajes dentro de esta historia.

De los actores principales sorprende la buena actuación de Paco Tous como Tejero, aunque involuntariamente la película, al centrarse sólo en el 23-F sin explicar nada más, hace de este recalcitrante golpista una especie de antihéroe honorable. No se puede decir lo mismo de Juan Diego que interpreta a un Armada, asustadizo, nervioso y ladino. Fernando Cayo da muy bien como Juan Carlos I pero tampoco aporta grandes cosas. Mención especial para las pocas apariciones del joven Príncipe Felipe, que lo único que aportan es una carcajada.

Una vez más se ha desaprovechado la ocasión de hacer algo especial con una fecha de tanta relevancia en nuestro pasado, llena de elementos que podrían haber dado como resultado una gran película. Algo de lo que está muy lejana esta 23-F que no aporta nada nuevo a los múltiples libros, documentales y demás que se han hecho sobre el golpe.

Vea también:

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios