www.diariocritico.com

pactos poselectorales

Las elecciones en Andalucía han arrojado unos resultados abocados a los pactos. Sin embargo, no está claro quién los liderará, qué cederá cada uno y quién llegará finalmente al palacio de San Telmo para gobernar la Junta. De momento, varias encuestas apuntan hacia las preferencias de los votantes hacia distintos escenarios.

El ex primer ministro francés y candidato a la Alcaldía de Barcelona, Manuel Valls ha llamado a las fuerzas políticas a frenar a VOX, después de que tanto Cs como el PP se hayan mostrado dispuestos a pactar con la ultraderecha en Andalucía. Valls rechaza de plano cualquier pacto con VOX y advierte a Cs de las posibles repercusiones de su 'cercanía' con la extrema derecha.

> Casado admite haber empezado a dialogar con el partido de Santiago Abascal

> El líder de Ciudadanos asegura que no pondrá vetos a la elección de ministros

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha asegurado que el pacto firmado con el PP sigue vigente y que tendrá que ser la hoja de ruta de la legislatura, sobre todo después de que el PSOE haya renunciado a demandar reformas a cambio de su abstención. "Ahora es momento de hacer valer lo que sí hizo Ciudadanos", ha asegurado. Rivera ha añadido que intentará hablar con Mariano Rajoy antes de la investidura pero que basta un mínimo gesto para reeditar el 'sí' al líder del PP.

Ya casi nadie habla de terceras elecciones, y cuando se hace, desde el Gobierno en funciones y el PP, es si acaso para presionar al PSOE en los plazos para investir a Rajoy este mismo mes. Se escenificó el entendimiento entre el nuevo PSOE y el PP de Rajoy en unas escenas que se analizaron ayer sin cesar. Y es que ver a Susana Díaz como algo más que la representante de Andalucía en el desfile del 12 de octubre, fiesta nacional, y la recepción posterior en el Palacio Real, valió más que mil palabras...

> Asegura que es más necesario que nunca empezar la legislatura y aplicar las medidas anti-corrupción

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha señalado que los casos de corrupción relacionados con el PP no le hacen replantearse su posible apoyo, sino convencerse en que es necesario iniciar la legislatura para aplicar las medidas anti-corrupción. Sin embargo, Rivera ha asegurado que no son ingenuos y que saben que Mariano Rajoy no se va a convertir de un día a otro en el adalid contra a corrupción. Por otra parte, el líder de Ciudadanos ha instado a PP y PSOE a que se den prisa en la negociación porque los españoles ya no pueden esperar más.

¿Quién gobernará la Junta de Andalucía? Es la gran incógnita tras las elecciones autonómicas del pasado 2 de diciembre, en las que las fuerzas de derecha y extrema derecha superaron a las de centro-izquierda, en un vuelco sin precedentes en el feudo socialista. Aunque hay varias opciones para formar Gobierno, la lucha por la presidencia puede terminar en bloqueo parlamentario, y quizá en una repetición de elecciones, que se celebrarían en un año cargado de citas con las urnas.

> Una reedición del pacto PSOE-Cs, la fórmula que aún así necesitaría apoyos de al menos otro partido
> Mientras, otras voces socialistas culpan a Pedro Sánchez por haber pactado con partidos nacionalistas

La secretaria general del PSOE andaluz y presidenta en funciones de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, se niega a una posible dimisión que parece que el partido, comandado por su antiguo rival Pedro Sánchez, le exige. "Si hubiera perdido me habría ido", algo que, según apuntó, no ha sucedido por haber sido el partido más votado. Al término de la reunión de la Ejecutiva del PSOE andaluz, Díaz añadió que su formación "tiene que hacer una reflexión en su conjunto si queremos reforzar las instituciones e impedir que otros las debiliten". También dijo que su objetivo es evitar que el próximo Gobierno andaluz dependa de Vox, tras lo que dijo, en referencia a Ciudadanos, que "lo normal es que el tercero apoye al primero" y que lo demás es "extraño". Díaz, reiteró que se pondrá en contacto con todos los partidos constitucionalistas, excepto Vox, para intentar formar gobierno.

El fragmentado panorama electoral que arrojan las encuestas para las elecciones de este domingo en Andalucía -menos de 3 puntos de diferencia entre PP, Ciudadanos y Adelante Andalucía- está obligando a los partidos a empezar a tomar posiciones ante los posibles pactos poselectorales que podrían incluso incluir a la ultraderecha de Vox.

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha hablado con Mariano Rajoy este martes antes de acudir a ver al Rey Felipe VI en el marco de la ronda de contactos. El dirigente de la formación naranja ha reiterado su 'sí' a la investidura después de que el líder del PP asegurara su compromiso con las medidas recogidas en el pacto firmado con Ciudadanos. Rivera ha vuelto a manifestar su optimismo por la posibilidad de que la legislatura funciones, siempre que el PP y el PSOE no pongan por delante sus intereses partidistas. En concreto, el líder de Ciudadanos ha destacado que se centrarán en las 100 medidas comunes que hay en los pactos firmados con los dos grandes partidos.

> Galería de imágenes del desfile militar de la Fiesta Nacional

La persistente lluvia que ha caído sobre Madrid durante la celebración del desfile militar del Día de la Fiesta Nacional ha llenado de imágenes simbólicas el palco de autoridades, con dirigentes de PP, PSOE y Ciudadanos conversando y, en algunos casos, refugiándose bajo el mismo paraguas.

> Fernández justifica que se deje gobernar a Rajoy como una “cuestión táctica” para salvar al PSOE y por el bien de España
> Insiste en que Podemos fracasará en la oposición y rechaza pactar porque tiene “elementos que afectan a la estructura del Estado

“No es una cuestión ideológica, es una cuestión táctica”. El presidente de la gestora del PSOE afirma que es “por el bien de España”, aunque sus explicaciones para justificar en su primera entrevista en televisión una abstención que Javier Fernández no sólo ha defendido con rotundidad, sino que la ha dado prácticamente como segura, es que ese objetivo pasa por la supervivencia de un partido en horas bajas. Muy bajas, lo suficiente como para asegurar que unas terceras elecciones serían una solución aún peor desde el punto de vista de los socialistas. Necesitan tiempo para recomponerse y, sobre todo, buscar un nuevo líder.