www.diariocritico.com

Las 10 mejores películas bélicas de la historia

Aprovechando el nuevo interés en el género bélico, tras el estreno de la maravillosa Dunkerque de Christopher Nolan, vamos a repasar alguna de las cintas más míticas del género, del díptico de Clint Eastwood sobre la batalla de Iwo Jima hasta el horror de Vietnam visto por Coppola.

10. Banderas de nuestros padres (2006) / Cartas desde Iwo Jima (2006)

La II Guerra Mundial no acabó con el suicidio de Hitler y la capitulación de Alemania, en el Pacífico Japón siguió resistiendo hasta el lanzamiento de las dos bombas atómicas. Una de las razones por las que se tiró la bomba H es por batallas como la de Iwo Jima donde las tropas japonesas demostraron que su defensa iba a ser encarnizada y dolorosa. El gran Clint Eastwood nos ofrece una doble visión del conflicto, viéndolo desde el punto de vista norteamericano y desde el japonés. Quizás la primera, 'Banderas de nuestros padres', cojea un poco, pero 'Cartas desde Iwo Jima' es una verdadera maravilla. Un notable dípstico en el que vemos el verdadero horror de la guerra ya que al tener los dos puntos de vista no hay buenos y malos, sólo seres humanos matándose unos a otros.

9. El puente sobre el río Kwai (1957)

David Lean es uno de los mejores directores de la historia del cine y 'El puente sobre el río Kwai' fue la película que le especializó en las grandes superproducciones por las que siempre será recordado. Pero más allá de sus increíbles imágenes y planos pocos reconocen en esta película el mensaje de irracionalidad y locura que se da a la guerra y a los militares más cuadriculados. Si el personaje de Shears, el americano impuesto por el estudio e interpretado por William Holden, es el protagonista sobre el papel, Lean basa todo el peso dramático de la película en esos dos personajes intransigentes y testarudos que son los coroneles británico y japonés, Nicholson, interpretado magistralmente por Alec Guinness, y Saito, con un Sessue Hayakawa totalmente a la altura. Más allá de esos silbidos míticos con los que todo el mundo se queda, El puente sobre el río Kwai habla sobre la extraña línea que separa al sentido del deber de la locura o a la obediencia ciega de la intransigencia. La guerra es una tragedia en la que personajes como Nicholson o Saito se encuentran en su salsa.

8. Salvar al soldado Ryan (1998)

Steven Spielberg volvió a la II Guerra Mundial para dar la versión definitiva del desembarco de Normandía. La primera hora de la película te transportaba directamente a la arena de Omaha Beach, con un realismo que no se había visto nunca. Luego el “rey Midas” nos pondrá un final blando y patriotero pero no podremos negarle que durante dos horas y media haya renovado todo el género bélico. Unos años después el mismo equipo rodaría “Hermanos de sangre” una serie todavía más real, de la que muchos expertos opinan que es el más fiel reflejo de los últimos momentos de la guerra.

7. Dunkerque (2017)

Con 'Dunkerque' Chistopher Nolan ha conseguido la depuración absoluta de su estilo, sigue siendo grandioso pero no grandilocuente, las imágenes se imponen a la palabra, es cine en su estado más puro, una inmersión en una situación límite, una en la que lo único que vale es el instinto de superviviencia. La película está dividida en tres bloques, uno sigue a un soldado de infantería atrapado en la playa y en sus diversos intentos de salir de allí, otro se centra en un viejo marinero que, junto a su hijo y un amigo de este, zarpa hacia Dunkerque, como parte de la Operación Dinamo, para rescatar a todos los que pueda, y, por último, un piloto de caza Spitfire que, junto a otros dos compañeros, despega rumbo a aquel destino para intentar aliviar los constantes bombardeos por parte de los Stuka de la Luftwaffe. Las tres historias tienen distintos tiempos, la primera se desarrolla en una semana, la segunda en un día y la última en una hora, pero Nolan vuelve a jugar con maestría con el tiempo y las tres terminarán entrelazándose. >> Leer la crítica completa

6. La chaqueta metálica (1987)

Kubrick viaja a Vietnam y entrega otra obra maestra más. La película se divide en dos, el entrenamiento de unos marines y su posterior experiencia en tierras asiáticas. En la primera parte vemos como el sargento Hartman trata de arrebatarles cualquier esbozo de humanidad para convertirles en perfectas máquinas de matar, con algunos lo consigue con otros no, pero nadie sale de allí sin haber perdido, al menos, un trozo de su alma. Tras ese purgatorio preparatorio llega el verdadero infierno, la guerra de verdad. Un lugar en el que casi es mejor no tener alma. Kubrick suelta bilis contra la guerra y el estamento militar al que convierte en triturador de cualquier tipo de compasión o sensibilidad.

5. Roma, ciudad abierta (1945)/ Camarada (1946)/ Alemania año cero (1948)

La trilogía neorrealista de Rossellini tendría que ser estudiada en todas las clases de cine y en todos los cursos sobre la II Guerra Mundial. “Roma, ciudad abierta” está considerada el manifiesto del neorrealismo y se inspira en la historia del sacerdote Luigi Morosini, torturado y asesinado por los nazis por ayudar a la resistencia. La película se empezó a rodar cuando la guerra aún no había terminado y se hizo en escenarios naturales, con actores no profesionales, por pura precariedad. Aun así hay pocas películas más emotivas que esta. “Camarada” es una película que se divide en distintos episodios sobre el avance aliado por la Italia ocupada y “Alemania año cero” una durísima película sobre el Berlín de posguerra. Tres clásicos inevitables.

4. La delgada línea roja (1998)

Terrence Malick no iba a hacer una película bélica normal. No el autor de ‘Malas Tierras’ y ‘Días del cielo’ volvía a rodar después de veinte años para acercarse a la II Guerra Mundial. El resultado fue una película antibelicista, poética, cruda y realista a la vez., conformando una de las pocas obras maestras del cine de los 90. Muchos la consideran un despropósito pero Malick entrega una obra maestra intimista y filosófica, donde consigue meterse en las cabezas de sus personajes y hacernos partícipes de sus pensamientos más profundos. Desde el militar capaz de cualquier cosa por medrar en su carrera hasta el soldado que en medio del horror es capaz de cuestionar si tenemos alma, Malick sigue confiando en su estilo personal y pausado para mostrar el sinsentido de la guerra.

3. Lawrence de Arabia (1962)

Una de las películas más famosas de la historia del cine y también una de las más hermosas. Todo es grande en 'Lawrence de Arabia', su duración, su dirección, su música, sus actores, su belleza... Basada en el polémico personaje de T.E. Lawrence y en como ayudó a sublevar a los pueblos árabes contra el imperio turco, 'Lawrence de Arabia' cuenta con dos protagonistas, el que da título a la película, al que dio vida (nunca mejor dicho) Peter O´Toole y el desierto. Este se convierte en el escenario mítico de la película, como podemos ver con su magnífica presentación, cuando David Lean pasa abruptamente de la cerilla encendida de Lawrence al ardiente sol del desierto. Lawrence de Arabia es una orgía de planos magistrales y la película más destacada de su creador, una en la que la épica se conjuga a la perfección con una historia tremendamente compleja y humana.

2. Senderos de gloria (1957)

La primera gran obra maestra de Kubrick es una de las películas más rabiosamente antibelicistas de la historia. La película habla sobre la fosilizada jerarquía en el ejército, donde los soldados rasos son enviados desde las trincheras al matadero mientras los altos mandos dan órdenes desde sus confortables despachos. En este caso cuando una ofensiva fracasa, el alto mando francés decide elegir a tres soldados al azar para ser acusados falsamente de cobardía ante el enemigo y enfrentarse a la pena de muerte por fusilamiento. El personaje de Kirk Douglas, un militar que aún cree en el sistema, será el encargado de defenderlos, viendo poco a poco como todo es una farsa y está predispuesto desde el principio. La película cuenta con uno de los finales más bellos de la historia del cine en el que la futura mujer de Kubrick sale cantando ante las tropas francesas. El mensaje de la película no puede ser más claro: en las guerras no hay vencedores, solo vencidos.

1. Apocalypse Now (1979)

El gran proyecto de la carrera de Francis Ford Coppola fue rodar esta adaptación de 'El corazón de las tinieblas' de Conrad ambientada en la Guerra de Vietnam, 'Apocalypse Now'. El infernal rodaje en Filipinas se alargó durante tres años, incluyendo tifones, un ataque al corazón de su protagonista, varias crisis nerviosas y el hecho de que los helicópteros del ejército filipino se dieran la vuelta en pleno rodaje para atacar a la guerrilla. Pero para cuando el infame titular de “Apocalypse when?” se había convertido en una broma recurrente en la prensa estadounidense, Coppola entregó el filme antibélico más grande de la historia. Une película en la que el horror se hacía cine y la guerra se convertía en el escenario perfecto para los locos y desquiciados, los únicos capaces de sobrellevar su vileza. Fue su cuarta obra maestra seguida y cerraba uno de los periodos creativos más importantes de la historia del cine, posiblemente el que más.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Foro asociado a esta noticia:

  • Las 10 mejores películas bélicas de la historia

    Últimos comentarios de los lectores (1)

    46422 | Pmr - 21/10/2017 @ 23:38:43 (GMT+1)
    Os falta "uno rojo división de choque" (the Big red one) de Samuel fuller, entre muchas otras

  • Normas de uso

    Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

    No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

    La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Tu dirección de email no será publicada.

    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.