www.diariocritico.com

Frma lo único salvable de una tarde de descaste y poca fuerza del ganado

San Isidro: Alberto Aguilar corta una oreja y se salva en otra tarde nefasta

lunes 02 de junio de 2014, 00:37h
24ª Feria de San Isidro. Con algo menos de tres cuartos de entrada, se lidiaron 3 toros de Montealto (2º, 3º y 5º), correctos de presentación y nobles, pero flojos y descastados, salvo el 5º que tuvo movilidad; 2 de Julio de la Puerta (1º bis y 4º), correctos de presentación, pero también nobles, flojos y descastados; y 1 de El Ventorrillo (6º bis), bien presentado y deslucido. El Capea: silencio tras aviso y silencio. Alberto Aguilar: silencio y oreja Sebastián Ritter: silencio y silencio tras tres avisos
 
 
El año que viene, Taurodelta podría anunciar de la siguiente forma las corridas de los domingos en San Isidro: "Corridas concurso de ganaderías y sobreros". Y es que un domingo más, los espectadores y aficionados que se acercaron a Las Ventas tuvieron que sufrir un espectáculo lamentable marcado por el saldo ganadero y la ausencia de casta y poder en los ejemplares que saltaron al ruedo. Del anunciado encierro de Montealto, al final sólo se lidiaron tres. Además, saltaron al ruedo madrileño un remiendo de Julio de la Puerta y dos sobreros, uno de ellos también de este hierro y otro con la divisa de El Ventorrillo. Al final, ni titulares ni sobreros pudieron levantar una tarde larga y pesada que tan sólo tuvo un ápice de interés en el quinto capítulo del festejo.

El protagonista de esos momentos fue Alberto Aguilar. El diestro madrileño volvió a dar la cara en Madrid, un año después de que resurgiera con fuerza en esta misma Feria de San Isidro, también un domingo, y también ante una corrida de Montealto. Si en esa ocasión a punto estuvo de abrir la puerta grande, hoy al menos se fue con un apéndice en el esportón, que ya es mucho teniendo en cuenta como iba la tarde... Ese quinto, uno de los tres que si llegaron al último tercio de la divisa titular, fue a la postre el mejor, o más bien, el menos malo de todos los lidiados. Un animal serio, más abierto y armado por delante, altito y grandón. No pasará a la Historia de los toros bravos, pero al menos tuvo movilidad y transmisión en el último tercio. Se abría cuando llegaba a la jurisdicción del torero y eso permitió a Aguilar andar con comodidad en la cara de su oponente. 

El defecto del astado era que solía salir con la cara alta. Pero el pequeño gran torero madrileño puso lo que le faltaba al toro. Esbozó muletazos sobre ambas manos de calidad y templanza, casi siempre bien colocado, y en las que fue cuidando al de Montealto llevando la muleta a media altura, sin terminar de bajar la mano. Tras un espadazo certero y de rápido efecto, florecieron los pañuelos y cayó la oreja. Antes, en el segundo de la tarde, nada pudo hacer Alberto ante un bravo ejemplar en el caballo que llegó completamente desfondado al último tercio. Pelea de nota alta de este de Montealto que derribó espectacularmente a picador y equino y que después se tiró casi cinco minutos encelado embistiendo al caballo en el suelo.

Y el resto fue para olvidar. Ya empezó mal la cosa cuando salió el primero y al rematar en uno de los burladeros se partió por la mitad el pitón derecho. Se corrió turno y en su lugar salió el remiendo de Julio de la Puerta que tuvo tanta nobleza, como poca transmisión y casta. Con él anduvo El Capea pegando pases con voluntad sin que aquello llegara a nadie. Y con el cuarto, un sobrero de la misma ganadería, más de lo mismo. Insufrible astado por su falta de casta y transmisión, deslucido y sin clase, y una labor vulgar y cansina hasta la extenuación del torero salmantino. Y cerrando el cartel, Sebastián Ritter, joven colombiano que sustituía al herido Paco Ureña. 

Muchos discutíamos esta sustitución y al final Ritter no llegó ni a justificarse. Y es que este torero nos volvió a demostrar lo que ya sabíamos: que tiene mucho valor, pero que no sabe torear. Sí, así directamente. Torero de concepto vertical y compás cerrado, que disfruta poniéndose encima de los toros, pero que no ha evolucionado lo más mínimo. Nunca lleva toreadas las embestidas e intenta realizar el mismo tipo de faena y de toreo a todos los toros, sea cuál sea su condición y lo que necesiten. 

Así que sus labores estuvieron marcadas por la falta de limpieza y por la libertad de la que gozaron sus oponentes a la hora de elegir terrenos, alturas y distancias. Mandaban ellos, no el torero. Frío toreo ante un lote también muy descastado y parado. Y, como guinda, escuchó los tres avisos en el sexto, tras atascarse con los aceros y habiéndose puesto difícil para matar el deslucido toro de El Ventorrillo.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios