www.diariocritico.com

CiU

La aventura soberanista de Artur Mas supuso el divorcio entre Convergència y Unió, y ahora será también el punto definitivo para la disolución de CDC. El coordinador general de CDC, Josep Rull, ha explicado este lunes que su partido se disolverá en su próximo congreso --que no tiene fecha concreta-- para impulsar la creación de "un gran partido de centro" que atraiga a liberales, socialdemócratas y socialcristianos.

El líder de Unió, Josep Antoni Duran i Lleida, ha asegurado este sábado que siente "la obligación" de presentarse como candidato de su partido a las generales, y ha pedido la confianza del partido, porque según ha dicho se acerca un momento determinante para Cataluña.

El agitado panorama político, generado tras las elecciones del pasado 24 de mayo, ha llevado tanto a líderes como candidatos a iniciar rondas de contactos y encuentros para buscar aliados con los que formar gobiernos. En esta tesitura se encuentra la ganadora de las elecciones municipales en Barcelona, Ada Colau (Barcelona en Comú), que se alzó como la lista más votada y logró un concejal más que el alcalde en funciones, Xavier Trias (CiU), con quien ha asegurado no compartir hoja de ruta. Por su parte, el líder de ERC, Oriol Junqueras, le exigió adherirse a la hoja de ruta soberanista a cambio de su apoyo, algo que Colau también ha rechazado: "No firmaremos hojas de ruta que nos son impropias".

> La postura independentista ya no es garantía de apoyos electorales

 CiU lograría 35 escaños, 15 menos que en 2012; ERC unos 27, ganando 7 diputados, y C's subiría hasta los 26 escaños, registrando un ascenso de 17, si hoy se celebrasen elecciones autonómicas en Cataluña, según un sondeo que publica este domingo La Vanguardia.

- "Sé que a muchos les gustaría una alianza entre CiU y ERC sin mí. Que no cuenten conmigo", dice el líder de Unió
- El independentismo pierde fuelle: el 54% no quiere dejar España, según el CIS catalán

A medida que crece el independentismo en el seno de CDC y se acercan las elecciones, previstas para el 27 de septiembre, se incrementa también la tensión entre los partidos de Artur Mas, CDC, y Josep Antoni Duran, Unió. La federación está al borde de la ruptura como se ha vislumbrado a lo largo de esta semana como consecuencia de las declaraciones de los alcaldes convergentes de Figueres y Marató.

> El aborto, las ayudas a la familia, la educación y la sanidad son algunos de los temas de las propuestas de resolución del debate 

El Grupo Socialista y la Izquierda Plural (IU-ICV-CHA) han propuesto someter a votación la reforma de la ley del aborto que hace obligatorio el consentimiento paterno para las jóvenes de 16 y 17 años a la hora de interrumpir su embarazo. Los socialistas además han instado al Ejecutivo a hacer caso de la petición de la Defensora del Pueblo de poner en marcha de una vez la ampliación a un mes del permiso de paternidad. Por su parte, CiU ha promovido un "gran acuerdo político" para garantizar el mantenimiento del Estado del Bienestar, que establezca para el corto y medio plazo, un suelo social de gasto mínimo en Educación, Sanidad y Servicios Sociales.

> Homs siente "gran decepción y tristeza" al ver declarar a Pujol

Las relaciones entre CiU y ERC se deterioran día a día. Ambas formaciones alcanzaron un acuerdo la semana pasada para adelantar las elecciones al 27 de septiembre y para aprobar los Presupuestos de 2015. Pero ayer, ERC decidió que ese pacto no tenía que servir para proteger a Artur Mas de la sombra de corrupción que envuelve a su partido. Los republicanos impidieron en cuatro ocasiones que Mas compareciese ante la Comisión de Investigación del 'caso Pujol' en el Parlament. ERC dejó ayer de servir de coartada al president y se sumó al resto de los grupos parlamentarios en su petición de comparecencia.

> Aunque asegurará la estabilidad de CiU en Parlament y ayuntamientos

La dirección de UDC ha acordado este miércoles que sus tres consellers y los cargos públicos designados por el partido salgan del Govern, pero mantener "hasta el último minuto de la legislatura" la estabilidad de los grupos de la federación en el Parlament para cumplir los compromisos electorales, después de que CDC le diera un ultimátum para adherirse a su hoja de ruta soberanista.

> Los socialistas aguantan en Tarragona y Lleida, pero pierden siete concejales en la capital
> El PP conserva Badalona, pero pasa de tercera a sexta fuerza en Barcelona
> A CiU sólo le queda una gran capital, Girona
> Barcelona en Comú podría formar un cuatripartito de izquierdas con PSC, ERC y la CUP

> El camino hacia la independencia pierde impulso

Casi la mitad de los catalanes (un 47,9 %) votaría en contra de la independencia de Cataluña de celebrarse hoy un referéndum sobre la ruptura con España, cuatro puntos más que los que lo harían a favor (un 43,7 %) según un sondeo que publica hoy "La Vanguardia".

El independentismo, que llegó a tener muchos adeptos en la última celebración del 11 de septiembre, ha perdido fuelle tras las peleas entre Artur Mas y Oriol Junqueras y, quizá, por los síntomas de recuperación económica. Ahora, la mayoría de los catalanes, un 54%, se declara no independentista, según desvela la última encuesta del Centre d'Estudis d'Opinió (CEO), el equivalente al CIS en Cataluña, elaborada entre finales de febrero y principios de marzo.

De momento no habrá ruptura entre CDC y Unió. La tensión entre los partidos de Artur Mas y Josep Antoni Duran ha crecido en los últimos días a raíz de la votación en el Congreso de la admisión a trámite del pacto de Estado contra el terrorismo yihadista. Duran, que es jefe del grupo parlamentario de CiU en la Cámara baja, votó a favor de la iniciativa, pero no contó con el respaldo de los diputados de CDC, que se desmarcaron en el último momento rompiendo la disciplina de voto.