www.diariocritico.com
Paco Ureña pasea feliz la oreja que obtuvo de su primer bicorne.
Paco Ureña pasea feliz la oreja que obtuvo de su primer bicorne. (Foto: Plaza1)

Feria de Otoño: Ureña corta una oreja de peso y Perera se queda sin premio por fallar a espadas

domingo 29 de septiembre de 2019, 22:12h

El oficio de matador de toros, como su nombre indica, obliga a eso, a matarlos. Que es lo que llevó a cabo Paco Ureña tras una faena de mucha pureza, cerrada con un gran espadazo para echar en su esportón una oreja de mucha fuerza. Y la tizona privó a Perera de premio tras una labor espectacular a su último burel, un ‘cuvillo’ que fue el único encastado de un encierro de divisas comerciales que dejó mucho que desear.

Sendas faenas y la buena lidia, rehiletes incluidos de Curro Javier y Javier Ambel en el tercero, destacaron en un mano a mano que no tenía mucho sentido, pues no hay competencia ni pique entre los dos coletudos anunciados. De hecho sólo rivalizaron con el capote en ese segundo de Perera, quien ofició buenas verónicas rodilla en tierra, respondidas y mejoradas por Ureña de pie con la réplica del extremeño en una corta serie de chicuelinas de mano baja.

Con la flámula lo más puro, para no variar, lo llevó a cabo Ureña ante el flojo primer 'cuvillo'. Lo de la blandura de remos es un problema siempre en Las Ventas que sólo se soluciona con un toreo de mucha verdad y arte, el que caracteriza al lorquino. Que, además le echó inspiración en el inicio con estatuarios, trincherazos y pases de la firma. Luego llegaron excelsos redondos y sobre todo naturales profundos y ligados. Toreo caro que cerró con un estoconazo hasta las péndolas para cortar el único trofeo de la tarde.

Otra o quién sabe si dos, habría obtenido Perera dado el impacto que causó su espectacular faena a otro 'cuvillo' feo de hechuras y de trote cochinero en los dos primeros tercios, pero que por arte de birlibirloque sacó un comportamiento codicioso y encastado en la flámula, con una fijeza que le llevaba a arrancarse de lejos para comerse el engaño ‘planchao’ que le ofrecía el extremeño.

Por una vez Perera se olvidó de los encimismos y el retorcimiento y entusiasmó más por aguantar las embestidas desde lejos y por la espectacularidad de sus pases por ambos pitones que por la pureza o la cargazón de la suerte. No obstante, una gran faena, sin duda, que cerró con ajustadas bernadinas, pero que engorrinó con un pinchazo y un horroroso metisaca del que murió el animal, quedando el balance en una aclamada vuelta al ruedo.

Del resto del festejo, poco que contar por el escaso juego de los bureles corridos, nobles, blandos y sosos hasta la saciedad que no dejaron brillar a ninguno de los coletas. A excepción del sobrero sexto de Vázquez, descastadísimo y huidizo con el que Ureña, que podía haber abreviado, ofreció su versión de pundonor, responsabilidad y valor, haciéndole frente en tablas con gran riesgo.

FICHA

Toros de JUAN PEDRO DOMECQ: 1º Y 4º, mansotes, flojos y nobles. NÚÑEZ DEL CUVILLO: 2º, manso, blando y manejable, y: 5º, encastado. VICTORIANO DEL RÍO: 3º, noble y flojo. Sobrero de JOSÉ VAZQUEZ (en sustitución del titular de Victoriano, devuelto por inválido), descastado y que desarrolló peligro. MIGUEL ÁNGEL PERERA: silencio, silencio tras aviso y vuelta tras aviso. PACO UREÑA: oreja; silencio; ovación tras aviso. Plaza de Las Ventas, 29 de septiembre, 3ª de la Feria de Otoño. Lleno de no hay billetes.

CRÓNICA DEL FESTEJO ANTERIOR

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.